jueves, 27 de agosto de 2020

Visita al Monasterio de Piedra en los tiempos del Covid

 
Hacía mucho tiempo que estaba deseando llevar a las niñas a visitar el Monasterio de Piedra y aunque no son buenos tiempos para viajar, realmente no son buenos tiempos para nada. El virus no se encuentra en un lugar concreto, está en todas partes. Tratamos de evitar las grandes aglomeraciones, así que aprovechamos un día entre semana que era festivo local donde vivimos y nos marchamos la víspera del 6 de agosto. Hicimos noche en un hotel de Calatayud, aunque no pudimos visitar la población. Otra vez será... nuestro principal propósito era ir al Monasterio ubicado en Nuévalos, provincia de Zaragoza.
 
El lugar está declarado Paraje Pintoresco Nacional, Monumento Histórico Artístico Nacional, Bien de Interés Cultural y posee la Medalla al Mérito Turístico del Gobierno de Aragón. Con este palmarés no me digáis que no merece la visita...
 
 
 
Llegamos a primera hora y apenas habían coches ni colas. Se ha suprimido la venta presencial y comprando la entrada online, entras directamente. En la ventanilla de taquillas indica la web y hay un código QR para adquirirlas si no lo has hecho con anterioridad. Aunque si tienes algún tipo de descuento que no reconoce la web (como fue nuestro caso), llamamos antes y nos indicaron que debiamos pasar por taquilla.

🅸 Normas Covid: mantener distancias, mascarillas y ponerse hidrogel en diferentes puntos en los que han colocado dispensadores, como en lugares donde hay barandillas o salidas de túneles. Aunque he de decir que mejor es que llevéis una botellita vosotros, porque algunos los encontramos sin reponer.
Mantener las distancias es fácil, ya que la visita se hace en el sentido que marcan las flechas azules para ir y las flechas rojas para salir, con lo que ves el parque sin dejarte nada y de forma muy controlada.
Nosotros encontramos el lugar muy recomendable y seguro.

NOTA: Debido al Covid- 19, el espectáculo de aves rapaces está suspendido y el Museo del Vino D.O. Calatayud temporamente cerrado.

VISITA AL PARQUE NATURAL


 
Fuimos directamente al parque, dejando el Monasterio para la salida, aunque se puede hacer al revés.
La ruta es de unos 5 km. aproximadamente y encontramos por todo el recorrido zonas de sombra, cascadas, saltos de agua, grutas, etc. todo ello cubierto de vegetación que lo hace un lugar mágico y refrescante. Al andar por tierra, os recomiendo zapatilla cerrada para la visita.


El río Piedra nace en Guadalajarada y da nombre al parque. Aquí se divide en tres brazos formando diferentes cascadas y repartiendo el agua por el lugar.
En algunas zonas encontrarás escaleras, si vais con carro será complicado de bajar, a menos que lo pleguéis y vayáis con cuidado de no resbalar. Por lo demás, la ruta es muy fácil de hacer con niños pequeños y se recorre casi sin darte cuenta. Encontramos baños también en la parte de dentro, antes de Las Pesqueras y otro antes de Los Chorreaderos. 
 
 
Es una pena que la zona de columpios y las de picnic no estén abiertas, pero aún así encontramos máquinas de bebidas y el parque está lleno de zonas en las que descansar con muchos bancos para disfrutar de su tranquilidad.

La primera parada la hacemos frente al Baño de Diana (que recoge su agua del brazo central del río), dejando atrás el Vergel de Juan Federico Muntadas, artífice de este parque y quien lo adaptó para el turismo. Bajando desde los Fresnos Altos el agua corre junto a nosotros e incluso la podemos tocar.
El recorrido transcurre por lugares tan bellos como la Cascada Trinidad, con sus tres diferenciados niveles de caída, La Caprichosa  y llegamos hasta la Gruta Iris, descubierta en 1860 por D. Juan Federico Muntadas, un bonito fénomeno kárstico. A través de ella, vamos bajando junto a la espectacular Cola de Caballo de 53 metros. 
 
