jueves, 8 de julio de 2021

MIRAMBEL, un pueblo de Teruel detenido en el tiempo

 


Las tierras del Maestrazgo están llenas de bellos pueblos cargados de patrimonio que conservan unos cascos históricos que son auténticas joyas medievales.

El pueblo de Mirambel es sin duda uno de ellos. Pertenece a la red de pueblos más bonitos de España y es premio "Europa Nostra" de restauración, siendo la primera localidad española en recibirlo. Su casco antiguo está declarado Bien de Interés Cultural. Con este palmarés es difícil que os defraude. 


El pueblo es ideal para recorrer lentamente, admirando sus edificios y recreándote en su entorno. Son alrededor de 150 vecinos, en su mayoría se dedican a la agricultura y la ganadería, pero también se empieza a impulsar el turismo. 

Iniciamos la visita cruzando el Portal de las Monjas, donde admiramos la torre y muralla.

Desde la oficina de turismo (junto al Convento) salen visitas guiadas muy amenas e interesantes. Nosotros la completamos con el recorrido por el Convento de las Agustinas. Muy recomendable. No recuerdo bien el precio, pero ambas eran entre 5 y 10 euros. Con la pandemia el aforo está restringido a 10 personas, con lo que os aconsejo llamar antes. Uso de mascarilla.

  • Abre los fines de semana (domingos tarde cerrado).
  • Visitas al convento: 11.30, 16.30 y 17.30 
  • Conjunto histórico: 12.30  
  • Tel.: 650591803


Pero antes vamos a empezar por el principio...

En  el año 1169, Alfonso II reconquistó la villa a los árabes y como otras poblaciones del maestrazgo, pasa su gestión a las ordenes militares. Es en 1243 cuando la Orden del Temple concede la Carta Pobla para que se habite este lugar con 40 pobladores. Tras setenta años pasa a manos de la Orden de San Juan del Hospital y el recinto es amurallado ante posibles invasiones o como defensa. 

Gracias al comercio de la lana, Mirambel se ve enriquecida durante los siglos XVI y XVII, quedando reflejado en sus casas señoriales y palacetes renacentistas que podemos contemplar durante nuestro recorrido. 

Durante las Guerras Carlistas se instaló durante un tiempo la Junta Superior Gubernativa de Aragón, Valencia y Murcia; convirtiéndose en capital administrativa y jurídica. Hubieron obispos, tribunales, tesorería e incluso llegó a tener una imprenta real desde donde salían el Boletín Oficial El pueblo llegó a tener casi 1000 habitantes a mediados del siglo XIX.

Las celosías del Portal de las Monjas es lo más fotografiado. Una joya.


Un pueblo inspirador...

¿Sabíais que Pío Baroja se retiró aquí durante un tiempo para escribir en 1931 "La ventana de Mirambel"

La localidad fue fuente de inspiración para Antón García Abril que compuso "Preludios de Mirambel"

Mirambel es también un pueblo de cine. Aquí se rodaron escenas de la serie "Clase Media" en 1987, "En brazos de la mujer madura" en 1997 y la película "Tierra y Libertad", estrenada en 1995, en la que participaron muchos vecinos como extras. Una exposición recoge mucho material y documentación sobre el rodaje. La catalogan como una de las películas más representativas de la guerra civil y de mayor rigor histórico.

Mirambel tiene rincones tan bonitos como este.



Qué ver en Mirambel

Antes de entrar por el Portal de las Monjas, encontramos un nevero no visitable, pero del que nos hacemos una idea de su magnitud desde arriba. La entrada al pueblo por aquí es muy bonita con la torre de la muralla, pero al traspasar el Portal todavía lo es más. Las celosías son una seña de identidad del pueblo. 


A la derecha el Convento y la Oficina de Turismo. Sólo se puede acceder mediante la visita guiada. 

