viernes, 13 de octubre de 2017

Sorprendente excursión de espeología con niños en Navarra


La Cueva de los Cristinos, en la Sierra de Urbasa y Monte Limitaciones, es una de las pocas cuevas vírgenes que se pueden visitar libremente. Por lo que hemos podido informarnos, a la cueva se le pudo dar varios usos en épocas de guerras carlistas que van desde almacén de armamento, cementerio, cárcel o refugio. Se denominó cristinos a los partidarios de Mª Cristina de Borbón,  por lo cual se le supone el origen del nombre a esta cueva. Mª Cristina fue regente de España a la muerte de su marido Fernando VII y hasta que su hija Isabel II alcanzó la mayoría de edad. A los cristinos también se les llamaba isabelinos.

Población de Larraona. 

Larraona, pueblo desde el que partimos para hacer la ruta, está a 86 kms. de Pamplona, 70 de Logroño, 100 de Bilbao y 47 de Vitoria. El pueblo pertenece al Valle de Améscoa y dista 10 kilómetros de uno de los puntos más turísticos de Navarra, el Nacedero del Urederra (Pincha para ir al post).

Parque Natural Sierra de Urbasa

La Sierra de Urbasa es una meseta de aproximadamente 1000 metros de altitud y relieve kárstico con numerosas cuevas y simas. Esconde bosques como el de Artea, junto a la ermita que pasaremos camino a la cueva, en el que predominan las hayas, el musgo, los helechos y las formas curiosas de las rocas le dan un aire mágico que te envuelve.  En las zonas menos densas encontramos también arces campestres. Los vestigios y testigos prehistóricos de la presencia humana en la Sierra son numerosos, principalmente; dólmenes, túmulos y menhires.

Tomaremos el camino de la izquierda pasando por un primer abrevadero y dejaremos atrás las últimas casas.

Dejamos el coche prácticamente a las afueras del pueblo y nos dirigimos un pequeño tramo por la carretera principal que cruza el pueblo. Nos metimos hacia el centro del pueblo en dirección a la iglesia y preguntamos a los vecinos para coger el camino correcto. ¡Menos mal que lo hicimos, porque íbamos en dirección contraria!
En la carretera encontrarás una señal de Urbasa Abentura (empresa de Turismo Activo y parque de aventura). Dirígete hacia allí si quieres con el coche y apárcalo por esta zona, ya que no es aconsejable continuar con vehículo(hay señales que avisan de posibles multas si no solicitas permiso previo del ayuntamiento). Únicamente encontramos una caravana a las puertas de la sierra y un par de furgonetas por la zona, muy conocida por los amantes de la escalada.

Iniciamos el ascenso por la pista de hormigón.

Dejamos atrás las instalaciones de esta empresa, pasamos un abrevadero y las dos últimas casas. Este tramo de pista es de hormigón. Es la parte con mayor pendiente y más agotadora de la ruta. Descansamos en lugares estratégicos que llaman la atención de los más pequeños (otro abrevadero, la "Cubila de los Lobos" y la Peña "El Descansadero") y seguimos su ritmo para no agotarles mientras disfrutamos de las espectaculares vistas con el pueblo a nuestros pies.



Segundo abrevadero, "Cubila de los Lobos" y Peña "El Descansadero" 

Empezamos a adentrarnos en zona boscosa y llegamos hasta una verja verde con un cartel que nos da la bienvenida al Parque Natural de Urbasa Andía. Seguimos y enseguida encontramos la ermita de San Benito. Más adelante te adentras en el hayedo o bosque encantado de Artea. Hasta aquí hemos hecho 2 kms. y el camino es ya más suave.


Dejamos la ermita a la derecha y seguimos por el sendero. A nuestra izquierda encontraremos dos bifurcaciones, pero las dejamos atrás y seguimos el camino principal. Salimos a la pradera y aquí empezamos a ver vacas pastando tranquilamente. A los niños les encantó ver las vacas y terneros.

Las vacas descansando. Alguna se nos cruzó por el camino.

