domingo, 16 de junio de 2019

Descubre uno de los destinos naturales más bellos de España: Las Hurdes


Las Hurdes es uno de los paisajes vírgenes que empiezan a ser un reclamo para el turismo rural, una joya en bruto con sabor añejo. Han estado durante muchos años escondidas, sin explotar y conservan una belleza única que limita con zonas como la Sierra de Gata o la de Francia, con una gran riqueza paisajística inigualable.
El documental de Buñuel "Tierra sin pan" de 1932 buscaba la miseria y pobreza de estas tierras, leyendas negras, porque sólo hay que ir para comprobar la gran riqueza que ahora tienen esas tierras, su calma, su belleza y su naturaleza. Las visitas reales de Alfonso XIII y años después de Juan Carlos I, ayudaron a la recuperación de la comarca. Esta tiene una extensión de 508 kilómetros cuadrados y la componen 38 pueblos con una población de 7.500 habitantes.
Las Hurdes están en la misma línea fronteriza de Extremadura y la provincia de Salamanca, de hecho desde 1810 hasta 1833 dependía de esta.

Construcciones de piedra y pizarra típicas hurdanas.

Durante siglos ha sido una tierra completamente olvidada, hasta que el pueblo hurdano ha conseguido aprovechar los medios de la naturaleza y han unido sus fuerzas en lo que es un claro ejemplo de superación e iniciativa social.
La arquitectura hurdana, también conocida como "arquitectura negra" aprovecha los recursos de la naturaleza en sus construcciones: piedra y pizarra. Muchos de estos edificios en ruinas están tratando de recuperarse. Hay algunos núcleos y alquerías despobladas, pero no por ello exento de encanto, sino todo lo contrario.

Despoblación en algunas pedanías y zonas que está contrarrestada con el auge del turismo rural y los vecinos emprendedores.

Todos sus pueblos son bañados por ríos, en su mayoría afluentes del río Alagón, donde en verano puedes disfrutar sin peligro de sus piscinas naturales, las cuales se acondicionan para pasar un día estupendo en las limpias aguas que bajan de las montañas completamente transparentes. Algunas de estas piscinas naturales tienen césped alrededor, hay chiringuitos donde tomar algo o comer en los días más calurosos del verano. La vida vuelve a los pueblos en esta época.

Piscina natural junto a la que hay un chiringuito donde se come de lujo.

La carretera parece típica de un paisaje pirinaico, rodeada de bosques, pinares y valles. Hace años el acceso era muy complicado.
Uno de los paisajes más bonitos es el Meandro de Melero, un giro que hace el río Alagón, un capricho de la naturaleza al que se llega con un poco de dificultad. El camino sale del aparcamiento junto a la piscina natural de Ríomalo de Abajo. Comienza con pista asfaltada, pero se vuelve de tierra y muy complicado por la orografía del terreno. Empieza a ascender y apenas caben dos coches, el camino está lleno de piedras. Imposible ya dar la vuelta hasta que no llegas al mirador. (Esperemos que se adecúe este tramo, porque cada vez hay más afluencia de turistas).
Las vistas son espectaculares desde aquí y sabemos que hay rutas para ir bordeando el río. Los amantes del senderismo encontrarán sendas incomparables, encontrando en las inmediaciones los pueblos despoblados de Arrofranco y Martinebrón. En el mes de Septiembre los ciervos llegan dentro del meandro y es muy fácil verlos.

Mirador de La Antigua

La zona de las Hurdes está llena de pequeños pueblos, rutas en las que descubrir gargantas, chorros, cascadas, miradores, gastronomía, gentes amables y cada vez más oferta de alojamiento. La miel es uno de sus productos estrella. No dejes de comprarla.

El entorno invita a relajarte, pero también a descubrirla, por lo que os recomiendo conocerla y perderos por esta zona.


Consejo: Sólo hay dos gasolineras, en Caminomorisco y Pinofranqueado, así que llena bien el deposito. 

