domingo, 1 de agosto de 2021

MALAS EXPERIENCIAS VIAJERAS, contadas por sus protagonistas.

No siempre la gente que viaja tiene buenas experiencias, no todo es de color de rosa. A veces son decepciones, algo que nos vendieron y no era así, una perdida de equipaje, un incidente que te desilusiona... Pero con el tiempo, quedan en anécdotas. Recogemos algunas de esas malas experiencias que han querido compartir con nosotros desde algunos blogs y así conocer cómo lo resolvieron. Al final, de todo se aprende.




La niña que llegó con una maleta bajo el brazo, por A mamá le gusta viajar

Un año antes de quedarme embarazada, realizamos un viaje a Egipto, y en un vuelo interno nos perdieron mi maleta. A pesar de que el seguro me pedía un montón de tickets de la ropa (¿Quién los guarda después de puesta?) y nos pusieron muchas trabas, logramos pelearlo y que nos indemnizaran después de un año sin recuperarla. Pasó medio año más y el mismo día en que nació nuestra primera hija, llamaron desde el aeropuerto de Valencia diciendo que había llegado nuestra maleta desde el aeropuerto de París. (Nadie sabe qué hacía allí). Así que siempre decimos, que en lugar de traer un pan bajo el brazo trajo una maleta.


¡Lo barato sale caro!, por Está en tu mundo



Estábamos en una de las preciosas playas idílicas de Kenya, en Mombasa, con muchas actividades que hacer: snorkel, paseos en el barco tradicional dhow, montar en camello, etc.

Recorrimos toda la playa hasta que encontrar la empresa más barata para alquilar una moto de agua, ¡y allá fuimos, a disfrutar a tope de las cálidas aguas del Indico!

Y así fue, porque nos caímos, perdimos la llave, la moto se hundió, la corriente nos arrastraba rápidamente mar adentro, y acabamos permaneciendo en remojo durante más de 3 horas.

Al final nos sacó un empleado de otra de las compañías que alquilaban motos de agua, un poco más caras. Los de nuestra empresa no tenían gasolina para llegar hasta nosotros, y habían ido a comprarla. ¡Pero como compensación, nos regalaron otra hora de moto de agua! 😂
Podéis leer más sobre su experiencia en las playas de Kenia pinchando aquí.

Reservar un coche de alquiler y que te cobren de más, por Viajando por el mundo mundial


Son muchos los viajes que hemos hecho a lo largo y ancho de este mundo y de todos tenemos recuerdos inolvidables. Siempre organizamos todo nosotros mismos y somos muy cuidados a la hora de elegir hoteles, aerolíneas, excursiones y demás. Por suerte el 95% de todo lo vivido en nuestros viajes han sido experiencias súper positivas y recomendables, pero estamos aquí para contaros alguna de esas vivencias que forman parte del 5% restante.

Sucedió en el aeropuerto de Tenerife Norte, con la compañía de alquiler de coches Goldcar/Inter rent. Habíamos reservado por internet un coche a todo riesgo para 5 cinco, que habíamos pagado en el momento de la reserva. Cuando llegamos al aeropuerto nos pidieron una tarjeta para bloquear una fianza de unos 400 euros. Les entregamos una tarjeta de débito y nos dijeron que al no ser de crédito nos iban a cobrar 200 euros más. Eran las 11 de la noche y el 1 de enero, así que al estar todo cerrado no tuvimos más remedio que pagar. Eso sí les pusimos una reclamación y cancelamos todas las reservas que teníamos con ellos en Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura. Nunca más Goldcar/Inter rent.


Cancelación de vuelo, por Viajes y rutas



Nuestro contratiempo viajero fue en un viaje familiar a Londres. Unos días atrás el volcán Eyjafjalla de Islandia había emitido una gran nube volcánica que afectó a miles de vuelos en Europa, pero estaba tranquilo.

En la cola de embarque con una hora de retraso comenzó el caos, por, las azafatas desaparecieron y un aviso por megafonía comunicó que el vuelo estaba cancelado.

Nos obligaron a salir para hacer una larga cola en zig-zag y ser reubicados en otros vuelos. El nuestro para tres días después y ni siquiera para Asturias, pero no podíamos esperar.

