martes, 28 de agosto de 2018

Tres días en Lisboa con niños: Día 1


En nuestro viaje a Portugal reservamos 4 noches en la capital lusa, en un hotel cerca de la Praça de Espanha. En la ciudad es prácticamente imposible aparcar, todo es zona verde, con lo que os aconsejo buscar hotel con aparcamiento si venís con coche. La Praça Espanha tiene muy buena combinación en metro y hay varias paradas de autobús, aunque pocos restaurantes.
Os invito a visitar la página de Visit Lisboa que nos ha ayudado a organizar este viaje para aprovechar al máximo nuestros días en la ciudad.
En este primer post os relatamos nuestro primer día completo en el que hemos querido tener un primer contacto con la ciudad.

Día 1

Nos despertamos con unas ganas locas de empezar a conocer la ciudad y la mejor manera es saber su historia, así que en base a esto programamos el siguiente recorrido:

1.-Plaza del Comercio


Llegamos en metro a la parada Terreiro do Paço (Línea azul) y al salir encontramos la Praça do Comercio abierta al Tajo, donde al atardecer mucha gente se concentra para disfrutar de las vistas desde lo que queda de las escalinatas del Palacio Real que existió en esta misma plaza antes del terremoto. Es centro neurálgico de la ciudad, aquí se entrecruzan muchos de los transportes con los que puedes recorrer la ciudad: tranvía, autobuses, metro, barcos,...


En el centro se encuentra la estatua ecuestre de José I, quien reinaba cuando sucedió el seísmo que arrasó la ciudad. Fue esculpida en bronce por Machado de Castro en 1775.
Otros sucesos que tuvieron lugar aquí fue el asesinato del rey Carlos y su hijo Luis Felipe mientras paseaban el 1 de febrero de 1908 o la Revolución de los Claveles el 25 de Abril de 1974 cuando se acabó con la dictadura más longeva de Europa.

Desde el agua es el mejor lugar para ver las escalinatas que quedaron del antiguo Palacio Real y toda la plaza.

Bajo los soportales encontramos la Oficina de Turismo, restaurantes, tiendas y el Martinho da Arcada, el café con más antigüedad de Lisboa.

2.- Lisboa Story Centre


En la misma plaza del Comercio, a mano derecha y de espaldas al Tajo, se encuentra el Lisboa Story Centre. Un lugar que transporta a los visitantes por toda la historia de la ciudad de forma amena mediante recreaciones, hologramas, audiovisuales, etc. Desde los primeros pobladores de la ciudad, pasando por la época de los Descubrimientos y relatando la catástrofe del 1 de noviembre de 1755 con veracidad. Ese día de Todos los Santos, la gente se reunió en las iglesias sin saber que el seísmo más destructivo de la historia de Europa estaba por venir. Muchos llegaron a pensar que era un castigo divino.


El espacio cuenta como el Marqués de Pombal convivió con la población, lanzando cadáveres al río y sintiendo el olor de los cuerpos. Impidió la salida de la ciudad de toda la población con la promesa de la reconstrucción de la ciudad. Eugenio Dos Santos presentó el proyecto más moderno para una ciudad innovadora.
No olvidéis subir las escaleras para llegar a la sala virtual. A las niñas les gusto mucho, sobre todo los efectos especiales cuando cuentan la historia del terremoto.
Se puede adquirir una entrada conjunta para el Lisboa Story Center + Arco da Rua Augusta por 8€ los adultos, 4,50€ niños de 6 a 15 años, menores de 5 años gratis y la entrada familiar (2 adultos + 2 niñ@s) por 24€
Horario: Todos los días de 10h a 20h.

