miércoles, 9 de marzo de 2022

FLORENCIA: QUÉ VER EN LA CIUDAD MÁS BELLA DEL MUNDO EN 24 o 48 HORAS


Florencia es la cuna del Renacimiento y fue capital de Italia de  1865 a 1871. Una ciudad que no debíamos perdernos en nuestro primer contacto con Italia. 

La familia de los Médici  gobernaron la ciudad durante más de 200 años atrayendo a los mejores artistas y artesanos a la ciudad. Lorenzo el Magnífico fue un gran mecenas y logró convertir la ciudad en una auténtica obra maestra. Es asombroso como esta ciudad se ha perpetuado generación tras generación conservando talleres, artesanías y talentos. Te va a enamorar.


CÓMO LLEGAR

Florencia está muy bien conectada y muy accesible desde cualquier ciudad europea. Puedes llegar por:

  • Avión: Dispone de dos aeropuertos: al de Florencia  vuelan compañías low cost como vueling y al de Pisa, a 100 kilómetros, puedes llegar con Ryanair. Esta opción suele ser la más acertada si consigues un vuelo económico y por la mañana, ya que puedes visitar Pisa también. Desde Pisa a Florencia puedes llegar en tren por 9 euros.
  • Tren: La estación de Santa María de Novella conecta con las principales ciudades italianas: Roma, Milán o Venecia. Desde Barcelona salen trenes diarios a Milán, con lo que es fácil llegar desde España por esta vía.
  • Coche: Si sólo vais a visitar esta ciudad no os lo recomiendo. Aparcar es muy complicado y caro. El centro es prácticamente peatonal. Si esta es tu opción, frente a la Estación de trenes Santa María de Novella hay un parquin privado desde el que puedes llegar al centro caminando.
  • Autobús: Esta fue nuestra opción ya que veníamos desde Roma. Por 48 euros viajamos los 4. Desde la misma estación de autobuses Villa Costanza a la que llegamos, algo alejada de la ciudad, compramos en unos cajeros los billetes de tranvía para el centro de la ciudad que nos costaron 1,50€. Si has de coger después un autobús ten en cuenta que el mismo billete sirve durante 90 minutos.
APP que hemos utilizado para el transporte entre ciudades: OMIO  (Usa mi enlace de recomendación y los dos nos llevaremos 10 € de descuento en nuestra próxima reserva).
Con Omio puedes comparar y reservar billetes de tren, autobús y avión en tu próximo viaje.

CÓMO MOVERSE

Su casco histórico se puede visitar perfectamente a pie, es más, lo recomiendo porque realmente es una ciudad-museo. El centro es prácticamente peatonal. De todas formas, puedes moverte en autobús si quieres realizar alguna ruta un poco más lejana o subir a la plaza Michael Angelo (Autobuses 12 y 13, tren R)

APP que hemos utilizado para movernos en la ciudad y cercanías: MOOVIT

DÓNDE DORMIR

Hay una amplia oferta sobre todo de apartamentos. No nos parecieron caros. Aconsejamos cogerlo céntrico para poder visitar la ciudad a pie. Nosotros estuvimos junto al Ponte Vecchio, en Apartament de Bardi.

DÓNDE COMER

Aunque algunas comidas las hacíamos en el apartamento, aunque nos encanta probar la gastronomía local.