Guía práctica:

  • Actividades: fotografía, aventura, senderismo, recolección de setas, acuáticas, pesca, fotografía...
  • Piscinas naturales: Sauceda, Ovejuela, Pinofranqueado, El Castillo, Aldehuela, Las Erías, Horcajo, Caminomorisco, Aceña, Azabal, Avellanar, Casar de Palomero, Ribera Oveja, Cambroncino, Fragosa, El Cerezal, Arrolobos, Riomalo de Abajo, Las Mestas, Nuñomoral, Asegur, Aceitunilla, Casares de Las Hurdes y Ladrillar.
  •  Miradores: La Antigua (Riomalo de Abajo), La Alavea (Caminomorisco), Chorro de los Ángeles (Ovejuela), El Gasco, El Cerezal, Las Carrascas (Casares), Puerto del Gamo (Casar de Palomero), Orégano(Cambroncino), Martilandrán, Teso de la Vega (Pinofranqueado), Portilla de la Huerta (Caminomorisco), Puerto de Aldehuela (Erías-Aldehuela),
  • Gastronomía: ensalada de limón, caldereta, cabrito, matajambres, migas, potajes, rebujones, habichuelos, socochones, y licores como el orujo con miel. 
  • Museos y Centros de Interpretación: Centro de Interpretación de la Abeja y la Miel (Ovejuela),  Aula de Artesanía (Casares de las Hurdes), Centro de Interpretación del Olivo (Casar de Palomero), Centro de Interpretación del Agua y el Medio Ambiente (Cambrón), Centro de Interpretación e Información de Las Hurdes (Ladrillar)  y el Centro de Interpretación de la Casa Hurdana (El Gasco).
  • PDF con rutas, alojamientos, restaurantes y teléfonos de interés.
NOTA: Este post no está patrocinado ni hemos recibido compensación alguna. No tenemos ningún tipo de conexión con la empresa. Mi opinión es independiente. Basamos nuestro blog en experiencias propias y reales. Si hay criticas, son constructivas y respetuosas

domingo, 2 de junio de 2019

Ruta 2 por Navarra


Nuestra segunda ruta comprende tres puntos importantes de Navarra que no te puedes perder para conocer la región y más si eres un amante de los castillos como nosotros.
Olite dista 18 kms tanto de Ujué como de Artajona, así que dependiendo de donde estéis alojados podéis organizar la visita a estos tres lugares cercanos entre sí.

RUTA 2: Olite – Ujué - Artajona

  • Olite

Olite es un lugar indispensable, su elegante castillo - palacio es de visita obligada. 
Muchas son las torres: la del Homenaje, la de Ochavada o de las Tres Coronas (con una puerta pequeña para entrar los niños, de hecho se cree que esta torre estaba destinada para los juegos infantiles), la de los Cuatro Vientos, la de Atalaya y la torre del Aljibe. Su esplendor fue tal que se decía que en él había “tantas habitaciones como días tenía el año”. Es sin duda una exhibición ostentosa de poder que le hizo ser reconocido como uno de los más bellos de Europa en su época. 
En la Plaza de Carlos III no podéis perderos las Galerías medievales (bajo la plaza) con una exposición de ropajes y objetos de la corte. El Palacio viejo (actual Parador), la Rua de San Francisco y la Ronda del Castillo son los lugares que debéis ver en este enclave repleto de casas señoriales y escudos.



Nosotros pasamos la mañana y decidimos comer aquí antes de seguir hacia Ujué. 
Además, Olite es capital del vino, así que los apasionados de la enología pueden visitar algunas de sus afamadas bodegas.
Más información aquí.

  • Ujué

Uno de los pueblos más bellos de Navarra, pertenece a la Red de Pueblos Más Bonitos de España y no es para menos.
Se encuentra en un lugar encrespado desde donde se obtienen vistas que abarcan casi toda Navarra.
El pueblo se tiene su origen en una leyenda. Un pastor vio que una paloma no paraba de salir y entrar de una gruta y la trató de ahuyentar. Viendo que no podía, entró y encontró la figura de la Virgen de Ujué. Sobre esta gruta se edificó un templo y en torno a él se empezaron a construir las casas de los lugareños. El nombre de Ujué es similar fonéticamente a la palabra vasca Uxoa que significa paloma.