3.- Arco da Rua Augusta



Nuestra siguiente parada fue el Arco da Rua Augusta, el mirador más nuevo de la ciudad, inaugurado en el año 2013. Su entrada está en cuanto cruzas el arco desde la Plaza do Comerçio a la derecha.
Su construcción empezó en el año 1755, tras el demoledor terremoto, como símbolo de la reconstrucción de la capital. Se terminó de construir en el siglo XIX. Destacan las esculturas de grandes personajes en la historia de Portugal como son Viriato, Nuno Alvares Pereira, Vasco da Gama y el Marqués de Pombal. El letrero sobre el escudo está escrito en latín se traduce como "Las virtudes de los más grandes sean una enseñanza para todos" Arriba del todo, justo en el mirador, están las enormes esculturas que reflejan el Valor, la Gloria y el Genio. Cualidades vinculadas a los personajes históricos mencionados.

Acceso al Arco por la Rua Augusta.

 La subida se hace en ascensor y tienen controlado el aforo para que no resulte agobiante y puedas disfrutar de unas vistas de 360º de Lisboa. Es increíble la sensación de estar encima del arco más famoso y fotografiado de Portugal. Tener las estatuas tan cerca con esa grandeza, impone.
Para no encontrarte en la parte de escaleras con más gente se han instalado unas luces que accionas mediante un botón para que subas cuando este la luz en verde sin encontrarte a nadie por las estrechas escaleras. En rojo toca esperar. El tramo de escaleras es muy pequeño ( menos que un piso).
En una de las salas encontramos el mecanismo del reloj que está en la parte del arco que se ve desde la Rua Augusta.
Un lugar indispensable para los que nos gusta la fotografía.
Horario: 9h a 20h (15 abril a 15 mayo y 1 sep. a 31 oct.)
                9h a 21h (16 mayo a 31 agosto)
                9h a 19h (1 nov. a 14 abril)
Precio: 3 €, menores de 5 años gratuito.
Desde aquí recorremos una de las Vías más concurridas de la ciudad hasta llegar a la plaza de Rossio.

4.- Rua Augusta hasta Plaza Rossio

Paseando por esta calle peatonal encontramos restaurantes, cafeterías, pastelerías, souvenirs y muchas tiendas de ropa.


A la izquierda encontramos el Elevador de Santa Justa construido por  el  seguidor del arquitecto Eiffel, Raoul Mesnier de Ponsard en 1902. En 1907 se sustituyó su funcionamiento a vapor por motores eléctricos. Cuesta 5 euros ida/vuelta, a menos que lo tengas gratuito con la Lisboa Card, la tarjeta Viva Viagem u otros como el ticket del Yellow Bus. (Hablaremos del transporte en otro post)
Continuamos por esta animada calle hasta llegar a la Plaza Rossio, lugar de reunión de muchos lisboetas. Llama la atención la forma ondulada de su suelo y la estatua central  de Dom Pedro IV, nombre oficial de la plaza. Este rey, apodado el Rey Soldado, declaró la independencia entre Brasil y Portugal. Encontramos la estación de trenes de estilo manuelino que fue construida en 1887 y tiene llamativos arcos de herradura como puertas. El Teatro Nacional Doña María II se encuentra en esta misma plaza.

Plaza de Rossio o de Dom Pedro IV.

Nos acercamos a la plaza da Figueira, a la derecha según subes por la Rua Augusta, para coger el tranvía número 12. Los tranvías pasan con mucha frecuencia y desde aquí no subía demasiada gente como en las siguientes paradas.

ATENCIÓN: En los tranvías hay que estar alerta con los carteristas. No tuvimos problema, pero nos lo advirtieron en varias ocasiones. A veces incluso parecen turistas de otras nacionalidades.


5.- Miradouros


Los miradores de Lisboa tienen un ambiente muy alegre, además de las espectaculares vistas.

Bajamos del tranvía en la parada Portas do Sol. Este es uno de los famosos miradores de Lisboa. La calle de la derecha nos lleva al de Santa Luzia, para mí el más romántico. Lleno de flores, arcos, músicos, fachada con azulejos que cuentan la conquista del castillo de San Jorge por los cristianos y el seísmo que asoló la ciudad. Desde ambos miradores disfrutarás de vistas al Tajo y al barrio de Alfama.

