domingo, 5 de junio de 2022

TOULOUSE, LA CIUDAD ROSA: ERRORES QUE NO DEBES COMETER Y QUÉ VER EN UN DÍA.



Hacía tiempo que teníamos ganas de visitar Toulouse. Cuando estuvimos por Carcassone (hace ya algunos añitos), quisimos acercarnos, pero el mal tiempo nos fastidió los planes. Algo que hoy día agradezco, ya que se nos hubiera quedado la visita muy corta y este hubiera sido el primer error. 
#ERROR 1: Subestimar esta ciudad y creer que es posible visitarla en un único día como hemos visto en algunos blogs, al menos si también queréis descubrir la Ciudad del EspacioHall de la Machine o el Museo de la Aeronáutica (reservar antes). Consultar los descuentos que se incluyen el la Pass Turismo. 

Hall de la Machine
Hall de la Machine

Toulouse tiene una historia de más de 2000 años. Desde la época romana cobró importancia por el desarrollo del comercio, ya que a través del río transportaban vino y trigo hacia el Atlántico. 

Es una ciudad que enamora desde el momento en el que la pisas. Hay multitud de actividades, museos, exposiciones, lugares donde comer o tomar algo y mucha vida. 

Sus edificios de tonos rojizos y rosáceos le han valido el calificativo de "Ciudad Rosa" y es que antiguamente sólo los más pudientes podían construir sus palacios en piedra por el alto coste que suponía el traslado desde las lejanas canteras. Algunos edificios tapaban el ladrillo con cal para simular la piedra, pero con el paso del tiempo acababa desapareciendo. Otra particularidad de sus edificios son sus balcones trabajados en hierro forjado, un arte que llegó desde España.


#ERROR 2: Toulouse tiene buena comunicación en tren, avión y por carretera, por lo que es accesible para una escapada. Nosotros al ir en coche escogimos un aparthotel en las afueras para no tener problema en el aparcamiento, pero fue un error. Perdíamos mucho tiempo en trasladarnos, por lo que si es posible, os aconsejo alojaros en la ciudad. Hay zonas en las que podéis dejar el coche como la zona del canal de Brienne a la altura de la vieja fábrica de Tabacos (hoy Universidad) o la zona cercana a la plaza Saint Cyprien en la que también hay boca de metro.


Moverte es sencillo, el transporte público funciona muy bien y no es caro (hay bonos desde 6,50€ para un día). Los autobuses pasan con mucha regularidad, también hay tranvía y dos líneas de metro. Los billetes son válidos durante una hora para todos los transportes y cuestan 2€ (se compran en las máquinas del metro o al mismo conductor del bus). Si os hacéis con el Pass está incluido y empieza a contabilizar desde el primer uso.

#ERROR 3: Visitar la ciudad por nuestra cuenta el primer día, ya que al día siguiente teníamos la visita guiada que incluye el Pass Turismo. Para esta visita debéis reservar plaza en la oficina de turismo, donde podéis comprar el Pass para 24, 48 o 72 horas (también podéis adquirirlo online y recibirlo en casa). Y fue un error porque es una visita muy completa que pasa por los principales puntos que ya habíamos recorrido el día anterior. Lo mejor es hacer primero la visita guiada y después completarla con las entradas a los lugares que os incluye el Pass y más interesantes os parezcan, así ganáis tiempo.

Calle comercial del centro

#ERROR 4: Cuando programéis vuestra visita tener en cuenta que la mayoría de lugares cierran a las 18 horas, lo cual nos limitó un poco. Algunos están distantes de otros e incluso encontramos el de los Agustinos cerrado, a pesar de que todo indicaba que ya estaba abierto, con lo cual no tuvimos tiempo de ver el de Historia Natural al decantarnos por este.

Y ahora sí, os voy a comentar cuales son los lugares que visitamos:

Torre Donjon du Capitole




Comenzamos la visita en la Plaza Donjon du Capitole. El lugar en el que se encuentra la Oficina de Turismo era una mazmorra anterior al palacio del Capitolio. La torre de 1525, parece un campanario y tiene en la parte superior gárgolas y un dragón. Al lado, la fachada de la Ópera que está unida al impresionante edificio del Capitolio. 
En esta plaza se reúnen al atardecer jóvenes para practicar skate y los sábados por la mañana hay un pequeño mercado de productos locales.