Este conjunto medieval está lleno de empinadas y estrechas callejuelas de gran belleza. Su iglesia-fortaleza es la mejor conservada de toda Navarra. Los musulmanes la consideraron la atalaya más inexpugnable del reino de Pamplona, de la que sólo queda el aljibe.

Rodeando la iglesia, un lugar precioso es el Paseo de Ronda, en el que los centinelas vigilaban y destaca el mirador con techumbre de madera, bellas pilastras y una panorámica impresionante. 
Carlos II El Malo mandó construir una universidad, pero por falta de fondos se paralizó la obra en 1368 y quedan ruinas de lo que se inició.


En las afueras del pueblo, en la carretera NA-5311, existe un merendero y un mirador de la ermita de la Blanca de la que poco queda en el que harás magníficas fotos con el pueblo al fondo.

Más información aquí.

  • El Cerco de Artajona

Conjunto amurallado del s. XI. coronado por la iglesia – fortaleza de San Saturnino (s. XIII) declarada Monumento Histórico Artístico. Este pueblo se construyó entre los años 1085 y 1109 por los canónigos de Saint Sernin de Toulousse. Codiciado por reyes, clérigos y señores llegó a ser reino.
Traspasar sus murallas es como retroceder hasta la Edad Media. Se conservan nueve de las catorce torres que tuvo y se puede recorrer el paseo de ronda entre ellas.


Vale la pena acercarse a la Oficina de Turismo, que está allí mismo, para realizar la visita guiada a la Iglesia. Allí nos contaron como gracias al techo recogían agua de las lluvias que iba a un pozo - aljibe del que se abastecían. La iglesia- fortaleza se utilizó también como cárcel y torre vigía. (Visitas guiadas los sábados y domingos).
Una curiosidad: Artajona es el único lugar del mundo donde las campanas se bandean al revés. 


Mientras te alejas con el coche la panorámica de el Cerco es preciosa, sobre todo si vas al atardecer: ¡parece un cuadro!. 
Se rodaron escenas de la película “Robin y Marian” con Sean Connery y Audrey Hepburn. Y es que es como estar en un escenario donde es fácil imaginar reyes, caballeros, juglares y torneos.


A 4 kms. se encuentra una de las muestras más importantes de la cultura megalítica de Navarra: los Dólmenes del Portillo de Enériz y Mina de Farangotea (distan 800 metros el uno del otro). Se puede llegar en coche por detrás del cementerio del pueblo, aunque el coche se nos puso perdido porque es un camino de tierra y un tanto estrecho.
Desde este punto podrás observar cómo sobresale la iglesia - fortaleza de San Saturnino sobre el Cerco de Artajona.


viernes, 24 de mayo de 2019

Ruta 1 por Navarra


Teniendo nuestra casa de Turismo Rural en el pueblo de Arróniz durante una semana, pudimos disfrutar de rutas por la Zona Media de Navarra. La Comunidad de Navarra es tan diversa y tiene tanto patrimonio que es complicado ver todo lo que nos hubiera gustado, aún así planeamos rutas para unos días por aquí y después, con base en la capital, hicimos rutas desde Pamplona y también aprovechamos para conocer la ciudad.

RUTA 1: Nuestra Señora de Enaute - Puente de la Reina - Estella - (Villa romana de las Musas) Arellano - Arróniz.

  • Nuestra Señora de Enaute


Nos dirigimos a uno de los enclaves más enigmáticos del Camino de Santiago y pasando un camino franqueado por cipreses dejamos el coche.  
Cercano a la localidad de Puente la Reina, este templo construido en 1170 es de origen incierto. Unos dicen que fue construido por los Templarios y otros piensan que fue obra de una Señora que está allí enterrada. 
Su claustro externo con arcos de medio punto y capiteles decorados que rodea la planta octogonal imperfecta son características que la diferencian de otros templos románicos.
La encontramos solitaria en mitad del campo, misteriosa. Ha tenido diferentes usos como hospital, cementerio o faro que guiaba a los peregrinos al caer la noche.
El enigma de su nombre, Eunate, que en euskera significa cien puertas, se resuelve si damos tres vueltas al templo y contamos treinta y tres arcos, que, por tres, hacen noventa y nueve puertas… ¿Dónde está la puerta que nos falta? Entra al templo y contarás cien.
En su interior, dos alturas con arcos, columnas y capiteles decorados, encontramos los más antiguos en el ábside. A la entrada, dos capiteles de hombres con barba, a los que si les damos la vuelta se convierten en demonios en forma de cabras de largos cuernos. 
El mejor momento para visitar el templo es al amanecer o atardecer.