Tuvimos la ocasión de hablar con el pastor que se encontraba allí.
Existen unos derechos tradicionales desde 1.916 que señala el derecho de todos los navarros a llevar a pastar sus ganados, a hacer chozas y apriscos, a extraer maderas, leñas y ramajes y a recoger nieve, helecho, estiércol y hoja gestionado por la Administración Forestal de Navarra y con correspondiente permiso para un control del Parque Natural.
Al preguntarle por la cueva nos indicó que estamos en el camino correcto. Nos dijo que no era nada peligroso, él había ido con niños de 6 años, y que no nos quedáramos en la primera sala porque la siguiente era más bonita todavía.

Aquí giramos a la derecha sin pasar el portón.

Vamos bordeando la valla hasta encontrar una explanada.

Seguimos el camino y a un kilometro aproximadamente encontramos una verja con un portón abierto y una enorme haya. Como nos indicó el pastor, no cruzamos y seguimos la senda de la derecha  hasta encontrar una explanada más abierta. Allí había una pequeña bajada y otra gran haya. Un poco más adelante se esconde la entrada a la cueva de los Cristinos en una hondanada. Hay que estar muy atentos para verla, pues está rodeada de vegetación.


Antes de bajar hay que tener la iluminación preparada, una vez dentro la oscuridad es absoluta. Imprescindible llevar potentes linternas o frontales.
Para entrar han colocado una cadena a la que agarrarse para bajar las escaleras talladas. Siempre extremando la precaución bajaremos con mucho cuidado. Primero un adulto y poco a poco fueron bajando los niños. La escalera puede estar resbaladiza, es prudente llevar buen calzado para estas excursiones.

Zonas de la Cueva de Los Cristinos

Los niños estaban alucinados cuando descubrimos la amplia cueva que se mostraba a nuestros pies, delante de las escaleras corre un pequeño riachuelo. La sala es bastante amplia. En la pared frente a las escaleras y más hacia el interior hay unas pequeñas escaleras y pasamos a través de una pequeña puerta metálica. Aquí se pueden apreciar formaciones fantásticas. Techo y suelo casi se juntan y es necesario arrastrarse. Aquí ya no sabíamos bien qué hacer, si había otro lugar de acceso al lago interior que vimos en las fotos o había que cruzar arrastrándose para llegar a la fantástica sala.
Así que dimos por finalizada la experiencia de espeleología y yo me quedé con las ganas al ver que nadie más me seguía. (He podido encontrar indicaciones de que hacia la izquierda, nada más pasar la puerta metálica, hay que situarse encima de la sala de entrada hay una rampa hasta la sala del lago. Nosotros no la encontramos).

Lago interior. Foto: Cristinos.com

Salimos y tomando unas gigantes ramas como asiento, nos comimos el bocadillo que llevábamos. (Siempre que vayáis al campo llevaros la basura con vosotros si no hay espacios destinados para este uso).
En el camino de vuelta nos esperaba otra sorpresa, entre los helechos descubrimos una manada de caballos y más adelante unos cuantos más.


En el año 2015 se contabilizaron 3.285 cabezas de ganado equino, 4.382 de vacuno y 26.547 de ovino (que no vimos, suponemos que bajaron en julio, fecha en la que se abren otros pastos). La subida del ganado se hace de forma escalonada desde mediados de abril a julio y permanecen hasta diciembre, aunque el vacuno suele abandonar la sierra antes dos meses antes . De forma excepcional y para las explotaciones que tienen la consideración de residentes, 4 en 2015, se permite el pastoreo invernal mediante la definición de zonas concretas donde debe quedar el ganado controlado durante dicho periodo (datos extraídos de Resumen Público FSC 2015).

Caballos

Siempre que veamos animales en el campo hemos de intentar molestar lo menos posible y evitar interferir en su hábitat natural. Nada de chillidos, carreras, y mucho menos ofrecerles comida. Hubo una vaca que nos siguió un rato mugiendo. Parecía que nos enviaba de allí. El más pequeño de nuestros exploradores se arrimaba a mí preguntando si esos negros eran de los que envisten.
- ¡Aquí estaría yo! No, tranquilo.

