domingo, 14 de octubre de 2018

Tres días en Lisboa con niños: Día 3, Sintra



No podíamos concebir la visita a Portugal y más concretamente a Lisboa, sin hacer la excursión a Sintra. Así que, el tercer día lo dedicamos a visitar esta localidad de cuento.

SINTRA

Sintra está a menos de 1 hora en tren desde Lisboa, medio de transporte que utilizamos para llegar a este lugar. Es la mejor forma de llegar, ya que el aparcamiento es casi imposible y la conducción es algo complicada.

La población de Sintra está bastante dispersa.

Al llegar hacia fresco y la niebla tapaba el más famoso de sus palacios: el Palacio da Pena. (Os aconsejo llevar una chaqueta fina aunque sea verano, agua y algo de picar para los niños, ya que únicamente encontraréis tiendas en el pueblo y en la zona de la estación).


La Sierra de Sintra se caracteriza por tener un microclima que enriquece este exótico paisaje dándole un incomparable aire romántico. Las colinas de esta sierra están llenas de frondosos bosques que esconden palacios, mansiones increíbles y misteriosas, jardines místicos y monasterios. 



PALACIO DA PENA


Este Palacio es el máximo exponente del Romanticismo portugués.

Al llegar a la estación de tren hay que coger el autobús 434 y aquí empieza el jaleo. Precio: 6,90€.
27 euros los cuatro por subir y bajar del Palacio da Pena (a lo largo del recorrido puedes subir y bajar las veces que quieras), pero el recorrido no abarca todas las principales atracciones turísticas, ya que están dispersas  por toda la Sierra de Sintra. El recorrido que hace es circular y en un único sentido.
Desde la estación de tren hasta el centro histórico hay 1.5 kms. y para llegar al Palacio da Pena hay que añadir 2 kms. de curvas ascendentes, sin arcén. Lo suficientemente largo como para no considerar otra opción y menos si vas con niños.
En el autobús íbamos como sardinas en lata. La sensación de meter el máximo de turistas en cada lugar y con esos precios desorbitados te crea bastante malestar.
Cierto es que era agosto, pero es uno de los lugares que tiene bastante turismo durante todo el año. Nosotros habíamos estado hace algo más de quince años y la diferencia de afluencia es bastante grande y parece que va en aumento.


El Palacio destaca por sus colores y la mezcla de etilos, algo que lo hacen único.


Para comprar las entradas podéis hacerlo en la taquilla de cada monumento, en la Oficina de Turismo y online con un 5% dto. (AQUÍ). Preguntar por los packs según los lugares que queráis ver. A nosotros sólo nos dio tiempo de visitar dos: Palacio da Pena (sin el jardín) y Quinta da Regaleira.

La Terraza de la Reina tiene las mejores vistas a la espectacular entrada, la Sierra y el Océano Atlántico.

Llegamos a primera hora de la mañana para intentar aprovechar al máximo la visita y no pillar demasiada gente. Pues fue un error. La mejor hora es la de comer.
En la puerta de entrada, donde están las taquillas, apenas había cola. Aquí hay un pequeño bus que ahora han puesto gratuito y enlaza algunos de los principales puntos de los jardines. Hay zonas con mesas de picnic por el parque y cafetería en el Palacio por lo que sería muy buena idea preparar un picnic.
Cerca de 50 metros de distancia a la entrada empezó la cola. Pasamos por las estancias del palacio en fila india, intentando no molestarnos los unos a los otros para hacer fotografías.

Zonas interiores del Palacio da Pena.

A pesar de todo, es un lugar tan bonito que irse sin verlo sería una gran pena porque es de cuento.
Construido en 1839 por el rey D. Fernando II, conocido como el Rey Artista, en el lugar donde antiguamente había un Monasterio de la Orden de S. Jerónimo que a su vez había sido construido junto a la Capilla del siglo XII dedicada a Nuestra Señora da Pena.
En 1885 fallece el rey y hereda el castillo la Condesa d´Elda, su segunda esposa. A los cinco años el Estado adquiere el Palacio y el Parque y 20 años después se convierte en museo.
Lo que más nos gusta de este palacio es todo el mobiliario y objetos, lo que hace que parezca estar habitado.