Tarifas: Este monumento nacional no recibe subvención alguna, con lo que se cobra para el mantenimiento y el personal, una cantidad simbólica de 1,50€ o 1€ a peregrinos, jubilados y niños entre 6 y 13 años. Entrada gratuita a desempleados, menores de 6 años y personas con discapacidad.
Visitas guiadas:3€, jubilados, peregrinos y niños entre 6 y 13 años, 2€
Horarios: Consulta aquí.

  • Puente de la Reina 

A 24 km de Pamplona encontramos este ejemplo de "pueblo-calle" en el que se cruzan dos caminos de la Ruta Jacobea: el aragonés y el francés.
El pueblo fue fundado por Alfonso I en el siglo XII alrededor de su calle Mayor. La huella Jacobea queda impresa en algunos de los edificios más señoriales de esta calle.
A la entrada del pueblo se encuentra la Iglesia del Crucifijo, de origen templario, destaca su portada románica donde la concha del peregrino tiene especial protagonismo. Dentro hay un crucifijo con forma de Y que según cuentan, fue donado por unos alemanes que la portaban durante su peregrinaje.


Adentrándonos ya en la calle Mayor encontramos la Iglesia de Santiago con dos bellas entradas porticadas. Un poco más adelante, llegamos a la plaza Julián Mena con galería porticada que conserva edificios como la "Casa de los Cubiertos" y el edificio del Ayuntamiento. Nosotros la encontramos rodeada de barreras, pues acababan de celebrar sus fiestas patronales en honor a Santiago durante la última semana de julio.
Acaba la calle en el mundialmente conocido Puente del s. XI sobre el río Arga que da nombre a la localidad. El puente románico cuenta con siete arcos, uno de ellos bajo tierra al principio. Junto a él, la Casa del Vínculo, es la actual sede de la Oficina de Turismo.


Cruzando el puente encontramos la Iglesia de San Pedro, del siglo XVI y regresando al pueblo a mano izquierda, restos de murallas.

  • Estella

Está villa nació hace 900 años a raíz del Camino de Santiago. Encontramos peregrinos y la huella del Camino en sus numerosos edificios. La ciudad fue fundada por el rey Sancho en 1090 sobre un lugar donde unos pastores encontraron la imagen de la Virgen. 
En el s. XIX, establecieron la corte de los reyes carlistas y la localidad tiene uno de los museos más completos sobre el tema ubicado en el palacio del Gobernador (s. XVII).



La Iglesia del Santo Sepulcro del año 1123 atendía a los peregrinos en la antigua Rúa de los Peregrinos, ahora calle de Curtidores, en la que encontramos también el convento de Santo Domingo. En su portada gótica del siglo XIV destaca Santiago vestido de peregrino y rodeado de los apóstoles y San Martín de Tours.


Nosotros dejamos aquí el coche y cruzamos el Puente de la Cárcel, un puente medieval de un sólo arco que fue destruido en 1873 en el transcurso de las guerras carlistas y reconstruido según el modelo original. Desde aquí, harás unas preciosas fotografías del río Ega, las casas que asoman a él y la iglesia de San Miguel, donde se encuentra un cuadro de Nicolás Martínez de Eguia, tío carnal de San Francisco Javier, retratado con 26 de sus 30 hijos.



El único edifico civil en estilo románico que se conserva en Navarra es el Palacio de los Reyes (s. XII) y fue declarado monumento nacional en 1931. En esta zona medieval encontramos el Palacio de los Eguía, actual biblioteca (s. XVI), la casa de Fray Diego (s. XVI), la Mansión señorial de los Ruiz de Alda (s. XVII) o el antiguo palacio del Ayuntamiento (s. XVIII).