Un grupo de personas de nuestro vuelo contrataron un autobús de vuelta y nos unimos a ellos. Un par de horas después volvíamos a Asturias con un autobús con volante a la derecha y dos chóferes.

Un viaje de 22 horas, muy largo y cansado pero inolvidable, lleno de anécdotas y una experiencia para contar a nuestros nietos.

Aquí encontrarás su pequeña odisea más ampliada.


Volar no siempre es tan bonito como uno quisiera, por @martineznotte (TeleAire)



Lo que más temo a la hora de volar no son las turbulencias. Al contrario, ellas me recuerdan que es bueno en ocasiones salir de la monotonía de la rutina, del confort y darnos cuenta que lo que nos parece normal es una maravilla.

Lo que más temo son las escalas a la hora de volar, y este miedo está dado por las experiencias que me han hecho vivir dos compañías latinoamericanas: Avianca y Latam 

Estas dos aerolíneas tienen como muchas otras la política de qué cuándo operan vuelos en su propia HUB (Bogotá y Santiago de Chile respectivamente) en ocasiones no llega el equipaje a acompañar a los pasajeros en tránsito y cuentan con que pueden despacharlo en el próximo vuelo.

Esto lo hacen muchas compañías. Hay que contar con ello cuando compramos escalas con tiempos muy cortos entre sí, y por eso nos beneficiamos de sus precios. 

El mal que hacen estas compañías es que pierden el equipaje. En mi caso Avianca llegó a extraviar tres veces mi equipaje, y en una de esas ocasiones por tanto tiempo que al cabo de un mes, ya regresado de mis vacaciones aún no habían dado con él.

Como si fuese poco debo sentirme afortunado ya que he conocido colegas que al día de hoy no han recuperado ni su equipaje ni le han reconocido la pérdida del mismo.

Espero que toda esta información les sea útil para disfrutar de su próximo viaje y no padecer del mismo temor que yo a la hora de contratar un vuelo con escala.


Mala experiencia en Marrakech, por Cómete el mundo



Creo que la peor experiencia que hemos pasado viajando ha sido en Marrakech. La primera vez que viajamos a la ciudad era Ramadán y, cuando cae la noche, los establecimientos cierran para comer. Nosotros estábamos una tarde en el zoco de la ciudad y nos empezaron a seguir unos chicos. El zoco es una zona de calles muy estrechas y laberínticas. Es difícil salir de allí si no lo conoces bien.

De repente, las tiendas empezaron a cerrar de golpe y empezaba a hacerse oscuro. Los chicos nos empezaron a decir que por allí no podíamos ir y que fuéramos por otro sitio (nos llevaban a una calle sin salida). Como no les hacíamos caso, nos llegaron a coger del brazo y pararnos en seco. Tuvimos un forcejeo hasta que un señor de una tienda nos vio y nos ayudó. Les echó la bronca y se fueron. La verdad es que fue muy desagradable y nos asustamos mucho. Suponemos que nos querían robar. Por suerte, no llegó a más la cosa, pero el susto no nos lo quita nadie.


Robo en el coche de alquiler, por Vamos a Viajar


Nuestro segundo viaje al extranjero fue a Grecia, y la primera vez que alquilábamos un coche. El primer día todo fue genial, fuimos a ver el Templo de Poseidón y cuando volvimos a Atenas aparcamos el coche en la puerta del hotel.
Nuestra sorpresa llegó al día siguiente, cuando nos disponíamos a ir a conocer la península del Peloponeso, que nos encontramos una ventanilla del coche rota y los asientos traseros echados hacia delante. Nunca solemos dejar nada en el coche cuando viajamos, y este no iba a ser menos, sólo teníamos unas botellas de agua, así que se fueron sin nada.

Nos tocó ir a comisaría a poner la denuncia, al aeropuerto a que nos cambiaran el coche (encima por otro peor sin aire y sin CD), pagar 70€ por la ventanilla (ya sabéis, contratar seguro, nos salía más barato) y cambiar los planes, ese día conocimos Atenas.


ERUPCIÓN DEL VOLCÁN GAMALAMA, por Magda Batik


El refrán dice que quien anda con fuego se acaba quemando. Ese debió ser mi caso.