Mirador de Santa Luzia

Desde aquí ascendemos hacia el Castillo. Esta bien señalizado.

6.- Castillo de San Jorge

Encontramos bastante gente y casi nos echamos para atrás, pero comprobamos la rapidez con la que iba la cola y decidimos entrar. La enorme explanada que encuentras nada más entrar te invita a descansar bajo la sombra de los árboles mientras disfrutas de las vistas excepcionales de este mirador. De hecho, esta es la colina más alta de la ciudad.


El castillo ha pasado por diferentes períodos: sus primeros habitantes llegaron en el siglo VII a.C. como atestiguan los restos arqueológicos encontrados (acceso restringido), la época islámica en la que se construyó el castillo a mediados del siglo XI, la reconquista y su máximo esplendor cuando fue residencia real del siglo XIII al XVI. Tras la adhesión de Portugal a la Corona de España en1580 su función fue militar hasta principios del siglo XX.
Se restauró entre los años 1938 y 1940 y se abrió al público.


¿Qué puedes ver en el castillo? Además de encontrar pavos reales sueltos, (nosotros los vimos sobre un pino buscando la sombra...) a los niñ@s les gustará la Cámara Obscura en la que mediante lentes y espejos se puede ver toda Lisboa a tiempo real en un gran círculo. La exposición permanente muestra importantes objetos hallados en este lugar y junto al conjunto edificado donde actualmente se encuentran el café y el restaurante forman lo que fue el antiguo Palacio Real. Otros elementos de este palacio del que quedan restos son el jardín romántico.
El castillo cuenta con 11 torres, el camino de ronda sobre las murallas, restos de una cisterna en la segunda plaza y antiguas construcciones.
Se hacen visitas guiadas gratuitas. Consultar el horario a la entrada.
Horario: 9h a 21h (marzo a oct.)
                9h a 18h (nov. a feb.)
                La Cámara Obscura de 10h a 17.20h
Precio: Entrada general 8.50€
             Entrada familia (2 adultos + 2 niños) 20€

7.- Alfama


Este antiguo barrio árabe de estrechas calles que se entrecruzan está lleno de rincones con encanto. Un barrio bohemio muy diferente de las zonas más cosmopolitas de la ciudad. Lo mejor es recorrerlo a tu aire. Con niños es más cómodo hacer la subida en tranvía u otro transporte y la bajada a pie. Nosotros llegamos hasta la Sé, Catedral de Lisboa. La visita es gratuita, aunque el claustro es de pago.

Los tuk tuks aparcan delante de la catedral, lugar por el que pasa el famoso tranvía 28. 

Otro de los lugares a los que puedes llegar es la Casa de los Bicos (actual sede de la Fundación José Saramago) donde puedes visitar gratuitamente una exposición con restos arqueológicos que fueron hallados en el lugar. Delante hay un espacio con césped y un parque de columpios ideal para descansar.
Merendamos en una de las muchas pastelerías que encuentras casi en cualquier esquina. ¡Qué grandes pasteleros y cocineros son los portugueses! Cuesta decidirse entre tanta variedad.

8.- Tour en Barco.

Volvemos a la Plaza del Comercio para acabar este intenso día de la forma más relajada con "Yellow Boat Tour", un paseo en barco de hora y media de duración.
Nos acercamos a la estación de Terreiro do Paço donde está la pequeña caseta de la empresa y desde allí al embarcadero que está un poco más adelante.
Alejándonos del ruido de la ciudad disfrutamos de una vista privilegiada de la "Ciudad de las 7 Colinas".

Una excursión para disfrutar de otra perspectiva de la ciudad que gustará a pequeños y adultos. Aprovecha las ventajas de este transporte.