El Convento de las Monjas Agustinas fue fundado por Felipe II y hasta hace poco estaba ocupado. Desde su fundación muchas de las novicias y monjas eran de familias nobles provenientes de zonas cercanas. Muchas de ellas aportaban grandes dotes y las familias y donaciones sostenían esta comunidad. Desde aquí se contribuyó a formar otros monasterios de clausura de la misma orden religiosa.


Las celosías desde el interior. Se ve prácticamente toda la calle Mayor.

En nuestra visita podemos conocer la austera vida monástica, el pasillo con las habitaciones, un molino, la escuela femenina, el coro alto con la celosía que evitaba que fueran vistas por quienes acudían a la iglesia de Santa Catalina, el órgano, las habitaciones, la celda de castigo... En el pasillo y algunas habitaciones hay pinturas que se están tratando de recuperar, pero se necesita una gran inversión y un trabajo largo. Accedimos a la habitación de la madre superiora, más amplia y con acceso directo al segundo piso del portal, desde el cual sin ser vista podía observar la calle Mayor.

Como dato curioso, fijaros en el techo del pasillo a las habitaciones. Esta zona fue alquilada a un secadero de jamones y quedan los agujeros y enganches para colgarlos.

Durante los 400 años de historia el convento (formando parte también de éste el antiguo Hospital), pasó por capítulos muy duros como el Cólera que acabó con la mitad de las religiosas. A punto estuvo de ser cerrado, pero las monjas recordaron a la reina Isabel II el riesgo que corrieron al evitar durante la Primera Guerra Carlista que 20 liberales fueran descubiertos cuando buscaron refugio tras ser quemada la iglesia. 

Durante la Guerra Civil también tuvieron que dejar el convento. Volvieron, pero en 1980 fueron trasladadas definitivamente al convento de Benicassim (Castellón).

La visita me parece imprescindible, ya que la historia del pueblo esta vinculada a este monasterio. Además podréis subir a la Torre campanario y ver el interior del Portal de las Monjas.

No está permitido realizar fotografías en todas las dependencias, la guía os indicará dónde podéis hacer.

Continuamos nuestra visita teatralizada ahora por las empedradas calles del pueblo y junto a nuestra guía, la "brujilla Laura", llegamos a la plaza Nicolás Ferrer. Aquí encontramos dos ejemplos de palacios renacentistas: la Casa de los Aliaga y la Casa de Castellot. Se dice que ambas familias estaban enfrentadas, hasta que el hijo de uno y la hija del otro se acabaron enamorando. 

A la izquierda la Casa Aliaga (en venta, por si a alguien le interesa) y en frente la Casa Castellot.

Bajamos hasta llegar al Portal de Valero. Nuestra guía nos explica el trabajo que se ha realizado para embellecer el pueblo echando todo el cableado por bajo de las calles. Es uno de los recintos amurallados más bonitos de Aragón y tiene otros portales como el de San Roque, el de la Fuente y el del Estudio. 

La brujilla nos lleva hasta la zona donde quedan restos del castillo del siglo XIII que fue construido por la Orden del Temple y derribado durante las Guerras Carlistas que tanto hicieron mella en la localidad. Frente al castillo, está el horno que podéis visitar si encontráis la tienda abierta.

A la derecha los restos del castillo y a la izquierda el horno.

Paseando encontramos casas solariegas y nuestra guía nos aconseja fijarnos en detalles como escudos nobiliarios, buzones y picaportes, algunos de ellos muy curiosos. Entre la casa Pastor y la iglesia hay una callejuela tan estrecha que si miramos hacia arriba, nos daremos cuenta de que los alerones de los tejados prácticamente se tocan. 


La iglesia, construida sobre otra de origen medieval, también sufrió trágicos sucesos como incendios y saqueos durante las diferentes guerras.

La Casa Consistorial está justo enfrente. Destacan los  3 arcos de medio punto bajo los cuales se situaba la lonja. También poseía una cárcel. 

Lavadero intramuros

Nos despedimos de nuestra guía, la cual nos aconseja explorar los extramuros para descubrir fuentes, lavaderos (hay dos, uno fuera y otro dentro de las murallas) ermitas y las bonitas vistas del pueblo.

