RewriteEngine On RewriteRule ^ads.txt$ ads_tm.php

jueves, 31 de agosto de 2023

PUEBLOS DE ALSACIA, ENTRE VIÑEDOS Y CASTILLOS

   

 La región de Alsacia se sitúa en la frontera de Francia con Alemania, de ahí la influencia alemana en la arquitectura de sus edificios, los nombres de sus pueblos y en su gastronomía. Es difícil encontrar un pueblo feo en esta zona y quizás descubráis alguno que no está en ninguna de las guías que solemos consultar.

    La Ruta de los Vinos de Alsacia es la más antigua de toda Francia, recorre 170 kilómetros y pasa por 73 poblaciones con paisajes admirables, castillos inexpugnables y rica gastronomía. 

    Hicimos base en un apartamento Homeexchange del conocido pueblo de Colmar y desde aquí nos desplazamos en coche propio. Hay buena combinación de buses y trenes que enlazan muchos de los pueblos alsacianos y es una buena opción si no disponéis de vehículo propio o de alquiler. Durante los meses de verano, hay un autobús que enlaza la mayoría de estos pueblos y puedes subir y bajar las veces que quieras. Os dejo los horarios en este enlace.

    En un mismo día podéis visitar varios pueblos, ya que las distancias entre ellos son cortas. Hay algunos que me resultan imprescindibles:

1. COLMAR

    Ya que nuestro alojamiento estaba en esta localidad, aprovechamos para dar una vuelta al anochecer y descubrir tranquilamente la iluminación y los reflejos en los canales. Sobre la fachada del Antiguo Cuerpo de Guardia, antigua lonja ubicada en la plaza de la catedral, se realizaba un espectáculo de luces. Este edificio del año 1575 ha tenido diferentes usos como casa de vigilancia, estación de policía y ayuntamiento.
    A la mañana siguiente nos levantamos temprano. Nuestra primera parada fue en la oficina de turismo. Justo delante está el Museo Unterlinden en lo que era un convento del siglo XIII que conserva un precioso claustro. 
    La Casa Pfister es uno de los edificios más destacadas del renacimiento en Colmar. Fue propiedad de un rico sombrerero y su familia. El exterior conserva murales con escenas bíblicas, una galería en madera y una espectacular torre octogonal.
    Nos dirigimos a la Casa de las Cabezas, construida en 1609, recibe este nombre al contar con hasta 111 cabezas esculpidas en su fachada. En lo más alto del edificio destaca una escultura de Fréderic Auguste Bartholdi, creador de la Estatua de la Libertad y vecino del pueblo. Otras referencias al escultor son la réplica que se encuentra en una rotonda a las afueras y el museo situado en el mismo lugar que le vio nacer. Este museo conserva colecciones de gran valor. Impuso algunas condiciones como que la persona encargada de la conservación del museo sea siempre de religión protestante y de la Alsacia-Lorena.



    Aunque nosotros estuvimos en verano, el ambiente navideño se ve reflejado en la decoración y en sus muchas tiendas de souvenirs. Colmar está plagado de rincones mágicos, pintorescas fachadas repletas de flores, plazas con fuentes y calles empedradas que te llevan a descubrir su patrimonio. 
    Una de las calles más peculiares es Rue des Tanneurs, en el barrio de los Curtidores, que conserva viviendas de los siglos XVII y XVIII en las que residían los trabajadores de este sector. La última planta de los edificios era utilizada para secar las pieles.
    Llegamos al Muelle de la Pescadería, uno de los puntos más bellos de la localidad y que no te puedes perder. Si vas por la mañana también puedes recorrer el Mercado Cubierto que tiene comida local y productos de temporada. Desde aquí, recorre este tramo del río Lauch llamado "Pequeña Venecia" en un corto paseo pero precioso.