Por las diferentes ventanas abiertas, vemos la vegetación y la cascada hasta llegar a la parte interior tras la cascada, lugar que te deja boquiabierto. Pasamos un túnel, puentes y pasarelas para llegar a las Pesqueras, considerada la primera piscifactoría de España, ya que está fechada en 1844. Hay paneles explicativos sobre la repoblación de los ríos y el uso de los diferentes estanques.
Nos dirigimos ahora al Lago del Espejo, otra de las zonas donde más nos entretuvimos haciendo fotos. 

Los reflejos del verde de los árboles, de las montañas y los pájaros en el agua son preciosos en estas aguas mansas que contrastan con la fuerza de sus cascadas. Los buitres lo sobrevuelan y son fáciles de ver desde aquí.
A las niñas les gustó mucho este plan y con el calor, acabar salpicándose de agua, se agradece. 


VISITA AL MONASTERIO
La visita al monasterio está incluida en la entrada y el acceso se encuentra en la plaza que hay junto a las taquillas, por la puerta de la derecha a la entrada del hotel.
 
 
Los reyes aragoneses tenían un castillo árabe en Nuévalos llamado castillo de Peña Vieja, Castillo de Piedra o Malavella. El Real Monasterio de Santa María de Piedra fue fundado en el siglo XIII por 12 monjes cistercienses procedentes del Monasterio de Poblet a quienes Alfonso II dona los terrenos en  1186. Consagrado en 1218 y con más de 8 siglos a sus espaldas, reune una gran riqueza patrimonial.
Fue ampliado en dos ocasiones: en 1446 se añaden celdas y en 1630 se vuelve a ampliar, se construye el claustro nuevo y la plaza de San Martín.
En 1843 el monasterio es subastado y adquirido por Pablo Muntadas Campeny. Tras el descubrimiento de la Gruta Iris en 1860, Juan Federico Muntadas crea el hotel y hace accesible el parque para el público. 
La parte visitable del monasterio recorre las estancias en torno al claustro anexo a la iglesia, en la que encontramos una inscripción que reza: "Templo destruido y sus imagenes mutiladas durante el tiempo que medió entre la revolución de 1833 y el año 1840, en que pasó a propiedad privada". 
 
 
Sin embargo, en 1809 ya fueron expulsados los monjes y los franceses saquearon la abadía transformandola en hospital. En 1823 se reanuda la vida eclesiástica hasta que en 1835 la reina regente María Cristina admite la disolución de las ordenes masculinas y financia al ejercito liberal que apoya a su hija Isabel II en la I Guerra Carlista mediante la venta y subasta de bienes eclesiásticos.  
La orden del Císter surge en Francia y está vinculada a la Corona de Aragón, cuando se unen a la labor restauradora de Alfonso II para colonizar y repoblar Aragón.
 

Lo que fueron las celdas de los monjes que lo habitaron durante 600 años, es actualmente el hotel que cuenta con spa para sus huéspedes. 
Pasamos por la sala capitular, visitamos la exposición de carruajes, la cillería o almacén, el refectorio donde comían los monjes y la cocina. Esta última acoge una exposición sobre la historia del chocolate. Y es que en esta cocina se elaboró el primer chocolate de europa.
Cuentan que uno de los monjes que aquí habitaban acompañó a Hernán Cortés en uno de sus viajes a las Américas y de allí trajo el cacao.


Podéis ampliar la historia del convento en su web.
 
🅸 INFORMACIÖN PRÁCTICA

HORARIO: Parque de 9.30 a 21.30 todos los días. Monasterio de 10 a 19h todos los dias.
PRECIOS: Adultos 16€, niños de 4 a 11 años y jubilados 11€, con descuento del carnet madridista 12,80€. (Los descuentos sólo se hacen en taquilla, no online)
TIEMPO ESTIMADO DE VISITA: 2/3 horas el parque y media hora el Monasterio.