Plaza del Capitolio




Luis XIV mandó construir esta plaza, aunque no la llegó a ver acabada. Es el corazón de la ciudad y aquí se ubica el actual ayuntamiento. Este imponente edificio fue construido en la década de 1750 por orden de los capitouls (consejeros municipales). En la fachada observamos 8 columnas (una por cada capitoul) y en los balcones los diferentes escudos de estas personalidades. 
Aunque es posible visitar algunas salas del edificio, nosotros no tuvimos suerte ninguno de los días en los que estuvimos, ya que se cierra si hay eventos y los sábados para bodas. La visita es gratuita.

En el suelo de la plaza se dibuja una cruz occitana con los doce signos del zodiaco. Es muy típico hacerse la foto sobre tu signo. 
Nuestra guía nos contó algunas curiosidades que se pueden observar desde esta plaza como que todos los rótulos en las fachadas han de guardar una armonía y por ello hasta las letras de MacDonalds son doradas. Por cierto, desde la segunda planta de este edificio podéis tener unas magníficas vistas a la plaza.

Otra curiosidad se refiere al hotel Le Grand Balcon, alojamiento de los aviadores Aeropostales de Toulouse y donde se conserva una suite amueblada como en 1930 en la que se hospedaba Antoine de Saint Exupéry, el escritor de El Principito.

Bajo los soportales del edificio que hay frente al ayuntamiento podréis contemplar hasta 29 pinturas del artista Moretti que representan la historia de la ciudad. Este también es un buen lugar para tomar algo, comer o merendar un crepe. Los precios no se van mucho del resto de la ciudad.

Rue du Taur


Esta calle nos lleva hasta la Basílica de Saint Sernin (San Saturnino) por el mismo recorrido en el que el Santo fue atado a un toro que lo arrastró hasta morir. El toro soltó al mártir y escapó hacia el campo donde le dieron muerte a la altura de la actual estación Matabiau (Matavie/Matavida). Esto ocurrió cuando este primer obispo recriminó a los romanos que adorasen a otros dioses sacrificando un toro. 

Resalta al comienzo de la calle la aguja de la iglesia de Notre Dame du Taur, edificada donde dicen que se soltó el cuerpo del toro que lo arrastraba. En su interior una pintura explica esta historia.

A la altura del número 63 de esta calle, se encuentra la placa más antigua de una calle (1733). Las placas con los nombres de las calles son muy importantes en Toulouse. Encontramos dos: una en francés y otra en occitano. También es importante su color: si están en blanco es porque esa calle lleva al río. Una forma de orientarse en la ciudad.

Más adelante encontramos el lugar donde estuvo la primera universidad de Toulouse, especializada en Derecho Canónigo, y fundada por Raimundo VII en 1229 tras la derrota en la cruzada albigense. Actualmente Toulouse es la segunda ciudad universitaria de Francia con 130.000 estudiantes. Esta antigua universidad es el lugar donde se instaló la república española en el exilio de la Guerra Civil hasta donde llegaron 40.000 españoles. Aquí se celebra un festival de cine español y se proyectan películas en nuestra lengua. 

Basílica de Saint Sernin



Es la iglesia románica más grande de Europa y es Patrimonio de la Unesco. Construida en el siglo XI sobre la tumba de Saint Sernin (mártir que murió al ser atado a un toro en el siglo III). Esta iglesia cobra gran importancia por la cantidad de reliquias que guarda y es que a más reliquias, más visitas y más limosnas y donaciones. Parada de peregrinaje hacia Santiago de Compostela, guarda diferentes relicarios en sus criptas que son visitables gratuitamente. El campanario octogonal es uno de los iconos de la ciudad.
Se puede observar como se fue construyendo en un principio en piedra y poco a poco el ladrillo va apareciendo. Esto es debido a que el presupuesto iba disminuyendo.

Museo Saint Raymon



Al lado de la Basílica encontramos este museo dedicado a la arqueología que guarda una necrópolis, colecciones romanas, griegas y celtas. Los más pequeños tienen en cada planta unas maletas con actividades. 
En el siglo XIII fue un colegio. Entrada: 5€. Gratuito con la Pass.  

Rue Gramat



Nos encanta el Street Art, así que esta calle entraba dentro de nuestros planes al visitar la ciudad. Se encuentra cerca de la Basílica de Saint Sernin y se ha convertido en un referente para el arte callejero.
Influenciado por los movimientos newyorkinos de finales de los 80, comienza en Francia la cultura del graffitti, siendo muy marcado en esta ciudad junto con París y formándose el colectivo pionero llamado La Truskool.
La calle forma parte de una ruta guiada de la Oficina de Turismo que resulta de lo más interesante, podéis localizar todas las obras AQUÍ.