2. EGUISHEIM
    El mismo día que visitamos Colmar, fuimos a Eguisheim por la tarde y prácticamente estábamos solos. Este pueblo tiene forma circular y sus calles forman diferentes anillos. Sin duda, uno de los indispensables. 
    Dicen que Disney se inspiró para la película de "La Bella y la Bestia". No lo sabemos cierto, pero lo que sí que es cierto es que es un pueblo de cuento total con casas de vivos colores. Una de las casas más fotografiadas de toda Alsacia es Le Pigeonnier (foto de cabecera), que hace esquina entre dos calles y se ha convertido en todo un icono. 



    Llama la atención que sin tener vocación militar, el pueblo tuviese doble muralla, las cuales protegían la economía del pueblo basada en cosechas.
    Tanto su iglesia como el pueblo están vinculados a Bruno de Eguisheim, quien bajo el sobrenombre de León IX , fue consagrado Papa en el año 1049. Su pontificado duró 5 años. Fue un Papa conciliador, comprometido y muy viajero.

3. TURCKHEIM



     El mismo día recorrimos este pueblo que como muchos otros, cierran el tráfico al atardecer. Dista tan sólo 7,5 k de Colmar. El pueblo es muy pequeño y se visita pronto.     Pasamos la imponente puerta de entrada y hacia la derecha encontramos una fuente con una Virgen y más adelante, un bonito jardín medieval.
    Durante el mes de diciembre es visita obligada su calendario de Adviento. Cada día a las 17h abren una ventana. Es un pueblo bonito y nos pillaba cerca, pero si vais justos de tiempo se puede obviar.

4. CASTILLO HAUT-KOENIGSBOURG



    Alsacia es una de las zonas europeas que cuenta con un mayor número de fortalezas (cerca de 80). El castillo de Haut- Koenigsbourg es un de los más admirados y ha inspirado a cineastas e ilustradores. En 1192 se conocía como Königsburg (castillo del rey en alemán). Tras nueve siglos de historia, este castillo ha sido reconstruido de tal forma que pareces estar haciendo un viaje en el tiempo. Posee un rico mobiliario, frescos, decoración y objetos que lo convierten en un auténtico museo de la Edad Media.
    Dominando el paisaje sobre una base rocosa, las vistas son espectaculares y el castillo impresionante. Os recomiendo llegar pronto para no tener problemas de aparcamiento.

5. RIQUEWIHR

    A 15 kms de Colmar y rodeada de viñedos, encontramos la población amurallada de Riquewihr. Destaca su ayuntamiento de estilo neoclásico. Desde allí y al otro extremo de la calle principal, podemos ver la Torre Dolder y a su lado una preciosa fuente en piedra. Esta torre de 25 metros de altura del siglo XIII es una construcción preciosa de entramado de madera y piedra con un reloj. Tenía funciones defensivas y de vigilancia. 



    Al cruzar, encontramos una escultura de una chica a caballo junto a la muralla que fue aprovechada para la construcción de algunas viviendas. 
    La Tour des Voleurs (Torre de los ladrones) está muy cerca y es visitable, pues alberga un pequeño museo etnológico con sala de torturas.
    Como no podía ser de otra manera, las casas de Riquewihr llenan de color las calles empedradas del pueblo. Conserva la iglesia protestante Santa Margarita de época medieval, aunque también llegó a tener una ermita convertida en escuela y la iglesia Notre Dame transformada en presbiterio.

6. KAYSERSBERG

    Para muchos, este es el pueblo más bonito de todos, pero yo me resisto a elegir sólo uno porque son todos tan pintorescos que resulta complicadísimo. Con lo difícil que lo tienen, los franceses lo eligieron su pueblo preferido en el año 2017.



    Destaca su puente fortificado y defensivo sobre el río Weiss construido el año 1514 que ofrece bonitas estampas. Tras ver la parte izquierda del puente, que está llena de restaurantes y tiendas, decidimos cruzarlo. Nos dirigimos hacia la izquierda por la estrecha calle des Forgerons, con detalles muy bonitos, hasta llegar a la subida al castillo. Conserva una torre redonda a la que se puede acceder gratuitamente. No hace falta que os diga que las vistas son fantásticas desde este punto.
    Después bajamos por el otro lado (más fácil) y llegamos a la parte trasera del ayuntamiento. Desde ahí volvemos hacia el puente, pasando por la bonita fuente del emperador Constantino frente a la iglesia de la Santa Croix