Indonesia se encuentra situada en el llamado Anillo de Fuego del Pacífico, así que en algún momento de mis años allá me habría de tocar.

El volcán Gamalama, en Ternate, decidió desperezarse cuando mi avión estaba a punto de despegar. Confusión generalizada, numerosas personas queriendo salir de  la isla, aeropuertos cerrados… Sólo un barco de regular aspecto salía cada dos días.

El corazón se acelera. Te vienen a la mente todas las calamidades conocidas y te imaginas ya al estilo pompeyano, como escultura pétrea.

Ahora lo rememoramos con algo de humor. Afortunadamente todo quedó en un susto y sobre todo en una gran experiencia. ¿Quieres compartirla conmigo? Te lo cuento con pelos y señales en estos dos enlaces:

-          La erupción del volcán Gamalama

El volcán Gamalama, crónica de una evacuación


RESERVA COMPLICADA, por RodCarLife.



En un viaje que hicimos a Paris con una amiga dejamos que ella reservara el hotel. Reservó el hotel para los tres dos meses antes de nuestro viaje, e hizo la reserva en la zona del Barrio Latino.

Cuando aterrizamos en Paris el viernes por la noche para pasar el fin de semana, cogimos un coche para ir al hotel y al llegar allí no teníamos la reserva. No sabíamos el problema porque el día estaba correcto y el chico de recepción no sabía qué podía pasar, hasta que después de un rato se dio cuenta que la reserva estaba hecha para el mismo día y mes. pero otro año. Así que no teníamos habitación. Además, no le quedaban más habitaciones y en todo el barrio no pudimos encontrar ni una sola habitación porque había un evento importante y estaba todo Paris lleno.

Después de recorrer medio Paris en enero, con las maletas y de noche, pudimos encontrar habitación. Así que nos fuimos a dormir y sin cenar, porque ya era muy tarde y no había nada abierto.


Dornoch Hotel, mi peor experiencia en Escocia, por Escritora Viajera




En octubre de 2019 hice una ruta de carretera por Escocia magnífica e irrepetible.


Se trataba de un viaje organizado por un tour operador. No suele ser el tipo de viaje que elijo para mis vacaciones, ya que me gusta ir a mi aire e improvisar, pero esta vez nos lanzamos a la aventura y confiamos a ciegas en la agencia por ser una marca de reconocido prestigio.


Si no has estado en Escocia, tal vez no conozcas la dificultad de encontrar alojamientos decentes en las Tierras Altas. En muchas ocasiones son casas antiguas que no responden a unas mínimas calidades. 


Por mencionarte algo positivo, el emplazamiento donde se encontraba este hotel era precioso.


Además, se trataba de un edificio centenario que en otros tiempos acogía a lo más granado de la zona.


Desde entonces sospecho que las mejoras habían sido mínimas o incluso nulas.


Por mencionar algunos detalles, los ascensores tenían una moqueta sucia y rota por las paredes, el paño de nuestra habitación no cerraba la puerta, las ventanas no cerraban bien, los cables andaban sueltos por el suelo, el baño tenía el enchufe del calefactor oxidado y enganchado con cinta de goma. En la cortina de la bañera había restos biológicos de algo que no quise mirar y no recogieron las toallas sucias del suelo ni nos hicieron las camas. 


Las comidas fueron otro suplicio. Si quieres descubrirlo, puedes acceder a la entrada que les dediqué.


El piso fantasma o cómo fui estafada en Airbnb, por Travel me Softly


Había utilizado la plataforma de Airbnb en múltiples ocasiones, diferentes países y en todas sus modalidades de alquiler. Nunca había tenido problemas, hasta un bonito fin de semana de julio en el que mi reserva resultó ser una estafa.

 Reservé una habitación en Barcelona, en una casa compartida con las inquilinas, pero resultó ser un piso fantasma.

 En la dirección donde se suponía que debía estar el piso, en Plaza de España, en realidad había un gigantesco hotel. Ni rastro del alojamiento por ninguna parte. Tampoco de la chica que lo alquilaba, que nunca contestó al teléfono ni respondió a los mensajes.

