martes, 27 de noviembre de 2018

Qué ver en Oporto: 20 cosas que no te puedes perder.



Contra todo pronóstico esta ciudad se ha colocado entre las preferidas de mis hijas. Bien mirado, tiene atractivos para estas pre-adolescentes: un ambiente animado, calles que suben y bajan, fachadas llenas de azulejos, tranvías, funiculares, graffittis, la fantástica Librería Lello, miradores con vistas alucinantes, la preciosa estación de trenes que cuenta la historia del país, puentes que se cruzan por arriba y por abajo y un apartamento en pleno centro que fue un acierto total. De hecho, me reprocharon que nos quedáramos tan sólo tres días.

En el año 2017, el European Consumers Choice eligió la ciudad como Mejor Destino Turístico Europeo. La segunda ciudad más importante de Portugal tiene un atractivo bohemio, romántico y con un centro histórico declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO.

A continuación os indicamos lo que no os podéis perder en Oporto:

1. Estación de trenes Sao Bento


Construida sobre un antiguo convento del cual recibe su nombre, fue inaugurada en 1916, aunque recibió el primer tren en 1896. Su fachada exterior podría pasar desapercibida en la plaza Almeida Garrett. Dentro está revestida con 20.000 mil azulejos donde se representan escenas de la historia de Portugal y de los transportes.
Fue elegida por la revista Travel + Leisure como la 11ª estación más bonita del mundo.
Hay una curiosa báscula que no sólo indica el peso, sino también te revela el futuro.

2. Iglesia de San Idelfonso


Preciosa iglesia construida en 1730 sobre las ruinas de un templo medieval. La fachada está cubierta de azulejos que cuentan la historia del Santo. Es fácil encontrar en esta plaza animación callejera como magia, cómicos,... al menos durante el verano. Verás subir y bajar clásicos tranvías, otra de las cosas que llama la atención a los más pequeños.

3. Rua de Santa Catarina

Café Majestic, en la comercial Rua de Santa Catarina

Una calle peatonal llena de vida con locales, tiendas, centro comercial y el famoso Café Majestic que encontramos cerrado por ser domingo.
En esta calle encontramos la Capela das Ánimas (Capilla de Santa Catarina), una de las más fotografiadas de la ciudad.
Un poco más abajo el Mercado do Bolhao que a fecha de hoy (agosto ´18) se encuentra cerrado por obras durante dos años.

4. Capilla de Santa Catarina (Capela das Ánimas)




Su fachada de 360 m2 esta revestida por casi 16.000 azulejos desde 1929. Representan la vida de San Francisco de Asís y de Santa Catalina de Alejandría. Las fachadas de estas iglesias son preciosas con sus azulejos en tonos azules.

5. Avenida de los Aliados

Monumento al rey Pedro IV y al fondo el Ayuntamiento.

Una de las principales avenidas de Oporto en la que destacan estatuas, imponentes edificios y elegantes fachadas. El Ayuntamiento encabeza la vía que finaliza en la Plaza da Libertade donde se levanta el monumento ecuestre al rey Pedro IV. Uno de los edificios que destacamos es el de MacDonalds, local que fue vendido con la condición de mantener las vidrieras y decoración de los años 30. Más abajo hay una escultura en memoria a un chico vendedor de periódicos conocido como "El Ardina".
Encontramos otra de las 30 cabinas telefónicas típicas londinenses que el gobierno británico regaló a la ciudad de Oporto.

6. Librería Lello

Es complicado hacer buenas fotos, sobre todo en la escalera.

La librería Lello está en la Rua das Carmelitas, 114. Una de las visitas que la peque más ansiaba, ya que es uno de los lugares que sirvió a J. K. Rowling como inspiración para crear la librería Flourish & Blotts de su libro Harry potter y la piedra filosofal. La conocida escritora vivió unos años en la ciudad y era asidua a esta librería que está considerada la tercera más bonita del mundo.
Os aconsejo llegar a primera hora, ya que las colas pueden llegar a hacerse eternas. Las entradas se adquieren más adelante, en una librería que hace esquina y que también os aconsejo visitar, pues tiene detalles muy curiosos.