7. HUNAWHIR

    A 14 km al noroeste de Colmar, este pequeño pueblo de 600 habitantes es miembro de "Les Plus Beaux Villages de France". Esta repleto de casas que son monumentos históricos y testigos de la vida dedicada sobre todo a la vinicultura. 
    No te puedes perder la fuente del siglo XVII, entre la Grand Rue y la Rue de l´Église, rodeada de flores que sirvió de abrevadero para los animales. La antigua fuente romana de Sainte Hune de la que cuentan que una buena mujer llamada Huna hizo que manara vino en lugar de agua en un año de malas cosechas y fue beatificada por el Papa León X. Este agua siempre baja a una temperatura de 10ºC.



    La iglesia fortificada de Saint Jacques le Majeur es una maravilla de esta ruta. Está en una colina y su exterior es un cementerio. Lo que la hace tan especial, además del entorno y que se construyera entre los siglos XIII y XIV, es que aún funciona como doble culto. Es un conjunto arquitectónico único y monumento histórico. Al atardecer es espectacular.
Si vais con niños, quizás les apetezca conocer el "Jardín de las Mariposas" o el parque de animales "Naturoparc" que trabaja en la preservación de la biodiversidad regional.

8. RIBEAUVILLÉ

     A tan sólo 3 km de Hunawihr, encontramos esta otra localidad imprescindible en nuestra ruta alsaciana. Su importancia fue tal que llegó a tener hasta 3 castillos y estuvo amurallada.     Desafortunadamente quedan ruinas, aunque visitables algunas torres y recintos exteriores. Si quieres subir a ellos, pasarás por una de las dos torres circulares que tuvo la muralla, la Tour des Socieres en la que se encarcelaban a herejes y brujas que luego eran juzgados en el vecino pueblo de Bergheim.



    El pueblo ha sido distinguido con la máxima distinción de "Ville Fleurie" que son las cuatro flores por la promoción de espacios verdes y flores.
    Destacan edificaciones como la Tour des Bouchers de 1290 y que debe su nombre por las carnicerías que habían a su alrededor. La torre fue campanario y prisión. 
    En la Maison des Ménétriers y alrededores se celebra el primer domingo de septiembre la fiesta de los juglares, la más antigua de Alsacia. Actualmente el edificio es un restaurante, pero es fácil encontrarlo ya que está en la calle principal y tiene un balcón que llama la atención por su decoración en la que figuran las estatuas de la Virgen y del Arcángel Gabriel a los lados de un letrero que dice "Ave Maria Gratia Plena".
    Por supuesto, no le faltan fuentes, algunas esculturas y un pequeño canal custodiado por flores. 

9. DAMBACH-LA-VILLE

    Este es otro de los pueblos que no te puedes perder en la ruta alsaciana. Muchos lo pasan por alto y sin embargo tiene una de las iglesias neorománicas más bonitas. 
    El municipio estuvo amurallado y actualmente quedan en pie tres de las cuatro puertas que llegó a tener. Aún así, se conserva un casco histórico de gran belleza. Callejeamos prácticamente solos y encontramos rincones bucólicos, también una pequeña panadería con productos locales que nos recomendó la dependienta. Compramos para almorzar y también para llevarnos.



    A 3 km en las afueras, se encuentra el castillo más antiguo de Alsacia (en ruinas) y que perteneció a los padres del Papa León IX. 
    Al norte, entre viñedos, destaca la capilla de Saint Sebastien. La que fue iglesia del desaparecido pueblo de Oberkich tiene un osario debajo del que no se sabe muy bien el origen.