Mientras navegamos recorremos los principales monumentos al borde de las aguas del río Tajo y su codiciada desembocadura.
La réplica del Cristo Rey de Río de Janeiro fue construida como ofrenda por no participar en la 2ª Guerra  Mundial con una altura de 113 metros. Nos acercamos y pasamos por debajo del puente 25 de Abril y nos fijamos en que hay esculpidos unos delfines en los pedestales, detalles que se nos escapan de lejos. El barco tiene dos paradas en el barrio de Belem.
Esta modalidad de transporte tiene diferentes combinaciones con acceso gratuito al Elevador Santa Justa, Carris (tranvías y funiculares) y Aerobús (enlace con el aeropuerto): desde el más simple con bote y bus por 20 euros (10€ los niños de 4 a 10 años) con una válidez de 24 horas reales desde que le das el primer uso al Todo Incluido por 45 euros adultos y 22, 5 con el ticket de 72 horas. Consultar en el mismo punto de venta o en su web para ver la combinación que os conviene más si queréis hacer este tour que sorprenderá a toda la familia.

Paseo por ambas orillas del Tajo donde descubrimos detalles como los delfines y nos enteramos de muchas curiosidades.

Después del relajante paseo en barco, volvimos a la plaza para coger el metro que nos llevaría al hotel.
Aquí os dejo el recorrido de este día, tener en cuenta que del punto D cogemos el tranvía 12 que nos deja en el punto E. Si queréis lo podéis hacer a pie, pero con niños les resultará más atractivo subir en tranvía y evitarás cansarlos demasiado.





NOTA: Este post es una acción colaborativa con Visit Lisboa. Nuestra opinión es independiente y esta basada en la experiencia real.


miércoles, 18 de julio de 2018

Recorrido con niños por el Mar Menor


La Manga del Mar Menor es una franja de arena de 21 km de longitud separa dos mares: el Mar Menor y el Mar Mediterráneo. Situada en la región de Murcia, esta lengua  de arena se estrecha y ensancha a gusto de la naturaleza entre los 1200 metros y los 100 en algunos tramos y se extiende desde el Cabo de Palos hasta las Salinas de San Pedro, aunque no podrás cruzar a este otro lado ya que la carretera acaba. Se dijo que se haría un puente para llegar al otro lado, pero de momento no se ha hecho.

El Mar Menor es la laguna salada más importante del mundo y posee un ecosistema único. Sus aguas, con altas concentraciones de yodo y rica en sales minerales, con poco profundidad (no superior a 7 metros). Si dais un paseo en barco podréis conocer las leyendas, la historia y las cinco islas de su interior (Barón, Perdiguera, Redondela, Ciervo y Sujeto). En la Isla del Barón o Isla Mayor el Barón de Benifayo edificó un palacio. También en esta isla de origen volcánico existe un bosque de palmitos que es una especie única en Europa.

Playas tranquilas ideales para todo tipo de deportes naúticos y largos paseos en las que siempre encontraremos momentos para descansar con vistas incomparables.

¿QUÉ HAY QUE VER EN EL MAR MENOR? El Mar Menor no es para ir con prisas, esta zona privilegiada de Murcia es para sentirla, saborearla y relajarse. 

Aquí os indicamos los principales puntos desde nuestro punto de vista:

  • Cabo de Palos



Comenzamos nuestra ruta visitando el Cabo de Palos y subimos al faro que se convierte en el mejor mirador de La Manga, el Mar Menor, calas y acantilados cercanos.
Este faro histórico del siglo XIX, llamado así por los romanos y que significa "Cabo de la Laguna" sirvió de escuela de fareros.
Tuvimos suerte y desde aquí  y sobre nuestras cabezas pudimos contemplar un espectáculo único por parte de los cazas de la Patrulla Águila que tiene su base en la Academia del Aire de San Javier. Sus acrobacias son espectaculares. Este año además celebran el 75 aniversario de la Academia.

Acrobacias de la patrulla Águila e incomparables vistas de La Manga.