Frente a la Oficina de Turismo, encontramos unas escaleras para subir a ver la Iglesia de San Pedro de la Rúa y su claustro del siglo XII. También tenemos la opción gratuita de subir por un ascensor exterior acristalado (la entrada está al lado de las escaleras).


Para acabar cogimos el coche para acercarnos a  La pileta, un manantial de agua salada junto al río Erga en pleno casco urbano, que está junto a un gran parque, aunque no suele ser muy frecuentado y lo encontramos un poco descuidado. 
El acceso en coche hasta el mismo punto de la zona de baño no es posible, así que os aconsejo dejarlo cerca de las piscinas municipales que tienen el mismo nombre. Cogéis el camino a la izquierda, atravesáis un pequeño merendero y siguiendo el camino lo encontráis a unos 100 metros. Durante todo el año este agua mantiene una temperatura constante de 17º y resultan beneficiosas y terapéuticas.


Desde Semana Santa y hasta principios de octubre, un tren turístico recorre los principales puntos de la villa. 
  • Arellano

A pocos kilómetros de Estella, en el km. 20 de la carretera de Arróniz a Allo, encontramos el Museo y yacimiento arqueológico de Arellano. Conocido como la "Villa de las Musas" por el hallazgo del extraordinario mosaico romano "las Musas", que se conserva en el Museo Arqueológico Nacional y que tiene aquí una réplica. Hay dos mosaicos más.


La villa se construyó entre los siglos I y V d. C. Es única porque conserva una bodega romana que producía vino envejecido artificialmente a través del calor y el humo. Destacan las zonas de las fábricas, la vivienda principal, una cisterna de 3 metros para recoger el agua (más común en la zona mediterránea), estancias, cuadras, tinajas de 700 litros, un curioso cantavinos de cerámica y en el exterior el Taurobolio con dos cabezas de toro grabadas. Sobre ellas que se realizaban ritos de purificación y regeneración por la sangre de animales.


Consulta aquí los precios y horarios.
  • Arróniz

Arróniz se encuentra en la Merindad de Estella y tiene algo más de 1000 habitantes. El pueblo sin ser muy grande, está muy bien situado y tiene lo necesario para pasar unos días recorriendo esta zona de Navarra. Os recomiendo cenar en el bar de las piscinas, muy buena relación calidad-precio.
Esta localidad pertenece a la ruta del carlismo, ya que aquí tuvieron lugar el 6 de marzo de 1834, enfrentamientos que terminaron con numerosas bajas por ambas partes.
Los monumentos más destacables son: la Iglesia de San Salvador, de origen medieval (s. XIII) con un interior de gran riqueza artística y la Basílica de Mendía (s. XVII), guarda una hermosa talla barroca de piedra de la Virgen con el Niño y un retablo con la Virgen de Mendía que se encuentra en el presbiterio cerrado tras una reja de hierro forjado. Las calles son estrechas y serpenteantes hasta la Basílica, donde hay unas vistas que bien merecen la subida.
En el paraje de Ibarrea, en las inmediaciones, se conserva el Crucero de Carabina (s. XVIII), hecho en piedra y de estilo barroco.
En 1992 se construyó una almazara que agrupa a más de 4.000 oleicultores con cultivos que se extienden desde Viana hasta Sangüesa. El Trujal de Mendía reunir los 25 trujales de la Zona Media de Navarra.
El pueblo de Arróniz celebra a finales de febrero el Día de la Tostada, una de las citas agroalimentarias más importantes de Navarra. Se reparten tostadas para untar con los primeros aceites de la temporada y abre el inicio de la vente del aceite. Degustaciones, exposiciones, premios, concursos, animación, feria artesanal. La Orden de la Oliva de Navarra y de la Tostada de Arróniz nombra caballeros de honor a ilustres personajes como lo son Martín Berasategui o Alfredo Landa, hijo predilecto, y que fue gran prior de la Orden del Aceite de Arróniz y que también tiene un paseo dedicado.