Ermita de San Benito

Paramos un rato en la ermita y nos asomamos por el bosque donde encontramos curiosas formaciones que combinan vegetación y roca caliza. Frente a la ermita encontramos un dolmen, setas en la corteza de los árboles...

El bosque es fantástico.

Al bajar tomamos un café y los niños un helado en la cafetería de Urbasa Abentura.
Es una excursión muy recomendable de 7,5 Kms. ida y vuelta de recorrido lineal. Los niños disfrutaron mucho de la naturaleza y la aventura.
Desde aquí nos fuimos a pegarnos un chapuzón a la piscina natural "La Central" de Zudaire. Una buena manera de acabar el día.

Un chapuzón en el río Urederra para acabar el día. Piscina natural "La Central", Zudaire.


martes, 3 de octubre de 2017

Ruta corta por los principales atractivos del interior de Gerona


Partiendo del punto más alejado a nuestro alojamiento en Pineda de Mar (Barcelona), esta ruta que os propongo recorre unos 54 kilómetros.

Vistas de Castellfollit de la Roca desde la carretera

Castellfollit de la Roca es nuestro punto de partida. Un pueblo que destaca por sus impresionantes vistas desde la carretera, desde aquí las casas parecen fusionarse con la roca.
A 50 metros de altura y casi un kilómetro de largo, esta formación es resultado de la erosión de los ríos sobre las corrientes de lava de antiguas erupciones volcánicas. De hecho, Castellfollit es una de las entradas al Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa.
Llegamos al pueblo y justo en la curva donde ya casi te desvías para salirte encuentras una preciosa y original torre del reloj de 1924. Nosotros aparcamos casi al final de esta calle, pero luego descubrimos que siguiendo la que hay a la derecha de la torre encuentras un parking bastante cercano a la zona que queríamos visitar.

Fuente y Torre del Reloj

Realmente el pueblo es una calle larga que llega a la iglesia de San Salvador. Esta iglesia data del siglo XII, pero debido a terremotos y guerras ha sido reconstruida varias veces. No pudimos subir al campanario de planta cuadrada por encontrarse cerrado. Una pena porque las vistas deben ser espectaculares. Quien disponga de un poco más de tiempo puede hacer rutas señaladas que van junto a los ríos Fluviá y Toronell.

Iglesia de Sant Salvador

Castellfollit de la Roca se encuentra solamente a 16 kms de Besalú (pincha para ampliar información), nuestra siguiente parada.
Este pueblo merece una parada más larga, pues es mucho lo que hay para ver. Su imagen más emblemática es el puente medieval, pero yo os invito a descubrir cada rincón porque conservan el espíritu medieval que tiene este pueblo.

Besalú y su puente romano.

Desde el antiguo monasterio benedictino del que sólo queda la iglesia iniciamos nuestro recorrido callejeando por su judería hasta alcanzar un mirador desde el que harás preciosas fotos del puente. Descendimos y cruzamos el Protal dels Horts para encontrarnos con la parte más rural: un molino de harina, huertos y una zona muy bonita para descansar mientras los niños juegan en el parque de columpios. Visitamos en la plaza del Prat de Sant Pere el curioso museo de miniaturas y microminiaturas. Como se nos hizo tarde comimos en uno de los restaurantes que hay en esta misma plaza.


Desde Besalú nos dirigimos al Lago de Banyoles, el más grande de Cataluña. Las distancias entre ambos es de 13 kilómetros. Esta también es una zona ideal si queréis hacer un picnic. Mucha gente va a pasar el día. En verano está permitido el baño previo pago, excepto en la zona de la Caseta de Madera, único punto gratuito.

Casa de madera. Lago Banyoles.

Este lago está considerado el conjunto cárstico de mayor extensión de España. Sus aguas provienen de la Alta Garrotxa cuyas aguas lo alimentan de manera subterránea.