Este pueblo pesquero a orillas del Mar Mediterráneo es famoso entre los que practican el buceo.
Puedes visitar el puerto, la lonja, o comprar alguna cosilla en el mercadillo de los domingos.

  • La pequeña Venecia del Mar Menor

Tomás Maestre fue el padre urbanístico de La Manga. Mientras transcurrimos con el coche  nos damos cuenta de lo preparado que está para el turismo. Entre playa y playa múltiples hoteles, apartamentos, restaurantes,... hasta que llegamos al Puente del Estacio. Este puente levadizo sobre el que pasa la carretera, tiene un horario de apertura para que pasen las embarcaciones y resulta muy curioso para los niños. Junto a él una llamativa Torre y en aguas del Mediterráneo un bonito faro. En esta parte de La Manga y en las aguas del Mar Menor se encuentra el Puerto Deportivo Tomás Maestre.

Nosotros no tuvimos ocasión de ver abrirse el puente, así que os dejo el horario por si tenéis más suerte,

Más adelante empiezan a verse villas entre canales navegables con acceso a ambos mares que permite a los vecinos llegar a sus viviendas a través del mar o de la tierra. Es la llamada Veneziola.

Veneziola

  • El Puente de la Risa

Llegamos al final de La Manga donde se juntan los dos mares: el Mar Menor con el Mar Mediterráneo y encontramos el famoso Puente de la Risa. 
Con la idea de crear una pequeña Venecia con acceso por carretera nace el Puente de la Risa para superar la Gola del Charco, uno de los canales naturales que cortan La Manga. Fue construido en 1978 imitando los puentes venecianos. Su arco es tan pronunciado que al atravesar el punto más alto en coche  genera una sensación de vacío en el estómago que a muchos les produce risa. Las niñas nos lo hicieron cruzar un par de veces. 

Puente de la Risa


  • San Pedro del Pinatar

Ante la imposibilidad de dar la vuelta completa al Mar Menor por carretera, fuimos hasta el otro lado bordeando la laguna hasta llegar a San Pedro del Pinatar para conocer el otro punto de casi unión entre los mares. Aquí encontramos las piscinas de lodos curativos naturales frente una panorámica de las conocidas charcas del Parque Regional de las Salinas.  Esta es la mayor zona de lodoterapia al aire libre de toda Europa, con sus famosos barros mineromedicinales. Contra lo que pensábamos, no había nadie tomando los baños de lodo, por lo que nos dio algo de reparo ser los únicos en embadurnarnos. 

Zona de lodos.

Este humedal es zona de avistamiento de flamencos por ser lugar de nidificación y descanso para numerosas especies de aves.

Los flamencos en la zona de los lodos. 

En este municipio existen dos de los molinos mejor conservados que se construían en las cercanías de salinas y se empleaban para moler sal y elevar el agua de las piscinas.

Molino de La Calcetera


El sendero de Las Encañizadas empieza en el Molino de Quintín y termina en el de La Calcetera. Es un paseo de los más bonitos con casi 3 kilómetros de ida y luego la vuelta. Quizás los más pequeños se puedan cansar (no olvidéis llevar agua, indispensable). Es un paseo genial para ir en bici.
Mientras las niñas se pegaban un baño en las aguas del Mar Menor, yo me empeñé en llegar hasta el final del sendero.  

Precioso paseo entre el Mar Menor, la zona de lodos y salinera y frente a La Manga tras la cuál está el Mar Mediterráneo.

Una visita que no pudimos hacer porque se nos hizo tarde, fue al Palacio del Barón de Benifayó donde se encuentra el Museo Municipal de San Pedro, con exposiciones dedicadas a la arqueología, los fósiles y la etnografía. También cuenta con una colección de juguetes antiguos y material cinematográfico. La Casa del Reloj es otra de las villas de finales del siglo XIX que conocer. Fue construida como casa de veraneo para la poderosa familia Servet y en ella falleció el que fuera presidente de la I República española, Emilio Castelar.