No dejéis de entrar en la librería donde se compran las entradas, da a dos calles.

¿Vale la pena pagar 5 euros por entrar? Pues eso lo tendréis que decidir vosotros. Los 5 euros os los descuentan en la compra de un libro. La verdad es que a pesar de lo masificado que está (aún madrugando... ¡tenías que ver la cola al salir!) y lo complicado que es hacer buenas fotos,... una vez aquí creo que hay que visitarla. Destaca la impresionante cristalera del techo, la decoración, la majestuosa escalera, la antigua caja registradora y un espacio para los seguidores de Harry Potter.


7. Iglesia dos Carmelitas e iglesia do Carmo


La iglesia dos Carmelitas se construyó en el siglo XVII con una fachada en granito y un interior barroco en talla dorada. La fachada lateral de la segunda es un claro ejemplo de revestimiento en azulejo tan característico de las iglesias portuguesas. Ambas se encuentran separadas por una estrecha casa donde vivía el sacristán, ya que la ley de la época prohibía construir dos iglesias juntas.
En esta plaza encontramos el Museo de historia y una bonita fuente de leones.

8. Torre dos Clérigos

La torre más alta de Portugal tiene 75 metros y 225 escalones. Forma parte del conjunto arquitectónico junto a la iglesia y la Casa de los Clérigos. Existe un carrilón de 49 campanas en el tercer piso que suena a las 12 y a las 18 horas.

Torre dos Clérigos y bonitas fachadas. 

A la derecha hay unas fachadas que llaman mucho la atención por sus azulejos en vivos colores: es la casa Oriental de 1910, la tienda de conservas más famosa de Oporto. Se puede entrar tranquilamente y hacer las fotos que quieras. Parece de cuento. Además de conservas que puedes degustar, adquirir un original recuerdo: una lata con el año de nacimiento en la que te indica personajes y efemérides ocurridas en ese mismo año.
Monasterio de Sao Bento

9. Monasterio Sao Bento da Vitoria


Puede pasar desapercibido por la simplicidad y austeridad de su fachada neoclásica.
Este fue el primer monasterio benedictino masculino de Oporto. Durante la invasión francesa sirvió como hospital militar hasta que pasó a manos del Estado al extinguirse la orden religiosa. Allí se construyó un cuartel y un tribunal. Destaca la sillería del coro, el órgano y el claustro de la iglesia.






10. Mirador da Vitoria


Uno de los miradores con mejores vistas de Oporto y Vila Nova de Gaia, está al final de la calle Rua da Vitoria o siguiendo la calle donde está el Monasterio Sao Bento.
Sus vistas al río Duero, el puente de D. Luis, Gaia, la catedral y el palacio Episcopal hace que sea un punto indispensable para añadirlo en esta lista.


11. Palacio de la Bolsa

Mercado Ferreira Borges, Despacho Palacio de la Bolsa y Plaza do Infante.

En la plaza do Infante, a espaldas de la iglesia de San Francisco se construyó este Palacio en los terrenos del viejo convento que quedó en ruinas después de un incendio. Las obras tardaron en finalizar 50 años. Os aconsejo reservar vuestra visita, ya que son guiadas cada media hora y los grupos son reducidos (las hay en diferentes idiomas). 
En su interior cabe destacar el Patio de las Naciones, llena de escudos de países relacionados comercialmente con Portugal, la sala presidencial y la sala Árabe inspirada en la Alhambra. 
La bolsa se trasladó a Lisboa.
Los precios son algo elevados 9 euros normal, jubilados y estudiantes 5.50€, aunque los niños hasta los 12 años entran gratis.
En la plaza encontramos el Mercado Ferreira Borges que actualmente cuenta con la sala de espectáculos HardClub.