Estancias llenas de detalles


Precios Palacio y Parque: Adulto 14€, Niños (5 a 18 años) y mayores de 65 años 12,5€, familia (2 adultos + 2 niños) 49€.
Entradas sólo Parque a mitad de precio apróx.
Horarios: Palacio: de 9.45 a 19h. Parque: 9.30 a 20h



QUINTA DA REGALEIRA


La enigmática Quinta da Regaleira. Los jardines son un auténtico jardín botánico que se vuelve más agestre cuanto más se aleja del edificio principal.


Después de comer (ojo con la picardía de algún restaurante, que ofrecen un menú a un precio y dentro te quieren colar otros) fuimos a la Oficina de Turismo, donde nos aconsejaron ir andando hasta la Quinta da Regaleira que a penas está a 250 metros por el camino que hay a la izquierda de las oficinas. Esta muy bien señalizado por carteles y el acceso es fácil.


Pozo iniciático: 27 metros de profundidad y nueve niveles. Nueve fueron los primeros templarios, nueve las musas nacidas de Zeus, nueve los maestros que Salomón mandó para buscar al arquitecto de su templo, nueve los meses para que nazca un ser humano,...
Aquí había algo menos de cola, aunque estuvimos cerca de media hora.


Lago de la cascada, Torre de la Regaleira, Portal de los Guardianes, otra Torre y la Gruta del Laberinto.

Con el mapa que os darán al entrar tenéis que recorrer los jardines, he de decir que no nos resultó demasiado fácil, pero es que igual somos algo torpes. De todas formas, hay empleados que os podrán ayudar y algunas señales con los principales puntos. Hay una aplicación de rutas en realidad aumentada con personajes fantásticos que puedes descargar siguiendo las instrucciones del cartel que hay nada más entrar. Nosotros no conseguimos hacerlo, a ver si vosotros tenéis más suerte, porque parecía muy bonita para los niños.
El poeta Lord Byron describió este lugar como el más encantador de Europa. Para la visita aconsejo disponer de más de dos horas. 


Bonito escenario para representar una versión cómica del Hamlet de Shakespeare: "To be or not to be"

Lanzaros a buscar esos lugares mágicos que esconden los jardines de esta Quinta, dejando la visita al palacio para el final. Hay puntos especialmente interesantes como el pozo iniciático o torre invertida conectado con el pozo imperfecto (algo más peligroso para los niños) por túneles secretos que conectan unas zonas con otras, las fuentes, capilla, grutas, cascadas escondidas, invernadero, torres y pequeños lagos. Los pozos se construyeron con la idea de bajar por el imperfecto y buscar la perfección subiendo por el iniciático. Pero eres tú el que planificarás la ruta según las preferencias que tengas. Es divertido para los niños llevar linternas. 


Interior del edificio principal

Son muchas las leyendas que corren sobre la construcción de este lugar mandado construir por el noble portugués Antonio Carvalho Monteiro a finales del siglo XIX junto al arquitecto Luigi Manini. 
Este conjunto arquitectónico posee elementos manuelinos, románticos, neogóticos y mitológicos. 
Relacionado con la masonería y los templarios encontramos referencias como la cruz de la Orden del Temple esculpida en el pozo iniciático que alberga un total de 23 nichos distribuidos por los nueve pisos o la cruz de la Orden de Cristo en la capilla,... Al parecer, Carvahlo era un gran aficionado de las ciencias ocultas.


Interior de la capilla donde puedes bajar a la cripta que está comunicada por túneles con otras partes de la Quinta.

Recorrer estos jardines es "viajar a través de un universo imaginario de símbolos y metáforas", como se anuncia en el plano de los jardines.



Precios: Niños de 6 a 17 años y jubilados 4€, adulto 6€, familias (máximo 6 personas) 18 €, mayores                de 80 años y menores de 5 entrada gratuita. Se puede hacer la visita guiada por el doble.
Horarios: Abril a Sep. de 9.30 a 19h
               Oct. a Marzo de 9.30 a 17h


OTROS PUNTOS DE INTERÉS:


  • Convento dos Capuchinos: Convento famoso por la extrema pobreza en la que vivían y con la que se construyó. Un lugar mágico y lúgubre.
  • Palacio de Monserrate: Construido por el millonario Francis Cook en el siglo XIX con aires árabes y románicos, se encuentra rodeado por uno de los más importantes jardines botánicos de Portugal. Es uno de los palacios que más pena me dio no poder visitar por falta de tiempo. 
Palacio Nacional de Sintra

  • Palacio Nacional de Sintra: situado en el mismo centro de Sintra, en la plaza de la República. Sus dos chimeneas cónicas son características. Es el único espacio real de estilo medieval en el que residieron la familia real portuguesa desde el siglo XII hasta el siglo XIX.
  • Castillo de los Mouros: edificación musulmana del siglo IX que fue utilizado para la vigilancia de los alrededores de Lisboa en la época de dominio islámico.
Castelo dos Mouros desde el Palacio da Pena.