Caseta dentro del Mar Menor (San Pedro del Pinatar)

Una de las construcciones que más nos llamó la atención fue esta caseta en el agua. Realmente preciosa, hizo que nos parasemos a fotografiarla cuando ya nos íbamos hacia Los Alcázares, donde teníamos el hotel.


  • Los Alcázares

Es fácil ver pasar muy cerca los aviones, ya que hay un aeropuerto en San Javier.

Los Alcázares posee uno de los paseos marítimos más agradables que recomendamos hacer en esta región de Murcia. Paseando nos encontramos dentro del mar el hermoso restaurante San Antonio, donde hay menús por muy buen precio. El caldero es el plato típico.

El restaurante San Antonio está suspendido sobre el mar. Antiguamente era un balneario.

El Hotel Balneario de La Encarnación fue inaugurado en 1904, está un poco más adelante y por su parte opuesta al mar podrás entrar a visitar sus zonas comunes. Destaca el patio central con fotos y cuadros de otra época. Este balneario continua ofreciendo tratamientos de baños termales en instalaciones renovadas, también cuenta con un restaurante que ofrece espectáculos.

Patio central del Hotel Balneario La Encarnación.

Nosotros visitamos la localidad en Semana Santa cuando se rememoran las incursiones que los piratas berberiscos llevaban a cabo en las costas durante los siglos XVI-XVIII. Recorrimos el anunciado como mayor mercadillo tradicional de Europa cruzándonos con corsarios, músicos, cetreros... entre comida y artesanía.


Otros lugares para ver en Los Alcázares son:
  • El Museo Aeronáutico, primera base de hidroaviones de España. Acoge una de las colecciones más completas sobre aviación militar. (Horario: L a V de 9 a 14).
  • Mercado de los martes y sábados.
  • Los siete kms. de playas de fina arena: La Concha, El Espejo, Las Salinas, Los Narejos, Manzanares y Carrión.
  • Centro de Alto Rendimiento Infanta Cristina, uno de los mejores de Europa en la formación deportiva de élite.
  • Balsas romanas de Los Diegos. Fueron descubiertas por casualidad después de estar ocultas durante dos mil años.
Antes de irnos a cenar al hotel fuimos unas pistas de karts, una actividad que les encanta a las niñas y después de todo este recorrido fue un punto final que agradecieron.



OTRAS EXCURSIONES DESDE EL MAR MENOR

Si vais a estar más días, os recomiendo estas excursiones desde Los Alcázares:

Cartagena, a 22 kms.
Lorca, 93 kms.
Parque Minero de La Unión, 22 kms.
Elche, 79 kms.




jueves, 7 de junio de 2018

Reserva Natural de la Foz de Lumbier


Teníamos programada  esta excursión para la tarde, después de una mañana ajetreada visitando algunos pueblos navarros, lo mejor era relajarse en la naturaleza. Es una opción tranquila para pasar una tarde de calor.
Llegamos desde la carretera de Pamplona y antes de adentrarnos en el pueblo, encontramos el desvío que en menos de 2 kilómetros nos lleva a la Foz. Allí dejamos el coche en un amplio aparcamiento de pago. Dispone de merendero, baños, área recreativa y un punto de información turística abierto en los meses estivales.



La Foz de Lumbier es un profundo desfiladero que ha sido erosionado por el río Irati. Durante siglos ha estado aislado, por lo que se ha convertido en una reserva natural en la que es fácil ver aves como el buitre leonado, halcones, alimoches,... No olvidéis llevar prismáticos en este enclave.



La ruta es sencilla y os la recomiendo si queréis conocer un imprescindible en la Navarra natural.
El sendero está adaptado para minusválidos y podéis pasear con carro de bebé. La longitud total (ida y vuelta) es de 2,6 kilómetros y no tiene mayor dificultad, así que es genial para ir con niños de cualquier edad.