 Al final tocó buscar otro alojamiento en el último momento y Airbnb me reembolsó el dinero de la reserva-estafa, pero tampoco es que nos dieran la solución en bandeja. Aquí te lo cuento de forma más extensa.

 El lado positivo es que aprendí mucho de esta experiencia (los viajes nunca dejan de enseñarnos cosas útiles, ¿verdad?), y aproveché para compartir en el blog algunas estrategias útiles para evitar las estafas en Airbnb.

Después de esta estafa, he utilizado Airbnb en muchas otras ocasiones y, afortunadamente, nunca me ha vuelto a ocurrir. Eso sí, ahora siempre examino con lupa este tipo de alojamientos antes de reservarlos.


EL DENGUE, por This Is Travel




Para mala experiencia viajera, el salir de viaje y contraer el dengue... eso sí que es mala pata... y encima en una de las islas con menos recursos médicos de Filipinas.

Todo empezó con una noche con malestar general y pensando que era una simple insolación... Tras tomar un analgesico y ver que la cosa no mejoraba, nos pusimos en contacto con el seguro y fuimos al hospital para que me valoraran... y su diagnóstico contundente fue DENGUE... y mi cara, puro poema...

 y ahora qué??? 

Tras una semana hospitalizada, suero, analíticas diarias, dieta, medicinas, fiebre y mucho cansancio...pasamos nuestra estancia de días de buceo y playas paradisíacas, por noches en vela en una habitación del hospital, preocupados.
Una historieta total....
Quieres saber más, pues leete toda la historieta en:

Y si viajas, contrata un buen seguro y ¡qué no te piquen los mosquitos!

Tren en la India, por Mis Viajes Familiares




Para viajar a la India contactamos con una agencia muy recomendada en otros blogs, que ofrecía vehículo de alquiler con conductor. Confiamos en ellos para que nos compraran los billetes en un tren nocturno que debía llevarnos hasta la frontera con Nepal.

En el billete ponía claramente la fecha del día anterior, pero el señor insistía en que, como el tren partía de la primera estación antes de las 24:00h, tenía que llevar esa fecha. El resto os lo podéis imaginar. 
El revisor de billetes obviamente no estaba de acuerdo con esta afirmación y quiso echarnos del tren en mitad de la noche. Llamé al dueño de la agencia quien muy molesto por las horas que eran seguía erre que erre con su teoría.

Le pasamos el teléfono al revisor para que se pusieran de acuerdo, y los dos tuvieron una acalorada discusión en su idioma, tras la cual, el hombre se apiadó de nosotros y nos dejó seguir en el tren, pero sin lugar donde dormir o descansar, a pesar de haber pagado un camarote completo en primera clase. Solo quien haya cogido un tren en la India entenderá lo que pudo ser, hacer este largo trayecto nocturno en estas condiciones y con dos niños pequeños  

¿Creéis que la agencia nos contactó en algún momento para pedir disculpas o saber si habíamos llegado bien? Todavía estamos esperando…
Aquí os contamos cositas de nuestro destino: Nepal.

Robo en hotel de Edimburgo, por Meraviglia



Hace unos años viajé a Edimburgo con unos amigos. Nos alojamos en un apartahotel que nos salía bien de precio y además tenía muy buena pinta. Tras pasar la primera noche en nuestro apartamento de dos habitaciones, salimos dispuestos a explorar la ciudad.

Antes de salir, yo me dejé los euros que llevaba, ya que allí no me servían de nada. Los guardé en un cajón de mi habitación, en una pequeña funda oculta debajo de mi pasaporte. Además, por manía, conté los euros que había, por lo que sabía a ciencia cierta cuándo dinero dejaba en el hotel.

Cuando llegamos por la tarde, de nuevo, por costumbre y manía, me da por revisar el dinero. A simple vista parecía que no había pasado nada, todo estaba en orden. Sin embargo, me faltaban 70€. Aviso a mis amigos, y otra amiga que también había dejado dinero bastante oculto echaba en falta otros 50€.

Avisamos en recepción y lamentablemente la respuesta del hotel no fue la más educada ni empática. Finalmente, pusimos denuncia en la policía para que constara todo lo sucedido, aunque desgraciadamente el caso no se llegó a resolver. Aquí os cuento la historia completa y os doy algunos consejos.