  • Cascais: la playa, el complejo fortificado de la Ciudadela y los jardines del Palacio de los Condes de Castro Guimares son los puntos fuertes de esta localidad costera. 
  • Cabo da Roca: a 18 kms de Sintra desde donde se puede llegar con el autobús 403 si no habéis ido en coche particular. Se trata del faro en el punto más occidental de Europa, a 140 metros sobre el nivel del mar. Existe un documento acreditativo que certifica que has estado en este punto y lo puedes pedir en el mismo faro. 
  • Boca do Inferno: Volviendo a Lisboa por la costa encontraréis este túnel natural de 20 metros donde el mar recrea un espectáculo único. Extremar las precauciones si vais con niños.

La estatua del Guerrero en los jardines del Palacio da Pena parece ser el guardián perfecto de la Sierra de Sintra.
Os dejo estos enlaces que os van a facilitar las cosas a la hora de planificar vuestra visita a Lisboa y a Sintra:
Turismo de Lisboa
Parques de Sintra, vencedora por quinto año consecutivo en los Word Travel Awards como "Mejor empresa del mundo de conservación".

Para completar tu visita a Lisboa no dejes de leer nuestras recomendaciones para el día 1 y el día 2.

NOTA: Este artículo es una colaboración con Turismo de Lisboa a quién agradecemos la gestión de las visitas realizadas.

lunes, 24 de septiembre de 2018

Tres días en Lisboa con niños: Día 2

LX Factory

Continuamos descubriendo las mejores opciones que nos presenta la ciudad de Lisboa para los que viajamos en familia. Este es el recorrido que hicimos el segundo día, aunque si disponéis de más días podéis dedicarle más tiempo al barrio de Belem.

Parque de las Naciones
Para nuestro segundo día en Lisboa nos dirigimos al Parque de las Naciones, barrio que se creó con motivo de la Expo 1998. Llegamos en metro a la estación de Oriente, diseñada por Santiago Calatrava. El metro de Lisboa es conocido por su limpieza y está considerado como uno de los más bellos. Aunque sólo tiene 4 líneas, destacan sus murales en algunas estaciones.

Estación de Oriente.

Al salir de la estación, encontramos uno de los centros comerciales más bonitos que he visto, el de Vasco da Gama. Lo cruzamos para llegar a un espacio abierto donde destacan las banderas de los países participantes en la Expo 98 y un enorme pabellón multiusos.

Teleférico, pasarela y al fondo, el puente más largo de Europa.

La Expo de 1998 celebrada en la ciudad, trajo un cambio a esta zona que antes era industrial, para convertirse en el moderno barrio que es actualmente. Hay una amplia oferta cultural y de ocio, un paseo magnifico, edificios de bonita arquitectura, espacios abiertos, parques infantiles, estanques, el teleférico, los jardines del agua, las maravillosas vistas al puente Vasco da Gama que cruza el río Tajo (el más largo de Europa con 18 kms.) y la Torre de idéntico nombre. El Casino con sus paredes acristaladas, el Oceanario y el Pabellón del Conocimiento - Ciencia Viva se encuentran en este barrio.

El Oceanario de Lisboa es el segundo acuario más grande del mundo y ha sido elegido por Tripadvisor como el mejor acuario del mundo en 2018. Lo encontramos rodeado de agua en un edificio vanguardista diseñado por Peter Chermayeff que está al final del muelle junto a los jardines del agua.


Esta es una visita muy recomendable si vas con niños. Hay bastante gente, por lo que evitarás largas colas si llegas a primera hora.
A la entrada encontramos unas llamativas esculturas realizadas con basura encontrada en el mar. Hay que concienciar a los niños desde pequeños de lo peligroso que resulta para los animales (y por extensión a nosotros) verter basuras en el agua y las consecuencias derivadas. La educación medioambiental tiene su espacio en este pabellón.


El Oceanario se divide en 4 secciones correspondientes a los océanos Índico, Atlántico, Pacífico y Antártico.
Al salir, nos entretuvimos jugando en los Jardines de Agua que están justo al lado. Un buen sitio para refrescarse en verano.