  • Mercado San Lorenzo en la planta de arriba hay varios sitios para comer y diferentes opciones. En la parte inferior podéis comprar productos típicos.
  • Palazzo Tempi. Muy cerca de nuestro alojamiento. Cenamos el día que llegamos por 59 euros los 4. Las pizzas a 10 euros y platos de pasta por 8,50. Más 2 refrescos y una botella grande de agua. Todo buenísimo y los camareros muy atentos y amables. Aquí sí que nos cobraron 3 euros por cubierto en terraza. Aunque por cenar con vistas al Ponte Vecchio tampoco nos pareció demasiado caro comparándolo con precios de España. 
  • Ostaria dei Centopoveri: recomendado por nuestro casero. hay menús por 10€ (postre a parte por 3€/ café 1€). Puedes pedir plato único por 8€. Buen precio, buen servicio y comida casera. El menú es muy variado. Hay terraza también en la calle. Muy recomendable.
  •  Baldovino Firenze. Un bonito lugar para tomar lampredotto (bocadillo típico toscano. Es de tripas de vaca, sí, pero está muy bueno) es a la izquierda de la Santa Croce. No podéis marcharos sin probarlo. Tienen una oferta llamada Aperotto (bebida con lampredotto)
  • Se han hecho muy famosos los bocadillos de Antico Vinaio (Via dei Neri). Tiene hasta cuatro puestos, pero las colas son tan largas que nos hicieron desistir. Los compramos en otro establecimiento. Los precios oscilan entre 5 y 7€ Hay cantidad de lugares para comprar bocadillos, pizzas, helados, etc. por todas partes.

QUÉ VER EN 24 HORAS

Si sólo dispones de 24 horas en la ciudad, os aconsejo no entreteneros demasiado en visitar jardines, palacios, museos y galerías, sino centraros en la ciudad en sí.

> Ponte Vecchio

El Ponte Vecchio desde el Ponte de la Trinita. 

Nosotros comenzamos la ruta desde aquí, ya que estaba nuestro apartamento muy cerca. Es una de las estampas más características de la ciudad.

El Ponte Vecchio fue el primero en construirse y se sitúa en la zona más estrecha sobre el río Arno. De hecho, es uno de los más antiguos de Europa. Originariamente realizado en madera durante la época romana, fue sustituido y reconstruido por uno de piedra en 1345. 

El puente está lleno de joyerías

Antiguamente, en los puentes se instalaban la gran mayoría de puestos y comercios de la ciudad. Los del Puente Vecchio se dedicaban principalmente a la venta de carne y pescado. La familia Médici mandó construir un corredor superior para pasar de un lado a otro del río sin ser vistos o sin poner en riesgo su seguridad. En 1593, Fernando I de Médici, molesto por los malos olores cada vez que pasaba, mandó cambiar esos comercios por artesanos orfebres.

Nos paramos ante el busto de Benvenuto Cellini, un referente para los maestros orfebres. También trabajó el mármol, el bronce e incluso escribió algunas obras. El Crucifijo de El Escorial y Perseo con la cabeza de Medusa (la verás en la Loggia dei Lanzi) son de las más conocidas.

Durante la II Guerra Mundial, se dice que el propio Hitler mandó respetarlo y que no fuera destruido. 

> Galería Uffizi

Es la galería más visitada de Italia junto a los Museos Vaticanos. Encontraréis obras tan reconocidas como La Primavera y el Nacimiento de Venus (ambas de Botticelli) o La venus de Urbino de Tiziano. Dependiendo del tiempo que estéis en la ciudad o de vuestras preferencias, aquí podéis pasar una mañana entera.

Fuera se encuentran esculturas de los principales artistas renacentistas.

> Piazza della Signoria

Asombrosa. Algo agobiante de gente, pero no quita lo alucinante que es. Rodeada de casas del siglo XIII, es un auténtico museo al aire libre. 

Aquí se ubican: 

Interior del Palacio Vecchio

El Palaccio Vecchio Fue residencia de los Médici hasta que se trasladaron al Palacio Pitti en 1565. Durante el período en el que Florencia fue capital del país, se ubicó aquí la Sede del Gobierno. A la izquierda de la entrada, la réplica instalada en 1910 del David de Miguel Ángel (la auténtica la puedes ver en la Galleria dell´Academia) y a la derecha Hércules y Caco de Baccio Bandinelli, que envidiaba el talento de Miguel Ángel. La entrada al patio central es gratuita. Actualmente hay oficinas del ayuntamiento y un museo. 


Su torre con una altura de 94 metros se utilizó de cárcel para los condenados antes de morir en la plaza. La entrada general cuesta 12,50€. 