Vista desde lo alto de la Casa de Madera. El lago tiene forma de ocho.

Es un placer pasear entre la vegetación. Puedes recorrer los 8 kilómetros que rodean el perímetro del lago paseando, en bici... también hemos leído que se puede hacer en tren y barca o alquilar tu propia barca, pero en Semana Santa que fuimos nosotros no encontramos nada de esto.

Senderos bien indicados y con densa vegetación bordeando el estanque.

Sobre los restos de un yacimiento neolítico se ha recreado un poblado, el Parque Neolítico de la Draga. Este yacimiento es único en toda la Península Ibérica por ser de ambiente lacustre y se remonta a 5.300 años a.C. Al estar sumergido se encontraron múltiples objetos en muy buen estado de conservación. Es una pena que tenga un horario tan reducido, pues nos tuvimos que conformar con verlo desde el exterior. Por lo visto realizan talleres y otras actividades didácticas. En un cartel ponía que las visitas son sábados y domingos guiada a las 11:30, primer domingo de mes visita y demostración a las 11:30, último domingo de mes actividad familiar a las 17 horas. Todo ello con reserva previa. Precios: Actividad familiar 5 €/pax., normal 4€, jubilados: 2,5€, menores de 6 años gratuito, visita y demstraciones 6€. Os dejo los teléfonos por si queréis reservar: 972 57 64 99/609 13 50 77 y la web: www.arqueolitic.com

Parque Neolítico de la Draga

Las hasta 20 pesqueras que hay alrededor del lago le dan un toque muy romántico al lugar, como los nenúfares que se pueden contemplar y los bonitos embarcaderos. Estas pequeñas casitas del siglo XIX eran utilizadas para guardar los utensilios y pasar un bonito día de pesca.


El lago se acondicionó para celebrar las competiciones de remo en los Juegos Olímpicos de 1992 y se utilizó para el Campeonato Mundial de Remo en 2004. Junto a la Caseta de Madera hay gradas. La gente continúa utilizándolo para entrenarse, hay escuelas náuticas y club de natación.

El Lago Banyoles es ideal para la práctica de actividades acuáticas

Ah! Y no creáis que sólo el Lago Ness tenía un monstruo en sus aguas, en Banyoles también tienen uno...

¿Conocerán estos patitos al monstruo del Lago? No sé, lo que sí sé es que están acostumbrados a que les echen comida pues nada más vernos salían siguiéndonos.

La ruta la finalizamos en su capital, Gerona, a 25 kilómetros del lago. La ciudad fue fundada en el año 1000 a orillas del río Oña.

Preciosas vistas de Gerona: casas de colores, Basílica de Sant Feliu y al fondo la Catedral.

Son muchos los puntos a recorrer por su casco histórico. Quedan restos de su pasado romano, como sus murallas de las que también se conservan tramos carolingias y medievales. La cultura árabe dejó huella en la ciudad y se conservan sus baños árabes.
El Barrio Judío de Girona es uno de los más bonitos de la península y mejor conservados de Europa. Invita a callejear sin rumbo fijo entre sus estrechas calles empinadas donde en cualquier rincón encuentras terrazas en las que tomar algo. Encontrarás muchas escaleras, por lo que recorrerlas con carrito se hace un poco complicado. Nosotros estuvimos cuando las niñas eran pequeñas y aunque paseamos por este barrio habían muchas calles por las que no pasamos.

Caminando hacia los soportales de la Plaza de los Jurados que han servido de escenario a Juego de Tronos
Plaza de los Jurados

La imagen más fotografiada de la capital son sus puentes y casas de colores que asoman al río. Uno de sus puentes, el rojo de hierro, fue diseñado por la empresa de Eiffel. Sí, sí, el de la famosísima Torre parisina.
Visitamos la Catedral de Santa María, el precioso claustro y su tesoro. Como curiosidad os contaré que esta catedral posee la segunda nave gótica más ancha del mundo detrás da la Basílica de San Pedro del Vaticano. Su escalinata cuenta con noventa escalones.

Los escalones de la Catedral.