Desde el Portal de la Fuente fuimos hasta la ermita de San Roque, para mí desde aquí se obtiene una de las mejores panorámicas. (Foto de cabecera).

Ermita de San Roque

Comimos muy bien en el mismo pueblo, a la derecha nada más pasar el Portal del Estudio. Bien de precio, todo casero y delicioso. Además son muy majos y nos explicaron muchas cosas sobre sus productos.

Al volver hacia Castellón paramos en el puente de La Pobleta de San Miguel. Un puente medieval construido en piedra seca que se conserva en perfecto estado y divide Teruel de Castellón. Otros pueblos cercanos para visitar junto a Mirambel son: Tronchón, Cantavieja, La Iglesuela del Cid... que apenas distan 20 km uno de otro.



Otros lugares del Maestrazgo sobre los que hemos escrito:



9 comentarios:

  1. Tiene delito que soy de Aragón y no lo conocía hasta hace poco. EN realidad no lo he visitado todavía, pero mi peluquero (sí, mi peluquero) me lo recomendó hace poco y lo tengo en la lista. Y después de ver el post pues todavía con más razón. ¡Gracias por compartirlo!

    ResponderEliminar
  2. No sabes las ganas que tengo de visitar toda esa zona del Maestrazgo y encima si me dices que hay visitas teatralizadas ��

    ResponderEliminar
  3. Un pueblo que se ve precioso para visitar, yo que veraneo en un pueblo de Teruel, ahora no recuerdo haberlo visitado, creo no, me acordaría, a ver si tengo la oportunidad de recorrer sus calles, sería genial, solo leyendo tu post y viendo las fotos me han entrado ganas de verlo.

    ResponderEliminar
  4. Qué buenos recuerdos me ha traído este artículo! Estuve hace un par de años en Mirambel. Fue nuestro primer viaje con Daniel con tan solo 3 meses. La verdad es que leyéndote he descubierto muchas más cosas de las que yo vi. (Reconozco que iba algo estresada con mi primera experiencia viajera con el peque, y además nos hizo muy mal tiempo). Pero sin duda pasear sus calles ya es un éxito. También visitamos Cantavieja y La Iglesuela del Cid. ¡Una ruta súper completa para un día!

    ResponderEliminar
  5. Después de leer tu post no nos extraña que Mirambel forme parte de la red de pueblos más bonitos de España y haya sido elegido por escritores y cineastas para dejar volar su creatividad. ¡Es un lugar precioso! Parece mentira que un pueblo tan pequeño tenga tantos atractivos y lugares que ver.

    Nos lo apuntamos todo para cuando vayamos a Teruel.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Que maravillosas vistaa nos compartes del pueblo de Mirambel, parece unnlugar donde el pueblo se ha detenido y la verdad es que me ha dejado gratamente sorprendida su arquitectura, gracias por compartirnos un poco de la historia del lugar.

    ResponderEliminar
  7. Wow mana pero que interesante. A mi me.encanyan los pueblos así, Pero solo de día porque denoche me imagino que estoy en una película de fantasmas

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola!
    Sin haber estado en Mirambel, vamos solo por lo que nos cuentas y muestras en el post, ya me ha parecido que con razón es considerado uno de los pueblos más bonitos de España, ni me imagino lo que debe ser visitarlo in situ.
    aunque todo tiene mucha historia, confieso que me ha llamado mucho la evolución, por llamarlo de alguna manera, de la historia del convento a lo largo de esos nada más y nada menos 400 años.
    Besotes

    ResponderEliminar
  9. Mirambel es un pueblo muy chulo, yo veraneo en un pueblo de Teruel y aún no he tenido la oportunidad de visitarlo y viendo las fotografías, me han entrado muchas ganas, tendré que mirarlo para hacer una escapada, sería ideal, sin duda, parece que el tiempo se ha detenido.

    ResponderEliminar