Horario: Invierno 10 a 19, Verano 10 a 20h.
Precios: Niños de 4 a 12 años 12 €, adultos 18€, familia (2 niños + 2 adultos) 47 €.


Se encuentra prácticamente delante del Oceanario. Aquí pasamos más tiempo del que pensamos que nos llevaría su visita. Lo estaban pasando tan bien que nos sabía mal cortarles la diversión.
Un lugar para explorar la ciencia de manera activa y lúdica. Desde crear un tornado, poner a prueba tu perspectiva, confeccionar ropa , ir en bici sobre un alambre y multitud de pruebas con fenómenos científicos, talleres,... Es el museo interactivo más completo que encontrarás en la ciudad para la diversión de los niños. Actualmente hay una exposición con multitud de juegos sobre Angry Birds.



Horario: M a V de 10 a 18h Fines de semana y festivos 11 a 19h. Lunes cerrado.
Precios: Adulto 9 €, de 3 a 11 años 6 € y de 12 a 17 años 7€

Al final comimos en el Centro Comercial Vasco de Gama porque se nos hizo tarde, aunque os aconsejo ir a Belem desde aquí con el autobús 728, Pilar 7 y por último LX Factory.

BELEM

Desde la Plaza del Comercio o en la Plaza da Figueira (donde empieza la línea) también puedes coger el tranvía 15 si le dedicáis un día a este barrio.
Aquí encontramos gran variedad de museos como el Museo de Arte Contemporáneo Bererdo donde encontrarás un retrato de Judy Garland de Andy Warhol (gratuito de martes a domingo), Museo de la Electricidad, Museo de la Marina con barcos a escala real, Museo del Carruaje donde los primeros domingos de mes a las 11h se puede ver el cambio de guardia justo enfrente (gratuito con Lisboa Card). Este barrio tiene jardines como el Botánico que es una bonita opción para un paseo mientras degustas unos pasteles de Belem. La "Antiga Confeitaria" fue la primera pastelería en comercializar los pasteles de nata siguiendo la receta original de los monjes del monasterio. 
Desde este barrio salieron los barcos a explorar el desconocido mundo es uno de los orgullos de Lisboa. Los monumentos más significativos del país se encuentran en este lugar.
Los más importantes son:
  • Monasterio de los Jerónimos, que vimos desde fuera porque ya habíamos estado en otra ocasión e íbamos faltos de tiempo. Aunque os aseguro que es uno de los lugares que debéis visitar. Fue construido en el siglo XVI sobre la ermita do Restelo, donde cuentan que Vasco de Gama pasó tiempo rezando antes de su viaje a la India. A su vuelta y con el dinero del comercio de especias se iniciaron las obras de este gran monasterio de 300 metros de fachada. La iglesia se puede visitar gratuitamente, allí encontrarás las tumbas de Vasco da Gama y Luís de Camoes. Es uno de los monumentos protegidos por la UNESCO y Patrimonio de la Humanidad desde 1983. 
Monasterio de los Jerónimos desde lo alto del Monumento a los Descubrimientos.

          Horario: invierno de 10 a 17.30h / verano de 10 a 18.30h
          Precios: Adultos 10 € (combinada con el museo de arqueología 12€), estudiantes 50% dto.                 Entrada familiar mínimo 1 adulto + 2 menores de 18 años 50% dto. Gratis para los menores de           12 años, desempleados europeos, etc. Gratis con la Lisboa Card.

  • La Torre de Belem es una antigua fortaleza que servía como torre defensiva y fue el lugar desde donde salían las innumerables expediciones a otros continentes. Es Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO desde 1983. Las colas son interminables debido a la poca capacidad del monumento.

          Horario: Oct. a Abril de 10 a 17.30h, Mayo a Sep. de 10 a 18.30h. Última entrada a las                       17h. Cerrado los lunes. Consultar su web en el enlace por si se cierra por cuestiones                     meteorológicas. 
          Precios: Adulto 6 €, menores de 12 años y desempleados europeos gratis, 50% dto.                             familias con menores de 18 años. Hay entradas combinadas con el Monasterio de los Jerónimos           y el Museo Nacional de Arqueología por 12 €. Gratis con la Lisboa Card.