La fuente de Neptuno (siglo XVI) está en el Museo Nacional y está es una copia. Se creó para la celebración de la boda entre Francisco I y Juana de Austria en 1565.

El monumento ecuestre de Cosme I  

La Loggia dei Lanzi es un espacio donde se exponen abiertamente esculturas de la familia Médici como Perseo con la cabeza de Medusa, el Rapto de las Sabinas o los Leones de Médici entre otras obras. 

> Mercado Nuevo y El Porcellino 



Cuentan que si frotas el hocico de este jabalí vuelves a Florencia y si pones una moneda en su boca, la sueltas y cae dentro de la reja se cumple el deseo que pidas. A tal punto llegó el deterioro de la estatua que se sustituyó por una idéntica en 1998. la auténtica se encuentra en el Museo Bardini. 

> Palacio Strozzi.

La familia Strozzi construyó este enorme palacio, joya del Renacentismo, tras acumular riqueza como banquero en Nápoles. Eran rivales de los Médici. Alberga exposiciones y es sede de algunas instituciones culturales.

> Plaza de la República


Esta plaza de soportales es de origen romano. Llama la atención el enorme arco triunfal en el que una inscripción reza así: "El antiguo centro de la ciudad secular desolación a vida nueva restituido". Antiguamente la zona estaba ocupada por el Mercado, pero al instaurarse como capital de Italia, se derrumbó todo a excepción de la columna central dedicada a la Abundancia. Se construyó esta elegante plaza de estilo parisino y forma rectangular. Podemos encontrar un precioso carrusel donde subir a los más peques. 

> Duomo, Baptisterio de San Juan y el Campanille de Giotto

La primera piedra del Duomo se colocó el año 1296, aunque fue terminada 140 años después. Su exterior está realizado con mármoles traídos de toda Europa en tonos verdes, blancos y rojos. Los relieves cuentan la historia de la humanidad. Destaca en la fachada la Virgen con el Niño custodiada por los 12 apóstoles y los frescos. Brunelesqui se inspiró en el Panteón de Roma para construir la cúpula. Se realizó entre 1420 y 1436 sin un contrafuerte exterior que impida que se hunda por su propio peso, lo que se consideró una genialidad dadas sus grandes dimensiones.

La entrada a la catedral Santa Maria dei Fiori es gratuita, no así subir a su cúpula que cuesta 8€. Justo enfrente, vemos el Baptisterio con unas puertas en bronce que Miguel Ángel bautizó como Puertas del Paraíso. De inspiración Bizantina, para las puertas se utilizaron moldes de cera, una técnica no utilizada con anterioridad. Es una réplica para que las auténticas no sufran ningún deterioro. 

El Campanille de Giotto tiene 85 metros de altura. Uno de los más bellos de toda Italia.

> Loggia del Bigallo. 

La encontramos de casualidad en la esquina de la piazza San Giovanni y via Calzaioli y nos llamó la atención entre la docena existentes en la ciudad por su decoración. Esta estructura gótica se construyó entre 1352 y 1358 para albergar niños perdidos o bebés no deseados. También se atendían a peregrinos y viajeros. Actualmente acoge un museo con objetos de la Compagnia del Bigallo.

> Santa María Novella (la vimos cuando fuimos a la estación de trenes que está justo detrás). Una de las iglesias más bonitas de Florencia con frescos impresionantes en su interior. También es universidad. Uno de sus alumnos más destacados fue Dante.

> Piazza Santa Trinita


Toma su nombre por la iglesia que se ubica en esta plaza. En el centro de la plaza encontramos una columna sobre la que se encuentra la escultura que representa a la justicia, traída desde las termas romanas de Caracalla. Destaca el bellísimo Palacio Spini Ferroni, construido en el siglo XIV siendo uno de los palacios privados más grandes de la época. Se puede visitar ya que alberga la casa de moda de Salvatore Ferragamo, famoso diseñador italiano que vistió los pies de las mejores actrices de Hollywood. En el museo hay una exposición con centenares de calzados y otros objetos.