Un agua de diferente color, por Divertydoo


Los viajes están llenos de momentos para el recuerdo. Y aunque habitualmente en las redes transmitimos más las cosas que nos han impactado positivamente, no siempre las cosas ocurren según lo previsto. Eso nos pasó en una zona del Algarve a la que tengo que volver. Enseguida entenderás por qué. 

Preparando el viaje, no fue poca la gente que me nombró las maravillas de la Isla Tavira. En casi todas las guías y blogs hablaban de las maravillosas y larguísimas playas de arena blanca y aguas cristalinas y de un color turquesa fascinante. 

Fui todo el viaje contando al resto de la familia la maravilla que íbamos a ver. Montamos en el ferry para llegar a Isla Tavira con mucha emoción. Según íbamos andando, mi hija y yo nos adelantamos. Estábamos ansiosas de divisar el color turquesa y correr hacia el agua. Mi hija fue la primera que vió que algo era diferente a lo esperado. "Mamá, ¿seguro que las aguas son turquesas? ¿No serán verdes?" - ¿¿¿¿Verdes????".

Pues si. Las aguas que teníamos frente a nosotras eran de un verde intenso, y espero diría yo. Parecía que a las bravas olas del Atlántica le costaba arrastrar esa gran masa de algas. Porque eso es lo que teníamos enfrente. Una masa enorme de algas que no nos dejó contemplar ni disfrutar de esas aguas cristalinas. 

¿Qué se puede hacer ante semejante chasco? Además de echarnos unas risas y jugar un poco con las algas, adelantamos la comida. Comimos en un chiringuito de la playa estupendamente. Y adelantamos el plan de la tarde. El Algarve tiene rincones fascinantes. Si un sitio no está en su mejor momento, hay muchas alternativas para disfrutar.

16 comentarios:

  1. Que cantidad de anécdotas viajeras, lq verdad eaquw viajar es como la vida, a veces surgen cosas desagradables, pero no deja de ser maravilloso viajar (igual que vivir).
    Gracias por contar con nosotros, un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Un gran articulo... no todo es bonito pero hace que crezamos como viajeros y personas!

    ResponderEliminar
  3. La historia de la niña con el pan bajo el brazo me ha encantado porque al final todo sale a pedir de boca y además con un nuevo integrante en la familia ¿un milagro?

    La historia de Marrakech también me ha gustado mucho porque se demuestra que gente buena hay en todos los sitios y que no debemos acabar darnos pues el señor se enfrenta el solo a los malhechores y sale todo bien.

    Casi todas las historias muestran cosas que nos sirven de advertencia para que nada nos pase cuando nosotros viajemos (gracias por compatirlas todas juntas así nos enteramos de todo.

    Con la de lo barato sale caro me he reído mucho porque no paran de suceder cosa tras cosa...

    Y por último con la de un agua de diferente color me ha gustado mucho la manera de reírse de la experiencia y darle la vuelta con creatividad, quizás gracias a los niños que siempre nos ofrecen los mejores regalos 🎁😉. Seguro que la playa si era de aguas cristalinas pero en el momento que llegaron por alguna razón de la naturaleza se llenó de algas. Un abrazo 🤗.

    ResponderEliminar
  4. Menudas experiencias, viajes con anécdotas sin duda no he viajado mucho así que no tengo muchas anécdotas, recuerdo que una vez alquilaos un coche para ir a Sevilla y quien contrato no se dio cuenta de que había que pagar con tarjeta de crédito, al ir a recogerlo no podíamos pagarlo, nos toco buscar otra forma hasta que encontramos uno que admitía tarjeta de débito per el coche era de gasolina.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!
    La verdad es que me ha gustado el post, porque normalmente se cuenta la cara bonita de la moneda, y muchas veces pasan por alto los "fiascos", por llamarlo de algún modo, que pueden ir surgiendo.
    A mí me han pasado unos cuantos, entre los que si incluyen robo de maleta al completo en el trayecto de ida, vamos, que con lo poco que me gusta a mi ir de compras, no me quedó más remedio si no quería terminar siendo una sin techo.
    Besotes y gracias por compartir las experiencias de toda estas personas, y a ellos por animarse a compartirlas.