El precioso claustro de la Catedral de Gerona
Cogimos la entrada conjunta con la basílica de Sant Feliu. (Precios 2017: normal 7€, estudiantes y jubilados 5€ y menores 2,40€) Esta es anterior a la de Santa María y hacía funciones de catedral. Al parecer se origina junto a una calzada romana y durante la ocupación musulmana había sido convertida en mezquita.
Paramos a tomar un helado artesano a los pies de la iglesia, frente a ella una leona en lo más alto de una columna. La leyenda dice que no has de olvidar besar su culo si quieres volver a visitar la ciudad.



Hasta aquí habremos hecho 54 kilómetros. Si queréis podéis añadir Monells a 31 kilómetros de la capital y Peratallada a 12 kms del anterior. Nosotros lo dejamos para otro día. La opción de hacer noche en Gerona para disfrutar de la ciudad en su versión nocturna también es muy buena y puedes ampliar la ruta desde aquí hacia su parte más costera.
Nosotros, desde aquí, volvimos al hotel para cenar después de un día bastante completo.

domingo, 24 de septiembre de 2017

Motivos para visitar Ibiza en Invierno (#BetterInWinter)


Los compañeros de Baleares Travel Bloggers han organizado un concurso para blogueros viajeros de toda España en colaboración con la Agencia de Turismo de las Illes Balears bajo el título Better in Winter. Nos hemos decidido a presentarnos porque nos parece una idea muy motivadora.

Vistas de Dalt Vila, Ibiza. Foto: Facebook Ibiza.travel


La iniciativa de este concurso ha hecho que fijemos nuestra atención en Ibiza. Siendo mediterráneos y teniendo la playa al ladito este no es el motivo de nuestra elección. Pero me he planteado una cosa: ¡¡si el mar me gusta más en invierno!! La paz que te da contemplar el mar y las playas desiertas es inmensa y este sí que es un motivo poderoso.

Ibiza es mezcla de culturas. Durante todo el año ofrece al visitante exposiciones, museos y actividades para disfrutar de su rico patrimonio. Foto: Ibiza.travel

Ibiza no lo habíamos barajado por lo masificado en época estival y los precios que siempre se encarecen. Visitarla después de pasar la temporada fuerte debe ser como descubrir otra Ibiza, ver qué hay detrás del telón cuando este se baja. Nos apetece mucho conocerla así. Callejear sin estar abarrotado de turistas y recorrer Dalt Vila con sus murallas, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999.


La cima de Puig de Missa de Santa Eulària acoge el Museo de Etnografía de Ibiza. Foto: Ibiza.travel

Ibiza es un referente que crea escuela no sólo en moda, también en arquitectura. Posee un estilo propio mundialmente conocido. Muchos artistas se han afincado en la isla, por algo será...

Otro motivo para su visita es conocer sus orígenes, los primeros pobladores de la isla y sus yacimientos fenicios que también están declarados Patrimonio de la Humanidad. El asentamiento fenicio de Sa Caleta y la necrópolis Puig de Molins constituyen una riqueza patrimonial única.
Una visita para conocer las costumbres de la isla pasa por visitar la finca de Can Ros, actual sede del Museo de Etnografía. Aquí encontraras representaciones, vestimentas y utensilios de la vida cotidiana en el campo ibicenco.

La belleza de Ibiza también está en el subsuelo. Foto: descubreibiza.com

Podemos descubrir las entrañas de la isla en  la Cova de Can Marça donde quedaron fosilizadas cascadas y hay una gran riqueza en formas geológicas a la que se accede por un camino excavado en la roca. La cueva fue utilizada por contrabandistas que dejaron señales para escapar en caso de ser descubiertos. Otra actividad que se puede realizar en familia son las rutas a caballo o alquilar un quad para desplazarse entre calas.