12. Iglesia de San Francisco


Esta iglesia formaba parte del antiguo convento construido entre los años 1383 y 1410. Destaca por ser la única iglesia de arquitectura gótica y la más antigua de Oporto. Lo que más llamó la atención de las niñas es el decorado de oro; y es que, las tallas de madera y sus columnas están forradas con más de 400 kgs. de polvo de oro, símbolo de la riqueza portuguesa entre los siglos XVI y XVII del imperio ultramarino.
El retablo del altar representa el "Árbol de Jessé", formado por doce imágenes de pie sobre las ramas de un árbol sobre la base del cuerpo de Jessé.
La entrada se puede adquirir junto a la visita del museo de arte sacro y las catacumbas, donde encontramos un osario.
Precio iglesia + museo y catacumbas: Niños 2.50€. Normal 7€ y con dto. estudiante, jubilado, etc. 5.50€


13. La Ribeira


Su ambiente cautivador la hace ser una de las calles más bonitas del mundo, como así ha sido considerada por la revista Traveler. Esta zona es de las más antiguas de la ciudad y Patrimonio Mundial por la UNESCO.
Llena de vida y terrazas, es la imagen más conocida de Oporto. Quizás no es la mejor zona para comer, ya que al ser tan turística los precios son más elevados, pero las vistas son privilegiadas.
En una zona de los muros hay un monumento a las víctimas que murieron huyendo de las tropas de Napoleón. En esa época las barcas eran atadas y hacían la vez de puente, los franceses soltaron las cuerdas y cayeron al mar. Esta escultura del muro se encuentra en el lugar donde se encontraban los amarres del Ponte da Barcas y se ha convertido en una especie de altar donde aún encontramos velas encendidas.
Una buena sugerencia para los que vais con niños es hacer un crucero por el Duero pasando por los puentes. Los precios oscilan entre 12 y 15 euros por persona, niños de 4 a 10 años cerca de 8€ y menores de 4 suelen estar exentos de pago.

14. Puente de D. Luis


Puente D. Luis y el Monasterio da Serra do Pilar.

Cruzamos andando por la parte de abajo para llegar a Vila Nova de Gaia, que no es otro barrio de Oporto, sino un pueblo.
Este puente metálico se inauguró el 31 de Octubre de 1886 y tiene uno de los mayores arcos de hierro forjado del mundo. El metro recorre los 391 metros de la parte de arriba y los coches los 174 metros por la parte de abajo. Ambas se pueden recorrer andando. La parte superior es uno de los mejores miradores de Oporto para disfrutar de las vistas a ambas orillas del río.


15. Vila Nova de Gaia

El teleférico de Vila Nova de Gaia sobrevuela las bodegas.

Separado de Oporto por el río Duero, el pueblo de Vila Nova de Gaia posee una gran concentración de bodegas. La mayor parte de ellas ofrece visitas guiadas y están abiertas al público. Nuestros caseros nos recomendaron Sandeman, Offley y Taylor´s. Como no somos grandes amantes de los vinos y vamos con las niñas, esta visita nos la saltamos. ¿Sabías que es la región más antigua del mundo con vinos demarcados?
Aquí se encuentra el Teleférico de Gaia que en cinco minutos hace un recorrido de 562 metros sobrevolando bodegas y ofreciendo bonitas vistas. El precio es de 9 € I/V y 6€ un sentido , niños hasta 12 años 4.50 I/V y 3€ sólo un viaje. Puedes utilizarlo después de un paseo para subir hasta la parte superior del puente cerca del Monasterio da Serra do Pilar (cerrado los lunes, por lo que no pudimos ir), pero nosotros volvimos a cruzar por la parte inferior para subir por el funicular.
Encontramos puestos de artesanías en esta orilla. El paseo es muy tranquilo, aprovechamos para descansar y hacer fotos.
Los rabelos que vemos pertenecen a bodegas. Antiguamente, estos barcos se usaban para transportar el vino desde las zonas altas del río, lugar de cultivo.

16. Funicular dos Guindais

Interior y exterior del funicular.

Una experiencia que siempre gusta a los niños. Se encuentra a los pies de la Muralla Fernandina y al comienzo del puente D. Luis. El funicular recorre 280 metros desde la Ribeira hasta el barrio de Batalha, de los cuales 90 son subterráneos. Las vistas son increíbles y evitamos así, el cansancio de los niños si subiéramos por la escalera o las empinadas calles. El billete sencillo cuesta 2.50€. Al bajar, nos encontramos cerca de la catedral, punto al que nos dirigimos.