Os recomiendo llevar gorras, pues hay zonas en las que pega bien el sol. 

Por aquí pasaba hasta los años 50 el ferrocarril "El Irati". Concebido para transportar maderas de la empresa "El Irati, S.A.", pronto se usó también para pasajeros. Fue el primer tren eléctrico de España y comunicaba Sangüesa con Pamplona. Este tramo de vía verde que se viene recuperando, atraviesa la Foz paralelo al río y nos permite disfrutar del espectacular entorno.
El camino que hicimos es el corto, que termina en el Puente del Diablo, pero hay otro más largo señalizado con marcas verdes y blancas y postes de madera que empieza antes del primer túnel y recorre 5,5 km.

Entrando al primer túnel.

El primer túnel está a pocos metros del aparcamiento y si lleváis linternas les parecerá más divertido recorrer sus 167 metros.
Nada más salir, a la derecha discurre un caminito para bajar hasta una de las zonas aptas para el baño (siempre con precaución). El descenso no es peligroso y los niños disfrutan muchísimo. Es un buen lugar para descansar, ver los cangrejos de río (está totalmente prohibido cogerlos) y si os atrevéis, podéis pegaros un chapuzón, aunque os advierto que lo más peligroso es lo helada que está el agua. No seriáis los primeros a los que os daría un tirón. Os recomiendo parar a la vuelta para descansar sin prisa mientras los más pequeños se divierten y deleitarse con tan bello paisaje, todo un paraíso para los amantes de la naturaleza.




Antes de atravesar el segundo túnel podrás ver los buitres y otras aves. A mano derecha hay un caminito para bajar al río. Hay que extremar las precauciones si vas con peques, pues hay algo de corriente. No recomiendo bañarse aquí, pero es un bonito observatorio de aves. Es fácil verlos llevando comida a sus crías que esperan en cualquier recoveco de la roca. Nosotros nos tiramos un buen rato allí, desde donde también puedes ver los restos del Puente del Diablo.





Este puente fue construido en el siglo XVI para que los peregrinos pudieran salvar el río Irati al venir desde Somport por el Camino de Santiago y fue destruido durante la Guerra de la Independencia en 1812.

Podemos ver al fondo lo que queda del Puente del Diablo.

Un vecino de la zona nos contó que algunos se tiran desde las ruinas del puente y que la poza es la más profunda de España. Algo que no sabemos a ciencia cierta, pero profunda debe ser.
Al pasar el segundo y último túnel encontramos un cartel de advertencia ante la peligrosidad de continuar el camino hacia el puente y como ya lo vimos desde abajo, ¿para qué arriesgarse?


Puedes completar la visita en el Centro de Interpretación de las Foces que se ubica en la Oficina de Turismo, en el pueblo de Lumbier.



domingo, 8 de abril de 2018

Ruta de la película "8 apellidos catalanes"

Las principales secuencias se rodaron en la provincia catalana de Girona. Foto: Girona

Las localizaciones de películas se están convirtiendo en reclamos turísticos para muchos seguidores de series y también de películas. Precedidos por el éxito de la que fue la película más taquillera de la historia del cine español "Ocho apellidos vascos",  en nuestra escapada por la provincia de Girona aprovechamos para conocer algunos de los principales escenarios de "Ocho apellidos catalanes".
En esta secuela, de la que esperemos se hagan más, Koldo se entera de que su hija se va a casar con un catalán y recorre media España para buscar a su ex-novio Rafa y convencerle para rescatar a Amaia evitando la boda.
Estas películas son entretenidas para verlas en familia. A las niñas les gustó reconocer los escenarios.