El Ayuntamiento de Toulouse organiza la bienal de arte contemporáneo y urbano Rose Béton, uno de los principales acontecimientos de street art en Francia y que cuenta con numerosos artistas reconocidos.

Jardín Japonés



Integrado en el parque Compans Caffarelli, se encuentra el Jardín Japonés Pierre Baudin. Un remanso de paz de inspiración oriental con todos los elementos que debe tener: acúatico, mineral y vegetal. No le falta detalle: puente, nenúfares, almendros, lago, pabellón de té, etc.
El parque también es un lugar muy recomendable para descansar. Si vas con peques, hay columpios e incluso bar. 

Canal de Brienne




Desde el parque Compans Cafferelli bajamos hacia el Canal de Brienne, uno de los tramos más bonitos del canal que te llevan al centro en un paseo y puedes recorrer en bicicleta. Coge una en cualquier punto de la ciudad. VeloToulouse pone a tu disposición 280 estaciones de anclaje y una app para saber la ubicación y disponibilidad. 
Este canal se extiende 1,4 km entre dos esclusas. Tiene una anchura de 20 metros y 2,20m de profundidad que permiten el transporte fluvial. Sus senderos laterales facilitaban la tracción animal de las embarcaciones. En 1872 se construyó el primer puente para el paso de tropas del ejército de una orilla a otra. 
El Canal du Midi es una obra de ingeniería creada por Pierre-Paul Riquet para transportar mercancías desde el mar Atlántico al Mediterráneo y viceversa. Declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO, el Canal du Midi está conectado al río Garona por el Canal de Brienne.



Como podréis comprobar visitando la ciudad, en Toulouse la naturaleza se mezcla con la arquitectura, hay muchas zonas verdes y esto le ha valido para recibir e distintivo de 3 flores de la entidad Villes et Villages Fleuris.

Llegamos hasta la exclusa del río Garona y subimos unas escaleras para salir a una antigua planta hidroeléctrica (hoy centro cultural). El ruido del caudal es ensordecedor. Esta planta fue construida en 1888 para suministrar electricidad al alumbrado público del centro sobre un molino. Desde el siglo XII, Toulouse aprovechó la fuerza del río añadiendo todo tipo de molinos: de trigo, de pastel, curtidurías... Aquí se ubicaban las primeras industrias.

Convento de los Jacovinos



Construido dentro de la ciudad en el siglo XIII  por los frailes dominicos, este monasterio es una de las  visitas indispensables de la ciudad. Conserva las reliquias de Santo Tomás de Aquino y un claustro precioso (gratuito con el Pass Tourisme. Tarifa claustro 4/5€, gratuito menores de 18 años. Cerrado los lunes). 

Una de las bóvedas se ha convertido en todo un símbolo de la ciudad al contar con una columna con 22 molduras que se asemeja a una palmera. Una obra maestra del gótico. En el suelo se pueden ver las marcas de dónde se ubicaban antiguamente los pilares que fueron movidos debido a la ampliación de la iglesia para añadir el campanario. Antiguamente, las columnas estaban pintadas imitando mármoles de colores y actualmente se está recuperando.

En la época de Napoleón estuvo instalado el ejercito de caballería. Se construyó un piso para dormitorio de los soldados y abajo se guardaban los caballos. En una de las capillas se instaló la clínica veterinaria, quedando esta destrozada. De las vidrieras de la iglesia no quedaba nada.
A finales del siglo XIX, se pidió la retirada del ejército y se comenzó a restaurar. También fue víctima del expolio. Muchas de las casas tolosanas tenían algún capitel o parte de la iglesia que se reclamó y, gracias a los vecinos, se recuperó una gran parte de las piezas. Las vidrieras actuales son de finales del siglo XIX y algunas del siglo XX.


Hotel de Bernuy

Uno de los primeros edificios de estilo renacentista construido por Jean de Bernuy, un español que se instaló en Toulouse para dedicarse al comercio del color pastel. Acaudaló una gran fortuna. Cuenta la leyenda que en el patio de este palacio se soltaban toros y su dueño murió de una cornada.
En la actualidad es un instituto y no se permite la entrada.