12 comentarios:

  1. Hola guapa
    Ay me viene genial esta info porque queríamos hacer una escapada de fin de semana y no sabíamos como estaba el tema, ahora ya podemos ir más tranquilos sabiendo como son las cosas en los días de pandemia
    Creo que es un rincón precioso que vale la pena visitar
    Un besazo

    ResponderEliminar
  2. Hay lugares que nos remiten a la infancia y el Monasterio de Piedra es uno de ellos. Creo que hará como 30 años que lo visité! Sin embargo, no recordaba tantas cascadas y caídas de agua. Que maravilla! Tampoco sabía (o recordaba) de la existencia del hotel. Debe ser chulo alojarse aquí. Aunque nada barato, supongo.

    ResponderEliminar
  3. Hola guapa! No sabes las ganas que tengo de visitar Aragón, el año pasado pasamos cerca y me quedaron muchas ganas de visitarla, cuando la pandemmia mejore y podamos viajar con seguridad volveré a leer tu post y por supuesto iré al monasterio de piedra.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  4. Hola
    Gracias por la información del lugar. Qué sitio tan bonito para irse de escapada, no he ido, pero lo tendré en cuenta si hago algún viaje.
    Besos ^^

    ResponderEliminar
  5. Hola!
    las fotos son una maravilla; el monasterio de piedra y el entorno natural me parecen una preciosidad y me encantaría visitarlos cuando tenga la oportunidad y si todo este ritmo de contagios baja. En tiempos del covid hay que adaptarse pero con cuidado se puede seguir disfrutando de monumentos como este.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  6. Es uno de esos destinos que está en mi lista desde hace tiempo, espero no posponerlo mucho más. Y lo que más me ha gustado es ver las cascadas con agua en verano, porque no me ha ocurrido eso con otros lugares que he visitado,bss!

    ResponderEliminar
  7. Hola wapa! Yo en los tiempos de covid no estoy saliendo de viaje ni socializando con casi nadie, pero me alegro que tu hayas podido. El Monasterio de Piedra se ve muy bonito!
    Bsss

    ResponderEliminar
  8. Que bonito lugar rodeado de naturaleza, la verdad provoca salir como antes, pero también frena un poco el virus, donde vivo, todas estas actividades aún tienen restricciones, pero que bueno que se hayan podido dar esta escapada para liberar tensiones,lastima que la zona de picnic y columpios no la pudiera disfrutar, pero las vistas del Monasterio de Piedra son realmente lindas. gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  9. Hola, que post mas completo sobre el Monasterio de Piedra, a mi personalmente es un sitio que me gusta muchisimo, me transmite mucha paz y es ideal para desconectar de todo y pasar un fin de semana alejado del ajetreo de la ciudad rodeado de naturaleza y agua, todas las cascadas son a cual mas bonita. Yo recomiendo el hotel que esta dentro del parque. Gracias por compartirlo. Saludos

    ResponderEliminar
  10. Una visita que realmente merece la pena. Toda la zona del parque es una gozada para entrar en contacto con la naturaleza y desconectar un poco del monotema de los ultimos meses. Me encanta la historia del monasterio de piedra, y su ubicación es lo más espectacular. Imagino pasar solamente una noche en el hotel, una experiencia que merece la pena, creo. Esperemos que pronto se pueda volver a disfrutar de los parques y de la zona picnic del parque natural.

    ResponderEliminar
  11. Precioso lugar, de esos para ir y regresar de vez en cuanto, un lugar perfecto para tomar aire en estos tiempos que nos está tocando vivir. Aunque según está la situación en este momento, creo que hay que pensar muy mucho que lugares visitar.

    ResponderEliminar
  12. Con los rebrotes que está habiendo, nosotros estamos intentando viajar lo menos posible y, cuando lo hacemos, vamos a lugares abiertos, en plena naturaleza. Por eso esta escapada para visitar el Monasterio de Piedra en los tiempos del Covid nos parece muy acertada.

    El Parque es precioso y un buen lugar donde respirar aire puro, sin virus. 😉 Qué pena que nos pille tan lejos de casa.

    Saludos.

    ResponderEliminar