NOTA: Este post no está patrocinado ni hemos recibido compensación alguna. No tenemos ningún tipo de conexión con la empresa. Mi opinión es independiente. Basamos nuestro blog en experiencias propias y reales. Si hay criticas, son constructivas y respetuosas

sábado, 18 de mayo de 2019

Catí y la Capilla Sixtina del Maestrazgo



La provincia de Castellón guarda muchos secretos por descubrir, incluso para los que somos de aquí. Uno de ellos es la denominada "Capilla Sixtina" del Maestrazgo, recientemente restaurada.
La ermita de la Mare de Deú de L´Avellà se encuentra a 5 kilómetros saliendo del pueblo de Catí. Una señal nos indica coger una pequeña carretera a la izquierda. Tras pasar un túnel, enseguida lo encontramos.
La ermita tiene su origen a principios del siglo XVI, aunque la actual data del año 1737 y sustituyó a la anterior. Según cuenta la leyenda, una vieja ciega y leprosa  oyó la voz de la Virgen que le indicó que se lavase en las aguas y al hacerlo, se curó milagrosamente. 




Desde 1545 se empezó a peregrinar hasta este lugar. Los vecinos de Catí celebran la festividad de la patrona el día 8 de septiembre y también suben el lunes de pascua. Junto al santuario hay un manantial de aguas minero-medicinales, un Centro de Interpretación del Agua (entrada 2€), un restaurante, un hotel-balneario y apartamentos de alquiler. Es un lugar en el que se pueden realizar rutas de senderismo para descubrir bellos paisajes del Bajo Maestrazgo.
Para ver el interior de la ermita, si la encuentras cerrada (no fue nuestro caso), nos aconsejaron preguntar en el hotel, ya que tienen las llaves.
La Diputación de Castellón ha impulsado la restauración de las pinturas y el trabajo es espectacular. Al entrar te quedas boquiabierto, ya que no hay un rincón sin pintar. Este conjunto pictórico barroco fue encargado por el Padre Francisco Celma al pintor Pascual Mespletera quien terminó en 1750 y las pinturas tras el altar fueron obra del pintor Francesc Blasco. El suelo de cerámica con dibujos de granadas, es precioso.


Volvimos al pueblo de Catí y en la Oficina de Turismo cogimos un mapa con información. Habíamos leído en Internet que te podías apuntar en la Oficina de Turismo a las visitas guiadas, pero no nos dieron opción porque deben ser grupos (nosotros éramos 6, pero no había nadie más apuntado) y por lo visto, tampoco es gratuita. Siempre que se ofertan visitas guiadas por Turismo, nos gusta apuntarnos, ya que siempre te enteras de más cosas.

Lonja de la Casa la Vila

El pueblo de Catí se fundó en 1239 tras la reconquista del rey Jaime I, formando parte de las aldeas de Morella, logrando la independencia absoluta en 1691. 


Es un pueblo que conserva su trazado medieval original y un patrimonio que le ha hecho merecedor de ser  Conjunto Histórico Artístico en la provincia de Castellón y en el conjunto de la Comunitat Valenciana, en 1979 y Bien de Interés Cultural, en 2004.

Font de Sant Vicent, detalle del grifo con cabeza de león y escudo de una de las casas.

Destaca su Iglesia de la Asunción de María (origen s.XIII) con un magnífico retablo de Jacomart y Joan Reixach, magnificas pinturas y la Cruz de Avinyó, símbolo del camino jacobeo castellonense.
En la misma calle encontramos los principales edificios y casas señoriales, entre ellas sobresale la Casa de la Vila. Este edificio de estilo gótico también albergó una lonja y una prisión, entre otras dependencias. Aquí se encuentra la Oficina de Turismo y un Centro de Interpretación (entrada: 2€).

Detalle puerta de la Iglesia y capilla del interior de la misma.

La calle Mayor está llena de escudos y tiene edificios como la Casa de los Millares (actualmente es un bar), con unos ventanales que llaman la atención y un reloj solar. Delante, el edificio del Delme donde se recogía el impuesto del diezmo para el señor. Las primeras referencias de este edificio lo datan en 1333.

Casa de los Millares
Patio y Edificio del Delme

Por el callejón te puedes asomar a un patio que conserva aires antiguos y desde fuera observarás las ventanas góticas. Siguiendo este callejón se abre una plaza donde hay dos portones de la Iglesia en las que destacan los relojes de sol. Uno de ellos es tan completo que indica los signos del zodiaco, los equinoccios y los solsticios.