17. Sé Catedral


La catedral del siglo XII es de estilo romano-gótico donde encontramos elementos del barroco y rococó. Construida en forma de cruz, posee un precioso altar de plata. El claustro data del siglo XIV y es de estilo gótico. La decoración de azulejos se añadió en el siglo XVIII.
La plaza es un magnífico mirador en la que destaca el Pazo Episcopal y el Pelourinho, columna retorcida similar a las que se utilizaban para ajusticiar públicamente a los criminales, aunque esta se instaló en 1945 y es meramente decorativa.

18. Gastronomía

Francesinha

No te puedes marchar de Oporto sin probar la Francesinha. La mayoría de los restaurantes lo incluyen en su menú como plato único y cuesta entre 6.50/8€. Nosotros la comimos en la zona del mercado do Bolhao. La sirven con un gran plato de patatas fritas. Es una especie de sándwich relleno de ternera, fiambre, bañado en salsa un pelín picante y cubierto con queso derritido. algunos también añaden un huevo bajo el queso. La francesinha está considerada como uno de los 10 mejores sanwiches del mundo.

Otros platos portuenses son las Tripas à Moda do Porto, similar a nuestros callos pero con judías blancas. Cuentan que los habitantes de la ciudad cedieron sus alimentos a la tripulación de Don Enrique el Navegante quedándose con las tripas, lo que les valió el nombre de "tripeiros".
Bacalhau a la Gomes de Sá, rissóis (empanadas), cachorrinhos (versión portuguesa del perrito caliente) o Sandes de pernil con queijo da Serra, son algunas opciones de la cocina de Oporto.


19. Capela do Senhor da Pedra



Preciosa ermita dentro del mar. Cuentan que en este lugar se realizaban cultos paganos, así que se decidió cristianizarlo en el s. XVII construyendo esta ermita. La playa fue votada como la décima más bonita de Europa.

20. Azulejos


Fachadas revestidas de azulejos.

Las fachadas de Oporto están revestidas de azulejos no solamente para evitar inclemencias del tiempo y la humedad, muchas de ellas demostraban la opulencia de sus dueños que regresaban ricos del Brasil. Existen rutas diseñadas para descubrir las más bonitas fachadas.


Abajo os dejo la ruta en dos tramos para ver los principales puntos que aconsejamos para conocer la ciudad. Hasta la Capela do Senhor da Pedra llegamos con nuestro propio coche, por lo que no lo he añadido al mapa.





Me quedé con ganas de ver...  el Monasterio da Serra do Pilar, el museo World of Discoveries y dar un largo paseo en bici por la zona de Foz.

15 comentarios:

  1. Pues me lo apunto todo, porque me faltan menos de 10 días para regresar a oporto. No recordaba lo de la francesinha, de manera que esta vez no se me escapa. Lo que no pineso repetit son los callos. No nos gustaron nada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra haberte podido dar algunas ideas y que te pueda ser útil. Yo tampoco soy muy de callos, de hecho yo no los probé.
      Siempre es buena época para ir a Oporto, yo volvería sin dudarlo.

      Eliminar
  2. Muy buen resumen de una ciudad que no me canso de visitar. De hecho acabamos de estar la semana pasada :) Está como dices llena de vida, nosotros vamos mucho por su oferta cultural, sobre todo por sus conciertos.
    Lo de la librería Lello ha sido alucinante...yo recuerdo cuando íbamos a tomar café para visitar a un amigo que trabajaba allí y ¡estábamos solos!
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Maruxaina!
      Tienes Portugal más cerca y una gran oportunidad para conocerlo. Menudo cambio la librería Lello de cuando tu ibas a tomar café jeje. Yo fui de pequeña y la ciudad la recordaba sucia y oscura, pero ahora la veo de otra forma y a las niñas les ha entusiasmado.