> Ponte Santa Trinita. Obtendrás unas bonitas fotos del Ponte Vecchio. Heladería muy recomendada en la orilla sur del río. Puedes cenar por la animada zona de Santo Spirito.


Si sólo dispones de 24 horas y aún te quedan ganas, cogería unos bocadillos en cualquier puesto y acabaría la visita en la Plaza de Michel Angelo (Autobuses 12 y 13). Pero si tienes un día más o consideras que la caminata ha sido suficiente, mejor dejarlo para mañana.

   

QUÉ VER EN 48 HORAS

Retomamos en el Ponte de la Trinita, justo donde lo dejamos ayer.

> Santo Spirito. Esta plaza es una de las más grandes de la ciudad. Todas las mañanas hay mercado. Es una de las zonas más frecuentada por los florentinos al atardecer ya que hay muchos talleres de artistas, restaurantes y locales nocturnos.

> Palacio Pitti y jardines Boboli. 


El Palacio Pitti fue comprado al banquero Luca Pitti por Leonor de Toledo, esposa del gran duque Cosme I Médici. En el siglo XIX sirvió como base militar a Napoleón y también residencia de los reyes durante un tiempo hasta que fue donado al pueblo. Actualmente es un museo galerías de arte palatino y moderno y el tesoro de los Duques. La entrad cuesta 16€. (Ciudadanos europeos entre 18 y 25 años 2€)

Los jardines Boboli están dentro de dicho palacio. La entrada cuesta 10€. (Ciudadanos europeos entre 18 y 25 años 2€)

Nos adentramos por la calle Via Romana curioseando en diferentes talleres de artesanos, tiendas de antigüedades y paramos en una bonita iglesia, la de San Felice in Piazza, con bonitas pinturas y un crucifijo atribuido a Giotto. También en esta calle hay columnas romanas y es un buen lugar donde comprar recuerdos a buen precio. (No lo incluyo en el mapa, pero es dirección oeste del Palacio Pitti).

> Jardín de las Rosas y Mirador de Michel Angelo. La mayoría de turistas pasan de largo al subir a la Piazza Michael Angelo y pocos conocen este oasis ideal para desconectar. 

Jardín de las Rosas

Desde el puente Vecchio bordeando la orilla sur del río Arno, cogemos Via de Bardi  y cruzamos la muralla de Florencia por la Porta San Miniato dirigiéndonos hacia Via del Mone alle Croci. Subimos por un atajo lleno de escaleras. A la mitad, a mano izquierda, encontramos la puerta a los jardines. Abierta al público desde 1985, ofrece una de las más bellas estampas de toda la ciudad. Una variedad de más de 400 rosas, 1200 variedades botánicas, esculturas del artista belga Folon, un jardín japonés diseñado por Yasuo Kitayama que donó la ciudad de Kyoto. Está abierto de 8 a 20h y es gratuito. Seguiremos subiendo las escaleras hasta llegar a la Plaza Michel Angelo al atardecer. Mucha gente sube con pizzas o bocatas para cenar.


San Miniato. Esta basílica se encuentra en la parte alta de la plaza Michel Angelo y parece estar protegiendo la ciudad. A sus pies hay un cementerio del siglo II, uno de los más antiguos de Europa. 

> Bajamos por la Torre de San Niccolo mientras disfrutamos de Florencia iluminada. Descubrimos una plaza con diferentes fuentes a modo de cascadas.


> Ponte Alle Grazie. 


El puente original era de la época romana, pero fue destruido por las tropas nazis en 1944. El actual se inauguró en 1953. Comunica la Via de Benci con la Piazza de Mozzi y ofrece una perspectiva diferente del Ponte Vecchio. Aproximadamente en la mitad, encontramos la escultura "Uomo Coume" ("Hombre Común") del artista francés Abraham Clet. Con un pie anclado en el puente y el otro como dando un paso, parece lanzarse al vacío. Su autor lo define como "el momento de la vida en el que vas a dar un paso sin saber las consecuencias".

> Santa Croce.