  • Monumento a los Descubrimientos: Construido en 1940 para la Exposición del Mundo Portugués por el arquitecto Cottinelli Telmo y el escultor Leopoldo de Almeida en yeso como escultura perecedera. Definitivamente construido en hormigón y piedra en 1960  para conmemorar los 500 años de la muerte del Infante D. Henrique el Navegante, descubridor de las Azores, Madeira y Cabo Verde y quien encabeza este monumento sujetando una carabela. Hasta 33 personajes son los que ocupan este monumento con forma de proa de carabela. En 1985 se remodeló el interior añadiendo una sala de exposiciones, un auditorio y un mirador. Desde este mirador de 56 metros de altura tenemos las mejores vistas al Monasterio, la Rosa de los Vientos y más alejada, la torre de Belem.
          

          Horario: Oct. a Feb. de 10 a 18h., Marzo a Sep. de 10 a 19h. De Oct. a Marzo cerrado los                 lunes.
          Precios: Adultos 5€, estudiantes, discapacitados y jubilados 2,50€, familias (2 + 2 niños de 12             a 18 años) 12,50€. Lisboa Card 3,50€

  • Rosa de los Vientos: Inaugurada el 5 de agosto de 1960 y a los pies del conjunto escultórico del Monumento a los Descubridores decora el suelo de esta plaza con sus 50 metros de diámetro. En este mosaico de piedra caliza negra y roja están marcadas las rutas de los descubridores entre los siglos XV y XVI. Fue donado por la República de Sudáfrica.

La mejor perspectiva de la Rosa de los Vientos desde el Monumento a los Descubrimientos.

Pilar 7 Experience
Una de las experiencias que puedes vivir en Lisboa es comprobar la dificultad de la construcción del Puente 25 de Abril. En este edificio encuentras un centro interpretativo sobre el que es un icono indiscutible de la ciudad. Conocerás los entresijos de uno de los puentes más bonitos del mundo y te verás inmerso en el interior de su estructura y su historia. 
Para finalizar la visita, subimos por un ascensor acristalado hasta el mismo nivel al que pasan los coches donde está el mirador panorámico del que sobresale un balcón totalmente transparente. Las vistas a 80 metros son únicas.
Hay otro anexo de Realidad Virtual que se paga 1,5 €.


Horario:
Mayo a Sep. de 10 a 20h. Oct. a Abril de 10 a 18h. Última visita 30 min. antes del cierre.
Precios: adultos 6 €, estudiantes 4 € y menores de 5 años 4 €. Gratis con la Lisboa Card

LX Factory


Situado en el barrio de Alcántara, ocupa una superficie de 23.000 m2 que fue desde 1846 uno de los complejos industriales más importantes en Lisboa. 
Este es un espacio cultural muy especial de aire vintage que os recomiendo 100 %. Se encuentra bajo el puente 25 de Abril. El lugar tiene un hostel, restaurantes, cafeterías, moda, arte, música, foodtrucks, librerías, talleres, está lleno de graffittis y lugares para entretenerse un buen rato. Las tiendas tienen una decoración de lo más original y no les importa que entres a fotografiarlas. Es un lugar en auge muy bohemio, alternativo. 



En la calle principal encontramos el edificio más alto al que hay que subir para tomar algo en Rio Maravilha, la terraza del 4º piso con paredes de cristal, que tiene las mejores vistas del puente sobre el Tajo y el Cristo Redentor que tiene frente a sí. En esta misma terraza, una escultura de Leonel Moura representa una mujer de colores en la misma postura. En este mismo edificio hay estudios de arte, una escape room, talleres (como uno de origami para los peques), oficinas creativas,...




Los domingos hay mercadillo de artesanías y artículos de segunda mano. Nos enamoró este sitio y es que las antiguas fábricas y almacenes abandonados en Lisboa se convierten en lugares de lo más top. Así que, no os lo podéis perder.

Desde aquí, saliendo por el túnel con el techo de luces a la izquierda que hay junto a la entrada, podéis andar un poco y encontráis el Museo de Carris (Tranvías). Nosotros por falta de tiempo no lo visitamos, aunque lo vimos por fuera. Es el lugar donde se guardan todos los tranvías.
Para volver hasta la Plaza del Comercio cogimos el tranvía número 15 (que por cierto, iba a tope).