      Eliminar
  3. Qué buenos recuerdos me ha traído este artículo. Oporto fue un viaje de amigas y la verdad es que nos cautivó. Como bien dices, las fachadas, los tranvías, los funiculares...hacen de la ciudad una auténtica aventura.
    Desde luego que vale la pena pagar por entrar a la Librería Lello, sobre todo por las interpretaciones teatrales que realizan; hacen que la visita entre libros sea todavía más intensa, si cabe.
    Con respecto a la Capilla de Santa Catarina (Capela das Ánimas) es el tipico escenario para una buena fotografía.

    ¿Y qué decir de Vila Nova de Gaia? Un placer para el paladar con esos ricos vinos de sus bodegas.

    Gracias por el post! Ha sido como volver a un viaje del que tengo muy buenos recuerdos:))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado y evocado buenos recuerdos.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Cuántas cosas para ver y visitar en Oporto! El año pasado estuve en Portugal y tenía claro, que cuando vuelva sería a Lisboa u Oporto. Así que, tu post me viene genial como guía. Menudas vistas de la ciudad desde el Mirador da Victoria. Luego la ermita cerca del mar, se ve bonita y me ha gustado. Estas dos cosas, serán fundamentales en mi próxima visita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mucho que ver en Oporto y Lisboa (te remito a los posts de esta ciudad). Las dos ciudades te van a enamorar.

      Eliminar
  5. Holaa,
    He leído varios post sobre Oporto pero ninguno tan completito como el tuyo. Es un lugar que estamos pensando en visitar en Enero. Mis padres estuvieron hace dos años y ya solo con sus fotos me quedé maravillada. Me han llamado la atención dos cosas. Uno, lo cerca que parece que está todo y dos que me ha parecido bastante barato estar allí. Así que son dos puntos a favor para hacerle una visita bien pronto. La verdad es que es espectacular, he alucinado con la Librería Lello, parece de cuento!!
    Esto se lo envío a mi chico para terminar de convencerlo ;);)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, lala tur:
      Al principio las distancias nos parecían más largas en el mapa, pero comprobamos que está todo muy a mano. Realmente, Portugal no es un país caro. Siempre depende de lo que uno quiera gastar, claro.
      Espero que disfrutes de tu visita a la ciudad con tu chico ;-)

      Eliminar
  6. Por lo que veo me faltaron algunas iglesias. Especialmente la que está en la playa, vaya lugar tan extraño para tener un sitio de culto. No sabría decirte lo que me gustó más, Oporto tiene mucho encanto, casi a cada esquina te topas con algo digno de admirar. Ni que decir tiene que los azulejos son una maravilla y la librería se agradecería que estuviera menos masificada pero es una máquina de hacer dinero, saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Paula!
      A pesar de la masificación de la librería Lello, una vez en Oporto y más yendo con niñ@s, no nos pudimos resistir.
      Gracias por comentar.

      Eliminar
  7. Como entiendo a tus hijas. A mi también me encanta Oporto. Fue un descubrimiento. Una ciudad que se recorre fácilmente, con mucho ambiente y cultura. Además se come genial y muy económico y con suerte te deleitan con unos fados mientras comes. Desde luego es un destino que enamora.

    ResponderEliminar
  8. Nosotros fuimos unas navidades cuando Izan tenía poco más de un año, y, de lo que enumeras vimos: la Estación de trenes Sao Bento, la Iglesia de San Idelfonso, la Rua de Santa Catarina, la Capilla de Santa Catarina, la Avenida de los Aliados, la Iglesia dos Carmelitas e iglesia do Carmo, la Torre dos Clérigos, el Mirador da Vitoria, el palacio de la Bolsa, la Ribeira, Vila Nova de Gaia, la Sé, los puentes del río y el Funicular, por lo tanto, cuando volvamos iremos a la Librería Lello, el Monasterio Sao Bento da Vitoria, la Iglesia de San Francisco y la Capela do Senhor da Pedra ya que, por unas u otras razones no lo visitamos...además seguramente volveremos a disfrutar de otras visitas y como no, de su gastronomía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Os quedó muy poco por recorrer jajaja
      Gracias por tu comentario, Héctor.

      Eliminar