Otras casas más antiguas son la de Monserrat, la de Jeroni Martí y la de Joan Spígol. La población contó con un Hospital antiguo, el de San Cosme y por aquí pasó San Vicente Ferrer que se quedó haciendo noche en una de las casas de la calle principal.
Entrando por la Avda. Castelló encontramos la Font Vella en un lado y unos lavaderos en el otro. A pocos pasos, la fábrica y tienda de los quesos de Catí, de reconocida fama mundial. Se hacen visitas donde se puede conocer el proceso de fabricación de los quesos (8€, pero hay descuentos si sois un grupo numeroso).

Los exquisitos quesos de Catí

En la Plaça de Baix, donde habíamos dejado el coche está la casa de Sanz, con una puerta en piedra y uno de los escudos más trabajados que encontramos. Un poco más adelante se conserva una de las fuentes más conocidas: la Font de Sant Vicent, con un grifo con cabeza de león. Destaca la campana y la pequeña capilla que hay arriba. A la derecha, unos lavaderos más grandes que los anteriores y con un envidiable estado de conservación.

Conserva los travesaños de madera para extender y secar la ropa.

De aquí, nos fuimos a comer a Sant Mateu y dejamos pendiente para otra ocasión el pueblo de Benassal. También tenéis cerca otras poblaciones como Vinaroz, Culla, Ares,.. todas ellas muy recomendables.

Antiguo bebedero para animales en la calle Mayor

NOTA: Este post no está patrocinado ni hemos recibido compensación alguna. No tenemos ningún tipo de conexión con la empresa. Mi opinión es independiente. Basamos nuestro blog en experiencias propias y reales. Si hay criticas, son constructivas y respetuosas

martes, 30 de abril de 2019

MALASAÑA: EL DOS DE MAYO Y EL ORIGEN DE LA MOVIDA MADRILEÑA


En el barrio de Malasaña cada rincón tiene su historia. Anteriormente era conocido como Maravillas, donde los vecinos/as eran majos/as que trabajaban en comercios o eran artesanos. El nombre de Maravillas se tomó de un antiguo convento carmelita que existió entre la calle San Pedro y la Palma.  
Localización:
Zona que limita con la calle Fuencarral al este, San Bernardo al oeste, Carranza al norte y Gran Vía al sur, nos adentramos por las principales calles. 
Metro: Tribunal, Bilbao, San Bernardo, Noviciado, Gran Vía, Callao, Santo Domingo, Plaza de España, Ventura Rodríguez.

Dos principales sucesos revolucionarios marcaron para siempre este barrio:

El nombre de Malasaña se toma del apellido de una niña de quince años de nombre Manuela, joven bordadora que participó en la sublevación popular del día 2 de mayo de 1808 contra las tropas francesas con una única arma: sus tijeras. Fue fusilada acusada de portar un arma "de guerra" junto al parque de Artillería de Monteleón. Una placa en el número 24 de la calle San Andrés, a la altura de la plaza Dos de Mayo recuerda el lugar donde vivió. Fue enterrada en el hospital de la Buena Dicha, que hoy es iglesia y donde había un cementerio. Murieron alrededor de 500 personas este día en Madrid.
En la plaza Dos de Mayo encontramos el monumento a los capitanes Daoíz y Velarde (1831) bajo el arco de la antigua puerta del cuartel de Monteleón, marco de los sucesos del 2 de mayo de 1808.


Monumento a Daoíz y Velarde. Plaza Dos de Mayo.
Teatro Barceló, antiguo "Pachá" y portal donde falleció Enrique Urquijo.

Malasaña también fue el barrio de la Movida, aquí se concentraba en los años 80 lo más destacado de la cultura: músicos, pintores, cineastas, escritores... la Movida Madrileña fue un movimiento contracultural y rebelde, pero también fue un desfase de drogas, alcohol y frenesí. Fruto de esos excesos también hubo quien se quedó en el camino como es el caso de Enrique Urquijo, cantante
de Los Secretos, a quien encontraron muerto en el portal número 23 de la calle Espíritu Santo. Una triste perdida para la música. De aquella movida quedan los principales lugares que parecen museos musicales de la época, todo un recorrido para los amantes de la música de los ochenta y curiosos.