Para aprovechar tu escapada a Lisboa no dejes de leer nuestro post del día 1 y el día 3.
NOTA: Este post es una colaboración con Turismo de Lisboa.

martes, 28 de agosto de 2018

Tres días en Lisboa con niños: Día 1


En nuestro viaje a Portugal reservamos 4 noches en la capital lusa, en un hotel cerca de la Praça de Espanha. En la ciudad es prácticamente imposible aparcar, todo es zona verde, con lo que os aconsejo buscar hotel con aparcamiento si venís con coche. La Praça Espanha tiene muy buena combinación en metro y hay varias paradas de autobús, aunque pocos restaurantes.
Os invito a visitar la página de Visit Lisboa que nos ha ayudado a organizar este viaje para aprovechar al máximo nuestros días en la ciudad.
En este primer post os relatamos nuestro primer día completo en el que hemos querido tener un primer contacto con la ciudad.

Día 1

Nos despertamos con unas ganas locas de empezar a conocer la ciudad y la mejor manera es saber su historia, así que en base a esto programamos el siguiente recorrido:

1.-Plaza del Comercio


Llegamos en metro a la parada Terreiro do Paço (Línea azul) y al salir encontramos la Praça do Comercio abierta al Tajo, donde al atardecer mucha gente se concentra para disfrutar de las vistas desde lo que queda de las escalinatas del Palacio Real que existió en esta misma plaza antes del terremoto. Es centro neurálgico de la ciudad, aquí se entrecruzan muchos de los transportes con los que puedes recorrer la ciudad: tranvía, autobuses, metro, barcos,...


En el centro se encuentra la estatua ecuestre de José I, quien reinaba cuando sucedió el seísmo que arrasó la ciudad. Fue esculpida en bronce por Machado de Castro en 1775.
Otros sucesos que tuvieron lugar aquí fue el asesinato del rey Carlos y su hijo Luis Felipe mientras paseaban el 1 de febrero de 1908 o la Revolución de los Claveles el 25 de Abril de 1974 cuando se acabó con la dictadura más longeva de Europa.

Desde el agua es el mejor lugar para ver las escalinatas que quedaron del antiguo Palacio Real y toda la plaza.

Bajo los soportales encontramos la Oficina de Turismo, restaurantes, tiendas y el Martinho da Arcada, el café con más antigüedad de Lisboa.

2.- Lisboa Story Centre


En la misma plaza del Comercio, a mano derecha y de espaldas al Tajo, se encuentra el Lisboa Story Centre. Un lugar que transporta a los visitantes por toda la historia de la ciudad de forma amena mediante recreaciones, hologramas, audiovisuales, etc. Desde los primeros pobladores de la ciudad, pasando por la época de los Descubrimientos y relatando la catástrofe del 1 de noviembre de 1755 con veracidad. Ese día de Todos los Santos, la gente se reunió en las iglesias sin saber que el seísmo más destructivo de la historia de Europa estaba por venir. Muchos llegaron a pensar que era un castigo divino.


El espacio cuenta como el Marqués de Pombal convivió con la población, lanzando cadáveres al río y sintiendo el olor de los cuerpos. Impidió la salida de la ciudad de toda la población con la promesa de la reconstrucción de la ciudad. Eugenio Dos Santos presentó el proyecto más moderno para una ciudad innovadora.
No olvidéis subir las escaleras para llegar a la sala virtual. A las niñas les gusto mucho, sobre todo los efectos especiales cuando cuentan la historia del terremoto.
Se puede adquirir una entrada conjunta para el Lisboa Story Center + Arco da Rua Augusta por 8€ los adultos, 4,50€ niños de 6 a 15 años, menores de 5 años gratis y la entrada familiar (2 adultos + 2 niñ@s) por 24€
Horario: Todos los días de 10h a 20h.

3.- Arco da Rua Augusta



Nuestra siguiente parada fue el Arco da Rua Augusta, el mirador más nuevo de la ciudad, inaugurado en el año 2013. Su entrada está en cuanto cruzas el arco desde la Plaza do Comerçio a la derecha.
Su construcción empezó en el año 1755, tras el demoledor terremoto, como símbolo de la reconstrucción de la capital. Se terminó de construir en el siglo XIX. Destacan las esculturas de grandes personajes en la historia de Portugal como son Viriato, Nuno Alvares Pereira, Vasco da Gama y el Marqués de Pombal. El letrero sobre el escudo está escrito en latín se traduce como "Las virtudes de los más grandes sean una enseñanza para todos" Arriba del todo, justo en el mirador, están las enormes esculturas que reflejan el Valor, la Gloria y el Genio. Cualidades vinculadas a los personajes históricos mencionados.