Descansando después de subir las escaleras de la catedral de Girona

Empezamos desde Girona e hicimos una visita rápida pues disponíamos de poco tiempo si queríamos llegar a todo, aunque el suficiente para conocerla y entrar en su catedral que junto al barrio judío son dos de los puntos fuertes.
Las primeras escenas de la película se rodaron en las calles del casco antiguo. También la mundialmente conocida serie de Juego de Tronos ubicó en la ciudad diferentes escenarios de rodaje.
No puedes irte sin ver la Plaza dels Jurats, el Paseo Arqueológico y los baños árabes.
Por supuesto, disfrutamos de las vistas emblemáticas del río Oñar con sus casas de colores y sus puentes. Uno de ellos, el rojo, llamado Puente de Hierro, fue diseñado por Gustave Eiffel. Sí, sí, el mismo arquitecto de la famosísima torre parisina. Aunque a mí me gusta mucho más el Puente de Gómez, llamado así por el dueño de la casa que tuvieron que derrumbar para su construcción. Este puente me parece muy fotogénico con esas originales fachadas.

Preciosas vistas de Gerona. A la izquierda la Basílica de Sant Feliu y en lo más alto la Catedral.

Si deseas volver, no olvides besar el culo de la mona como manda la tradición. Está entre el puente de piedra y la Basílica de Sant Feliu.
Continuamos dirección Peratallada, pero antes paramos en Monells que está a 31 kilómetros de la capital.

Arriba nuestra foto de Foixà, abajo fotograma de la película.

En la película se ve la imagen de entrada al pueblo con la señal de Senorelles, pero la entrada no corresponde con Monells, sino con una pequeña localidad que encontramos (tras mucho indagar en internet) y que está a 10 kms. de la principal localización. Desde la carretera el conjunto se ve alrededor de un montículo con una panorámica de campos muy bonita. Es Foixà, con un castillo precioso de principios del siglo XIII, que resistió varias batallas contra los reyes de Aragón en 1342 y siete meses de asedio por parte de las tropas del conde de Ampurias, Joan I. Murió convertido en rey en una caída de caballo, aunque con los enemigos que tenía no sería de extrañar que hubiera sido un complot. En el mismo lugar en el que se encontró su cadáver se alzó una cruz gótica.

Entrada a Monells

El pueblo de Senorelles es ficticio, pero no el de Monells que se encuentra en el Bajo Ampurdán. Sus calles de construcción medieval está protegido por la Unión Europea.
Monells se ha hecho muy conocido gracias a la película "Ocho apellidos catalanes", pero es una gozada recorrerlo. Es uno de esos pueblos que conserva el estilo medieval más auténtico.


Los soportales de la Plaza de L´Oli sirvieron para celebrar el mercado durante los siglos XIV y XV que luego se trasladó a la plaza Jaime I. Está pequeña plaza presenta formas irregulares y sus porches forman rincones muy bellos desde diversos ángulos. La plaza es uno de los lugares de rodaje principal de "8 apellidos catalanes", aunque en la película le pusieron el nombre de Plaça de Guardiola.

Plaza Jaime I

Nos tomamos un café en el bar al que entraban sobornados con jamón algunos vecinos del ficticio pueblo de Senorelles. Dentro cuelgan fotos con algunos actores que han pasado por allí.
El pueblo es pequeño y no necesitas demasiado tiempo para recorrerlo. Junto a la carretera está su cementerio e iglesia.

Otra foto del pueblo de Monells, la plaza de l´Oli

Desde aquí, nos acercamos a Peratallada porque, aunque no fue escenario de la peli, está a tan sólo 13 kilómetros.
Sabiendo que la masía del rodaje es de propiedad privada y no se puede entrar, decidimos no acercarnos. Se trata de la masía Can Llambí, en Llagostera. Tampoco nos acercamos a Palafrugell, donde se desplazó el equipo de rodaje para grabar las imágenes de la comisaría de Mossos d´Esquadra. Palafrugell está a 11 kms. de Peratallada, hacia la costa.

Peratallada esta lleno de rincones con mucho encanto.


La ruta recorre unos 46 kilómetros. Os dejamos el plano de Google.