Hotel d´Assézat

El Hotel de Ássézat uno de los más conocidos de los palacios de la ciudad. Este patio se visita gratuitamente y es una preciosidad. Tuvimos la mala suerte de encontrar algunos andamios de obras, pero aún así pudimos verlo. Destaca su torre escalera. Alberga la Fundación Bemberg, galería pictórica y es sede de asociaciones científicas.
Además de estos palacios renacentistas, la ciudad esconde verdaderas maravillas. Nosotros nos asomábamos a muchos portales abiertos y hay patios de edificios realmente asombrosos. 

Pont Neuf



A pesar de su nombre de "puente nuevo", el Pont Neuf en realidad es el puente más antiguo de Toulouse, 300 años lo atestiguan. Inaugurado por Luis XIV siendo niño. Sus ojos y arcos de desagüe han hecho que resista a las crecidas del río Garona. Desde aquí, en 
días claros, la vista puede alcanzar hasta los Pirineos.
En uno de los ojos del puente, según se mira desde cerca de la Basílica Notre-Dame de la Daurade, podéis ver la Estatua roja de L'Enfant au bonnet d'âne (el niño con una gorra de duence). Obra de James Colomina, está destinada a representar a todos los que están marginados, estigmatizados o aislados de la sociedad. Se instaló por primera vez en el puente en junio de 2017 y a las pocas semanas, la estatua fue robada. Su autor la reemplazó.


Basílica Nuestra Señora de la Daurada


A orillas del río Garona y junto al Pont Neuf, se encuentra esta iglesia con una fachada peculiar de columnas que nos recuerda al Panteón de Roma. Los tolosanos tienen mucho cariño a esta Virgen negra que es vestida por los mejores modistos. 
Entramos, pero encontramos andamios ya que estaban restaurando las pinturas y no pudimos hacer buenas fotografías. La entrada es gratuita por una puerta pequeña lateral y no por la monumental fachada.


En esa misma plaza hay escaleras para bajar a pie del río. Aquí se encontraba una morgue en la que se exponían a los ahogados en el río para su identificación. Ahora es un bar con muchas mesas en el exterior y un parque infantil muy bonito. Otra zona verde para pararse a descansar después de una jornada pateando la ciudad.
En esta plaza también amarraban sus barcos los "pescadores de arena". Estos recogían la arena  acumulada en el centro del río y la vendían cuando se secaba para hacer ladrillos. Esta actividad desapareció a principios del siglo XX. Como también acabaron los barcos donde las lavanderas profesionales bajaban cargadas para lavar la ropa que se les encargaba. 


Pont St. Pierre



Desde aquí se obtienen unas de las mejores fotos de este puente con llamativas farolas, el río Garona y la cúpula de la capilla Saint Joseph de la Grave que forma parte del Hospital la Grave, construido en 1197 para alejar a los enfermos de la peste de las personas sanas e intentar evitar la propagación de la enfermedad. Esta capilla se encuentra en plena restauración para darle un uso público y actualmente no se puede visitar (abril 2022).
Ver atardecer desde aquí es una gozada. Punto de reunión de mucha gente joven que se acerca a ver atardecer e incluso a cenar. Vimos gente muy bien preparada. Si no has traído nada, no te preocupes, la zona está llena de lugares con venta de comida take-away y todo tipo de bares.
Si tienes ocasión quédate hasta que anochezca para ver la iluminación y el ambientazo que hay. 
Nosotros, ahora que las niñas son mayores, intentamos ver algunos de los elementos más conocidos también por la noche para tener las dos perspectivas.  Desde aquí, cogimos camino al Capitolio para ver su iluminación. 



El segundo día lo dedicamos a visitar la Ciudad del Espacio, la Halle de la Machine y otras zonas de esta ciudad que no deja de asombrarnos. Pero eso mejor os lo cuento en otro artículo.

Ciudad del Espacio



NOTA: Este artículo es una colaboración con Turismo de Toulouse. Si bien, esto no influye de ninguna manera en nuestra opinión que es independiente y está basada en nuestra experiencia real

5 comentarios:

  1. Que post tan completo. Gracias por todos los consejos. A ver si Visitamos la ciudad pronto.

    ResponderEliminar
  2. Un artículo muy útil, lo tendré muy en cuenta porque aún tengo pendiente conocer Tolouse.

    ¡Un saludo!
    Eva

    ResponderEliminar
  3. Tenemos muchas ganas de visitar Toulouse con calma, nos apuntamos vuestros consejos.

    ResponderEliminar
  4. Cuantos planes molones hay para hacer en la ciudad de Toulouse! Apuntados

    ResponderEliminar
  5. Nosotros volaremos el 24 de junio si la Huelga de Ryanair lo permite. Gracias por los consejos.

    ResponderEliminar