Acceso al Arco por la Rua Augusta.

 La subida se hace en ascensor y tienen controlado el aforo para que no resulte agobiante y puedas disfrutar de unas vistas de 360º de Lisboa. Es increíble la sensación de estar encima del arco más famoso y fotografiado de Portugal. Tener las estatuas tan cerca con esa grandeza, impone.
Para no encontrarte en la parte de escaleras con más gente se han instalado unas luces que accionas mediante un botón para que subas cuando este la luz en verde sin encontrarte a nadie por las estrechas escaleras. En rojo toca esperar. El tramo de escaleras es muy pequeño ( menos que un piso).
En una de las salas encontramos el mecanismo del reloj que está en la parte del arco que se ve desde la Rua Augusta.
Un lugar indispensable para los que nos gusta la fotografía.
Horario: 9h a 20h (15 abril a 15 mayo y 1 sep. a 31 oct.)
                9h a 21h (16 mayo a 31 agosto)
                9h a 19h (1 nov. a 14 abril)
Precio: 3 €, menores de 5 años gratuito.
Desde aquí recorremos una de las Vías más concurridas de la ciudad hasta llegar a la plaza de Rossio.

4.- Rua Augusta hasta Plaza Rossio

Paseando por esta calle peatonal encontramos restaurantes, cafeterías, pastelerías, souvenirs y muchas tiendas de ropa.


A la izquierda encontramos el Elevador de Santa Justa construido por  el  seguidor del arquitecto Eiffel, Raoul Mesnier de Ponsard en 1902. En 1907 se sustituyó su funcionamiento a vapor por motores eléctricos. Cuesta 5 euros ida/vuelta, a menos que lo tengas gratuito con la Lisboa Card, la tarjeta Viva Viagem u otros como el ticket del Yellow Bus. (Hablaremos del transporte en otro post)
Continuamos por esta animada calle hasta llegar a la Plaza Rossio, lugar de reunión de muchos lisboetas. Llama la atención la forma ondulada de su suelo y la estatua central  de Dom Pedro IV, nombre oficial de la plaza. Este rey, apodado el Rey Soldado, declaró la independencia entre Brasil y Portugal. Encontramos la estación de trenes de estilo manuelino que fue construida en 1887 y tiene llamativos arcos de herradura como puertas. El Teatro Nacional Doña María II se encuentra en esta misma plaza.

Plaza de Rossio o de Dom Pedro IV.

Nos acercamos a la plaza da Figueira, a la derecha según subes por la Rua Augusta, para coger el tranvía número 12. Los tranvías pasan con mucha frecuencia y desde aquí no subía demasiada gente como en las siguientes paradas.

ATENCIÓN: En los tranvías hay que estar alerta con los carteristas. No tuvimos problema, pero nos lo advirtieron en varias ocasiones. A veces incluso parecen turistas de otras nacionalidades.


5.- Miradouros


Los miradores de Lisboa tienen un ambiente muy alegre, además de las espectaculares vistas.

Bajamos del tranvía en la parada Portas do Sol. Este es uno de los famosos miradores de Lisboa. La calle de la derecha nos lleva al de Santa Luzia, para mí el más romántico. Lleno de flores, arcos, músicos, fachada con azulejos que cuentan la conquista del castillo de San Jorge por los cristianos y el seísmo que asoló la ciudad. Desde ambos miradores disfrutarás de vistas al Tajo y al barrio de Alfama.

Mirador de Santa Luzia

Desde aquí ascendemos hacia el Castillo. Esta bien señalizado.

6.- Castillo de San Jorge

Encontramos bastante gente y casi nos echamos para atrás, pero comprobamos la rapidez con la que iba la cola y decidimos entrar. La enorme explanada que encuentras nada más entrar te invita a descansar bajo la sombra de los árboles mientras disfrutas de las vistas excepcionales de este mirador. De hecho, esta es la colina más alta de la ciudad.


El castillo ha pasado por diferentes períodos: sus primeros habitantes llegaron en el siglo VII a.C. como atestiguan los restos arqueológicos encontrados (acceso restringido), la época islámica en la que se construyó el castillo a mediados del siglo XI, la reconquista y su máximo esplendor cuando fue residencia real del siglo XIII al XVI. Tras la adhesión de Portugal a la Corona de España en1580 su función fue militar hasta principios del siglo XX.
Se restauró entre los años 1938 y 1940 y se abrió al público.