Artesanía de tradición en la 37 muestra de Calella y Alt Maresme, uno de los mayores encuentros de artesanos de Cataluña.Las alpargatas y menorquinas son un calzado de referencia en las modas actuales. Foto: Facebook

Queremos conocer la Ibiza más cotidiana, no la más turística y bulliciosa. Nos apetece conocer la Ibiza rural, sus secretos, su cultura, su artesanía, sus tradiciones, su naturaleza y sus atardeceres, que también los hay preciosos en invierno aunque el día sea más corto.

Iglesia de San Carlos de Peralta. Foto: Turismoibiza.com
Queremos descubrir la isla pitusa y sorprendernos más allá de sus playas y calas de aguas cristalinas que por cierto, son espectaculares y no sólo son para tomar el baño. También hay que pasearlas y admirarlas en otras temporadas. Un destino para cualquier época del año.

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Nacedero del Urederra, una de las rutas más mágicas de Navarra.


Uno de los lugares que nos motivó a emprender rumbo a Navarra fue el Nacedero del río Urederra, ruta también llamada "Las cascadas de Baquedano". Un sendero sencillo para hacer con niños en una mañana. Con lo que nos gustan las rutas fluviales esta era imprescindible.
Desde abril del año 2014 has de reservar tu entrada gratuita (puedes hacerlo desde AQUÍ) y presentar el resguardo en la primera caseta que encuentras a la entrada del parking. La segunda caseta es punto de información. Te aconsejo reservar e ir a lo seguro, aunque el día que nosotros fuimos habían cancelado alguna reserva (la guardan hasta las 12, a menos que avises) y podían acceder hasta completar las 450 personas que hay de aforo limitado.

Parking

Declarado Reserva Natural en 1987 es un lugar mágico de la Sierra de Urbasa. El río Urederra recorre 19 kilómetros para desembocar al río Ega, afluente del Ebro. Llegamos por la carretera NA-718 desde Estella, la cual abandonamos en el kilómetro 13,8 para coger la NA-7187 hasta Baquedano y dejamos el coche en el parking, en el que pagas 4,50€ por estacionar. Las motos 2€ y las autocaravanas 5€. (Precios año 2017)
La ruta no te llevará más de 3 horas ida y vuelta pues recorre 5,3 kilómetros en total. No tiene tramos difíciles, aunque no es transitable con sillitas de bebé y aconsejamos tener precaución si hay humedad para evitar los resbalones.

Por el camino encontramos alguna salida de agua.

Nos dieron unas pegatinas identificativas y subimos hacia la entrada. No tiréis la pegatina, ya que suelen hacer sorteos de productos típicos (info en la caseta).
Cruzamos el pueblo y pasamos frente a la iglesia, una bonita fuente, el lavadero y el frontón.
Antes de adentrarnos en la reserva, encontramos un par de bares y un kiosko. Si no habéis cogido agua es buen momento para comprar alguna botella.
Dejamos a la derecha del camino una bonita zona de picnic (también hay otra en el parking) y encontramos en frente una puerta de hierro de color verde. Desde aquí tomamos el camino a nuestra izquierda y vamos descendiendo mientras nos adentramos en el bosque. Por el de la izquierda volveremos. Predominan las hayas, aunque podemos identificar tilos, robles, olmos, arces, sauces y otras especies.


Seguimos descendiendo hasta que se abre una pequeña explanada con una caseta que estaba cerrada y un cartel informativo. Aquí hay una bifurcación del camino, pero nosotros seguimos por el de la izquierda y pasamos una cerca de madera.



Ya se escucha el rumor del agua y la vegetación es más densa. Pronto vemos entre el verde intenso de las hojas de los árboles el azul más bonito que he visto jamás. Urederra en vasco significa agua hermosa. El azul turquesa de sus aguas cristalinas es incomparable. Agua, piedra y vegetación en una perfecta unión. Parece que te vaya a salir un duende o una pequeña hada detrás de algún árbol.


Encontraremos a la izquierda una escalera que baja a un mirador desde donde veremos la primera de las cascadas. El lugar es de los más fotografiados y no es demasiado grande, con lo que se llena de gente enseguida. Continuamos bordeando el río. Los niños lo pasan muy bien descubriendo pequeñas cuevas, setas y disfrutando de la naturaleza.