    ResponderEliminar
  6. Genial recopilación de anécdotas en las que la mayoría nos hemos sentido identificados en algún momento,porque tal y como dicen sus protagonistas, solemos contar siempre lo bueno y muy poco lo malo... y de eso también se aprende y normalmente queda como una historia curiosa qe contar a tus amigos y familia. Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Después de leer estas peripecias me doy cuenta de que los pequeños inconvenientes que haya podido tener ni de lejos me chafaron mis aventuras como a estos viajeros. Lo del dinero ya les vale, que ni siquiera se notaba que hubieran revuelto para que no tuvieran argumentos de peso en la denuncia,bss!

    ResponderEliminar
  8. Impresionante, creo que a todos nos ha pasado, alguna vez, algo similar. Que se pierdan las maletas, que te cambien la hora del vuelo o que llegues a un hotel y que tus reservas no existan. Me reído, pero sé que para quienes la han vivido, no les habrá hecho gracia ninguna. Muy buena entrada.

    ResponderEliminar
  9. Hola, cuantas anécdotas, es cierto que cuando se viaja puede pasar de todo y aunque en ese momento se pase mal, luego acabas por reírte cuando se vuelven a contar pasado el tiempo, también dependo de lo ocurrido pues no todos acaban siendo para reírse. Me pareció muy interesante este artículo, pues de esto también podemos aprender algo. Gracias por compartir. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Hola guapa 😘
    La verdad es que hay anécdotas de todo tipo, algunas más graciosas que otras, pero así vemos que no estamos sólos en esto de las desgracias viajeras 😅😅 a mí me han pasado muchas cosas, entre ellas pasar una noche de pié en un rincón del dormitorio porque escuchaba ruidos raros en la cama y resulta que estaba llena de termitas... La chiquilla con la maleta bajo el brazo me ha parecido muy buena 😅😃
    Besos 🙂

    ResponderEliminar
  11. Lamentablemente, así sucedes alguna vez. Yo trabajé mucho en turismo y si me han contado desde anécdotas que son nada hasta las de terror.
    Este anecdotario que reuniste, si que está variado!

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola! Te felicito por el post. Me ha resultado muy impactante y útil lo que nos narran estos viajeros. Aunque tengamos el viaje planeado siempre puede haber imprevistos como un volcán en erupción o una enfermedad repentina. Mi peor experiencia viajando fue en una apartahotel en el que había hormigas paseándose por nuestra cama. Fue surrealista. Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. uff. tener experiencias negativas a la hora de viajar corta mucho en el siguientye viaje, pero siempre hay que mirar el lado positivo.
    Yo he sufrido alguna de tus experiencias, incluso, retencion ilegal en el aeropuerto con mi pasaporte y todo en regla,

    Sibre tu experiencia en vuelos, es una faena el tema de cancelaciones, porque te amarga todo y te ves impotene en ese momento

    ResponderEliminar
  14. Madre mia! La verdad es que con estas historias da cosilla viajar. Pero sí, a quien no le ha pasado que le salga una excursión trucha o que le pierdan el equipaje. Por suerte cuando me ha pasado ha sido volviendo a casa y ha aparecido a los pocos días. Igualmente... una nunca dejaría de viajar jejej
    Besotes

    ResponderEliminar
  15. Desde luego, algunas de las malas experiencias que salen relatadas las hemos sufrido de una u otra forma en nuestras carnes. Vuelos cancelados, problemas con las compañías de alquiler de coches (¿alguien no ha tenido?). Y algún robo en hoteles también hemos sufrido, aunque siempre imposibles de demostrar (y por suerte, de poca cantidad). Al menos, el Dengue (y la Malaria) los hemos podido esquivar de momento.

    ResponderEliminar
  16. Que cantidad de anécdotas, la verdad es que en todos los viajes ocurre alguna. En la gran mayoría se pasan momentos angustiosos que con el tiempo cada vez son más y más aventuradas, que cuando las cuentas hasta hacen reír. Pero esto no se puede aplicar a las anécdotas de robos que se cuentan en el post.
    Esta muy bien comenzar con una propia, muy gracioso nacer con una maleta bajo el brazo.

    ResponderEliminar