¿Qué puedes ver en el castillo? Además de encontrar pavos reales sueltos, (nosotros los vimos sobre un pino buscando la sombra...) a los niñ@s les gustará la Cámara Obscura en la que mediante lentes y espejos se puede ver toda Lisboa a tiempo real en un gran círculo. La exposición permanente muestra importantes objetos hallados en este lugar y junto al conjunto edificado donde actualmente se encuentran el café y el restaurante forman lo que fue el antiguo Palacio Real. Otros elementos de este palacio del que quedan restos son el jardín romántico.
El castillo cuenta con 11 torres, el camino de ronda sobre las murallas, restos de una cisterna en la segunda plaza y antiguas construcciones.
Se hacen visitas guiadas gratuitas. Consultar el horario a la entrada.
Horario: 9h a 21h (marzo a oct.)
                9h a 18h (nov. a feb.)
                La Cámara Obscura de 10h a 17.20h
Precio: Entrada general 8.50€
             Entrada familia (2 adultos + 2 niños) 20€

7.- Alfama


Este antiguo barrio árabe de estrechas calles que se entrecruzan está lleno de rincones con encanto. Un barrio bohemio muy diferente de las zonas más cosmopolitas de la ciudad. Lo mejor es recorrerlo a tu aire. Con niños es más cómodo hacer la subida en tranvía u otro transporte y la bajada a pie. Nosotros llegamos hasta la Sé, Catedral de Lisboa. La visita es gratuita, aunque el claustro es de pago.

Los tuk tuks aparcan delante de la catedral, lugar por el que pasa el famoso tranvía 28. 

Otro de los lugares a los que puedes llegar es la Casa de los Bicos (actual sede de la Fundación José Saramago) donde puedes visitar gratuitamente una exposición con restos arqueológicos que fueron hallados en el lugar. Delante hay un espacio con césped y un parque de columpios ideal para descansar.
Merendamos en una de las muchas pastelerías que encuentras casi en cualquier esquina. ¡Qué grandes pasteleros y cocineros son los portugueses! Cuesta decidirse entre tanta variedad.

8.- Tour en Barco.

Volvemos a la Plaza del Comercio para acabar este intenso día de la forma más relajada con "Yellow Boat Tour", un paseo en barco de hora y media de duración.
Nos acercamos a la estación de Terreiro do Paço donde está la pequeña caseta de la empresa y desde allí al embarcadero que está un poco más adelante.
Alejándonos del ruido de la ciudad disfrutamos de una vista privilegiada de la "Ciudad de las 7 Colinas".

Una excursión para disfrutar de otra perspectiva de la ciudad que gustará a pequeños y adultos. Aprovecha las ventajas de este transporte.

Mientras navegamos recorremos los principales monumentos al borde de las aguas del río Tajo y su codiciada desembocadura.
La réplica del Cristo Rey de Río de Janeiro fue construida como ofrenda por no participar en la 2ª Guerra  Mundial con una altura de 113 metros. Nos acercamos y pasamos por debajo del puente 25 de Abril y nos fijamos en que hay esculpidos unos delfines en los pedestales, detalles que se nos escapan de lejos. El barco tiene dos paradas en el barrio de Belem.
Esta modalidad de transporte tiene diferentes combinaciones con acceso gratuito al Elevador Santa Justa, Carris (tranvías y funiculares) y Aerobús (enlace con el aeropuerto): desde el más simple con bote y bus por 20 euros (10€ los niños de 4 a 10 años) con una válidez de 24 horas reales desde que le das el primer uso al Todo Incluido por 45 euros adultos y 22, 5 con el ticket de 72 horas. Consultar en el mismo punto de venta o en su web para ver la combinación que os conviene más si queréis hacer este tour que sorprenderá a toda la familia.

Paseo por ambas orillas del Tajo donde descubrimos detalles como los delfines y nos enteramos de muchas curiosidades.

Después del relajante paseo en barco, volvimos a la plaza para coger el metro que nos llevaría al hotel.
Aquí os dejo el recorrido de este día, tener en cuenta que del punto D cogemos el tranvía 12 que nos deja en el punto E. Si queréis lo podéis hacer a pie, pero con niños les resultará más atractivo subir en tranvía y evitarás cansarlos demasiado.




Para una visita completa no dejes de leer el día 2 y el día 3. 
NOTA: Este post es una acción colaborativa con Visit Lisboa. Nuestra opinión es independiente y esta basada en la experiencia real.