10. SÉLESTAT

    La tercera ciudad de Alsacia se encuentra a 30 km de Estrasburgo y está catalogada como ciudad de Arte e Historia por sus monumentos Históricos y los diferentes festivales y eventos que se desarrollan a lo largo del año. Nosotros tuvimos la suerte de encontrar el Corso Fleuri y ver cómo se preparaba y decoraba la ciudad. Es un desfile de carrozas hechas con flores.
    Destacan la iglesia románica de Sainte Foy (s. XII) y la de estilo gótico Saint Georges con enormes vidrieras (s. XIII-XIV). La Biblioteca Humanística y Museo de Literatura del año 1899 está incluida en el Registro de la Memoria del Mundo de la UNESCO, es indispensable.



    El Jardín de las Dalias es un oasis precioso y cuidado donde encontrarás ejemplares muy diferentes y coloridas. La ciudad posee un bonito barrio de curtidores. 
    Existe una ruta trazada con 24 etapas. Son placas doradas en el suelo con las huellas de un león y del gigante Sletto, protagonistas de una de las leyendas de la localidad. Una flecha te indicará el sentido de la ruta. 

11. ESTRASBURGO

    El problema del aparcamiento en estas ciudades está resuelto con los P&R que normalmente son accesibles desde carreteras principales. Son parkings que también ofrecen con el mismo ticket de aparcamiento el transporte hasta el centro. Nosotros no lo utilizamos y aparcamos al lado del centro (al otro lado del río) en zona azul. Al ser domingo, era gratuito y había bastante sitio, así que esta resultó una buena opción.




    A la ciudad de Estrasburgo le dedicamos un día. Tiempo suficiente para recorrerla bien. Su catedral es una de las más bonitas que he visto. Una obra maestra de la Edad Media que tardó 400 años en construirse. Su campanario de 142 metros fue durante dos siglos la obra de arquitectura más alta del mundo. Para obtener unas vistas espectaculares podéis subir los 330 escalones hasta la plataforma en lo alto de la iglesia. El reloj astronómico al que se accede por una puerta lateral, es admirado por el juego de sus autómatas. Nosotros lo vimos desde fuera. Muy cerca descubrimos un pequeño jardín medieval, junto al edificio que alberga el Museo "Casa de la Obra Notre Dame"

    En la plaza, justo delante del reloj astronómico, podrás ver el imponente Palacio Rohan del s. XVIII que alberga tres museos. A mi me encanto el de las Artes Decorativas: un palacio amueblado muy elegante. Puedes coger la entrada conjunta con el Museo de Bellas Artes y el Arqueológico que se encuentran en el mismo edificio. En Estrasburgo también hay un Museo Alsaciano, otro de Arte Contemporáneo, el Histórico,...

    Nos dirigimos hacia el barrio de curtidores, también llamado Petit France. Aquí podéis coger grandes barcazas panorámicas para hacer un recorrido por los canales (también las hay pequeñas). Callejeamos por este barrio admirando las casas que se conservan de los siglos XVI y XVII y encontramos un restaurante que tenía menú alsaciano. He de decir que la comida es muy contundente y tiene influencia alemana. Hay que probarlo.
    Un lugar que no debes dejarte son los puentes cubiertos con sus cuatro torres que pertenecieron a la muralla del siglo XIV. La entrada es libre, al igual que subir a la terraza panorámica de la presa Vauban. Desde aquí verás los canales, las torres, Petit France y hasta la catedral con su torre.



    Cogimos el coche y aunque al ser domingo lo encontraríamos cerrado, quisimos ver la zona de las Instituciones Europeas. El Parlamento se puede visitar gratuitamente. Consulta su web: http://visiting.europarl.eu/es
He de decir que el barrio nos gustó porque combina adosados de barrio residencial y altos edificios modernos que contrastan.

Mapa de los pueblos visitados: 


    Hay más pueblos en la zona y quizás añadiríais otros, pero estos fueron los que nosotros visitamos y nos parecieron una buena elección. La zona en sí es preciosa, considero que en verano luce mucho y os animo a visitarla en esta época del año aunque lo hayáis hecho en Navidades.

Otros lugares de Francia que te pueden gustar:



👉 Nantes

1 comentario:

  1. Wow... La ruta de los vinos... Que lugares tan bonitos. Me gustó visitarlos. A ver cuando puedo. Gracias por la información y las imágenes. Un abrazo

    ResponderEliminar