Escalera de acceso a la primera cascada

Después de la escalera encontramos esta bajada al mirador.


La primera es la Cascada del Jabalí

Les encanta descubrir rincones que dan rienda suelta a su imaginación.

En el remanso de agua que encontramos al pasar un último vallado de madera del camino podemos observar grandes carpas. Aquí parece que el camino ya no sigue y suele haber confusión, ya que parece una ruta circular, pero puedes seguir más hacia delante. El camino no está tan claro y tiene muchas piedras.




Las aguas cristalinas con su tono tan peculiar que hacen del lugar algo mágico.

Nosotros fuimos de los que nos volvimos creyendo que si seguíamos hacíamos una segunda ruta más extensa. ¡Qué rabia! Si esto nos pareció precioso, la cascada que nos perdimos era la más espectacular, además de pasar por un par de puentes de madera... Nos va a tocar volver para completarla. Eso seguro.



El lugar donde la ruta se hace circular y nos confundimos. Salimos por el vallado que se ve y tiramos un poco más hacia una explanada, pero ya no vimos camino ni gente y nos volvimos por donde indica la salida. ¡Nos perdimos lo mejor!


Camino de vuelta que ya no transcurre junto al río.

Volvimos por el camino de la izquierda para no hacer  el mismo que además empezaba a llenarse de gente, por lo que os recomiendo llegar temprano, abren a las 9h. Nosotros llegamos a las 10 y había bastante aparcamiento. Es bueno que lleven el control, ya que se estaba masificando demasiado.
Al salir paramos en la zona de picnic para comer. Desde aquí disfrutamos de unas vistas espectaculares  de esta zona de la Améscoa Baja. Incluso pudimos ver buitres, mirlos y otras aves.


Existen otras vistas muy interesantes del circo formado por el Nacedero (el final de esta ruta) desde el aparcamiento de Surgaina situado en el kilometro 22 de la NA-718 desde donde parten otros senderos y hay un Centro de Interpretación o visitar otros pueblos del Valle de Améscoa. Puede ser una buena opción para completar el día. Nosotros, con los niños, barajamos otras opciones.
Nuestro plan era ir a bañarnos en la piscina natural de "La Central" en Zudaire, que está a poco más de 2 kilometro de Baquedano. El agua del Nacedero alimenta allí una central hidroeléctrica junto a la cuál han habilitado, a orillas del Urederra, una tranquila playa fluvial con zona de césped y socorrista (11 a 14h y de 15 a  18h en laborables y de 11 a 19h en fines de semana). No dispone de mesas. El agua está bastante fría, pero es un buen sitio para descansar mientras juegan.


A pesar de lo fría que estaba no pudieron resistirse a tomar el baño.
La Central Hidroeléctrica

Encontrarlo nos costó un poco. En la misma carretera, bajando de Baquedano a Estella, encuentras a mano derecha un hostal restaurante. Detrás hay un parking. Os aconsejo dejar ahí el coche y coger el paseo arbolado a la derecha de los columpios. Está a unos diez minutos andando. Recto encuentras una casa que divide el camino en dos. Cogiendo el de la derecha vas saliendo del pueblo, no tiene perdida. Pasarás por un bonito lavadero con fuente, sigue hasta ver un banco para descansar donde el camino vuelve a dividirse en dos. Nosotros bajamos por la derecha (más rápido) y pasamos por delante de la Central Hidroeléctrica. Se puede bajar en coche, pero hay tramos de tierra y no es demasiado ancho. Yo no lo recomiendo.

Lavadero bajando a la playa fluvial "La Central"

Panorámica de la zona de baño del río Urederra a su paso por Zudaire.

Teníamos planeado rematar el día visitando alguna de las queserías, pero no se podía ver el proceso de elaboración en este tiempo, según nos indicaron por teléfono. Cuando parecía que la cosa se torcía sin remedio buscamos un plan B: Concertamos una visita en las Salinas Gironés, pero esto merece otro post.