No te puedes perder...





Street Art
Malasaña es un barrio con mucha vida, mezclando la tradición con la vanguardia dándole un aire vintage con mucha personalidad. Es bonito recorrer sus calles, girar una esquina y sorprenderte con su Street Art, graffittis, sus cafeterías y restaurantes de cuidada decoración o las tiendas más originales. No hay que olvidar que este barrio alternativo tiene espacio para todas las artes. Hay teatros pequeños e independientes, escuelas de arte, dibujo, baile y locales de ensayo o conciertos.

La famosa pared de los ojos, la más instagrameable de Madrid. Detrás hay una marca de ropa donostiarra "borroka chic" hecha en Nepal o India. La firma confeccionó parte del vestuario de "Ocho apellidos vascos".

Locales de la Movida
Algunos de los más conocidos son el Penta, que se cita en la conocida canción "La chica de ayer" de Nacha Pop.

"...Luego por la noche al Penta a escuchar, canciones que consiguen que te pueda amar". La chica de ayer.

Vía Láctea, Diplodocus, TupperWare, el Teatro Barceló (antigua discoteca Pachá Madrid) o Madrid Me Mata (un auténtico museo de la movida) siguen abiertos y son los grandes templos de la música ochentera. Están muy cerca unos de otros.



Esculturas

Es fácil encontrar alguna escultura por las calles y todas tienen su historia.

La Paseante, situada en la calle Palma, justo a la entrada de la Escuela de Arte La Palma, fue realizada por Roberto Manzano para un concurso de la escuela y allí se ha quedado desde 1999.

La Paseante

Julia
Julia aparece en la calle del Pez en el año 2003 apoyada en la sede de la Escuela Superior de Canto (antiguo Palacio de Bauer). Dicen que su autor se inspiró en Concepción Arenal,  quien tuvo que disfrazarse de chico para estudiar derecho en la Universidad de mediados del siglo XIX.

Monumento a Daoíz y Velarde. Esta escultura de mármol blanco de Carrara llegó desde Roma en 1831, aunque José Solá la terminó en 1822. Se fue directa al Museo del Prado donde pasó 15 años, el Retiro, el Museo de Escultura, la calle Carranza, exteriores del Prado (justo dónde ahora está el monumento a Cervantes), 30 años en Moncloa y al final, a la plaza Dos de Mayo. Este monumento se ha movido por todo Madrid.

Calles

Malasaña hay que patearlo. Sus calles guardan rincones tradicionales, bohemios y también vanguardistas. Un barrio que nos encandiló y hasta ahora no conocíamos (¿¡Cómo es posible!?).




En la calle Madera está Casa Julio del que dicen es el bar con las mejores croquetas, y debe ser, porque hasta los componentes del grupo U2 las han probado e incluso se hicieron algunas fotos en el local.

A la izquierda, Farmacia Laboratorio Juanse que conserva la fachada con los anuncios en azulejos y después ha sido cafetería. A la derecha, Casa Julio.

La calle Fuencarral sube desde la Gran Vía y separa Chueca de Malasaña. Hay una parte peatonal llena de tiendas de moda y bares. En el número 57, encontramos el Mercado de San Idelfonso con una gran oferta gastronómica de diferentes partes del mundo.
En esta calle también se encuentra el Museo de Historia de Madrid que fue construido en el siglo XVIII como Hospicio de San Fernando. Su fachada barroca llama la atención.

Museo de la Historia de Madrid

Calle del Pez, curioso nombre que queda plasmado en la fachada de un edificio. La calle está decorada con pantalones y zapatos que hacen de macetas. Una idea de un vecino ingeniero jubilado al que llaman "el señor de los pantalones" como hemos leído en Placet Madrid



Ampliar con...
Museo del Romanticismo. C/ San Mateo, 13.

Museo del Romanticismo.
Os dejo el mapa con el itinerario libre para ver los principales puntos que os he descrito en el blog.




Nuestro alojamiento para recorrer el barrio fue en Bastardo Hostel, alojamiento con el que realizamos una acción colaborativa y puedes leer en el enlace.