Esta plaza me gustó mucho y además es más tranquila. La zona era pantanosa y fue saneada por los monjes franciscanos. A partir de entonces, se convirtió en una de las plazas más concurridas donde realizar festejos, torneos caballerescos, ferias y mercados. Desde el Renacimiento se celebran los partidos de "calcio" históricos. 


Podemos ver diferentes elementos como una fuente, la iglesia (la encontramos cerrada),la escultura de Dante Alighierie, (autor de la Divina Comedia) y un llamativo edificio con pinturas del siglo XVII con personajes de la mitología griega inspirados en los frescos que ocupaban el antiguo palacio de Nerón. 
La iglesia con fachada de mármoles blancos y verdes, tardó cerca de 600 años en completarse. En ella se encuentran los panteones de Maquiavelo, Galileo Galilei y Miguel Ángel.



La basílica de la Santa Croce es conocida popularmente porque se dice que fue debido a su belleza que Stendhal padeció vértigos, mareo y palpitaciones ante tal belleza dando lugar al denominado síndrome de Stendhal (cuando una persona se ve sobrepasado ante tanta acumulación de belleza y obras de arte). Para mí que le dio una lipotimia 😄 pero no deja de ser un dato curioso, sea cierto o no.

 

Si eres un gran amante del arte querrás entrar a los museos, galerías y visitar las dos fortalezas que posee la ciudad, lo cual puede dar para un tercer día.

9 comentarios:

  1. Fantástico trabajo, excelente trabajo, nos ha gustado tanto el texto como las fotos que lo acompañan. Que ganas de volver a Florencia!!

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Jose.Me alegra mucho saber que te ha gustado. Seguro que volveremos.
      Un saludo

      Eliminar
  2. Florencia, Roma y Venecia, las tres perlas italianas, aunque para los amantes del arte todos los museos que puedes encontrar en Florencia te pueden llevar una eternidad para visitarlos.
    Muchas gracias por compartir estos lugares.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose Carlos!

      Completamente de acuerdo contigo. A nosotros con toda la historia del Covid, las niñas que aún estaban sin vacunar (en España aún no habían empezado) nos tocó dejar esas visitas para otra ocasión. Aún así vale muchísimo la pena. Para otro viaje esperamos conocer muchos más lugares de la Toscana también.
      Un saludo

      Eliminar
  3. Precioso reportaje, a la altura de la belleza de Florencia. Cuando consiga ir me da la lipotimia de Stendhal, seguro. Muy buena y útil información. Gracias por compartirla.
    Saludos desde Marcosplanet.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marcos:
      Intenta no ir con demasiado calor jaja que también puede influir jaja
      Muchas gracias por tus palabras. Me alegro de que te haya gustado nuestro artículo.
      Un saludo

      Eliminar
  4. Desde luego hay que dedicarle al menos 2 días a Florencia, porque menos se te queda corta. El reportaje, de lo más completo, poco o nada te has dejado para la que es una de las ciudade smás bellas de Europa. Además, aunque la he visitado varias veces he de admitir que nada había oído hablar de este jardín japonés donado por la ciudad de Kyoto. Que chulada!

    ResponderEliminar
  5. He mos estado dos veces en Florencia, es una ciudad realmente preciosa. La primera vez, éramos novios Yolanda y yo, y vimos la ciudad entera, pero entrando sólo a La Academia, Palaccio Pitti, al campanario del Duomo de Giotto, al Palaccio Vecchio y a la Santa María Novella.

    La segunda vez, ya con los niños, subimos a la cúpula de Brunelleschi, entramos al Baptisterio, a la Galería Uffizi, y a Santa Croce, además de no perdernos el atardecer en la Plaza Michel Angelo, de modo que se puede decir que completamos nuestra primera visita.

    ResponderEliminar
  6. Estuve en Florencia en un viaje de fin de curso. Desgraciadamente, estuvimos muy poco rato porque, desde luego, es una ciudad para dedicarle días y kilómetros. Gracias por tu guía, me viene perfecto para cuando vuelva (que volveré) :D

    ResponderEliminar