miércoles, 20 de septiembre de 2017

Nacedero del Urederra, una de las rutas más mágicas de Navarra.


Uno de los lugares que nos motivó a emprender rumbo a Navarra fue el Nacedero del río Urederra, ruta también llamada "Las cascadas de Baquedano". Un sendero sencillo para hacer con niños en una mañana. Con lo que nos gustan las rutas fluviales esta era imprescindible.
Desde abril del año 2014 has de reservar tu entrada gratuita (puedes hacerlo desde AQUÍ) y presentar el resguardo en la primera caseta que encuentras a la entrada del parking. La segunda caseta es punto de información. Te aconsejo reservar e ir a lo seguro, aunque el día que nosotros fuimos habían cancelado alguna reserva (la guardan hasta las 12, a menos que avises) y podían acceder hasta completar las 450 personas que hay de aforo limitado.

Parking

Declarado Reserva Natural en 1987 es un lugar mágico de la Sierra de Urbasa. El río Urederra recorre 19 kilómetros para desembocar al río Ega, afluente del Ebro. Llegamos por la carretera NA-718 desde Estella, la cual abandonamos en el kilómetro 13,8 para coger la NA-7187 hasta Baquedano y dejamos el coche en el parking, en el que pagas 4,50€ por estacionar. Las motos 2€ y las autocaravanas 5€. (Precios año 2017)
La ruta no te llevará más de 3 horas ida y vuelta pues recorre 5,3 kilómetros en total. No tiene tramos difíciles, aunque no es transitable con sillitas de bebé y aconsejamos tener precaución si hay humedad para evitar los resbalones.

Por el camino encontramos alguna salida de agua.

Nos dieron unas pegatinas identificativas y subimos hacia la entrada. No tiréis la pegatina, ya que suelen hacer sorteos de productos típicos (info en la caseta).
Cruzamos el pueblo y pasamos frente a la iglesia, una bonita fuente, el lavadero y el frontón.
Antes de adentrarnos en la reserva, encontramos un par de bares y un kiosko. Si no habéis cogido agua es buen momento para comprar alguna botella.
Dejamos a la derecha del camino una bonita zona de picnic (también hay otra en el parking) y encontramos en frente una puerta de hierro de color verde. Desde aquí tomamos el camino a nuestra izquierda y vamos descendiendo mientras nos adentramos en el bosque. Por el de la izquierda volveremos. Predominan las hayas, aunque podemos identificar tilos, robles, olmos, arces, sauces y otras especies.


Seguimos descendiendo hasta que se abre una pequeña explanada con una caseta que estaba cerrada y un cartel informativo. Aquí hay una bifurcación del camino, pero nosotros seguimos por el de la izquierda y pasamos una cerca de madera.



Ya se escucha el rumor del agua y la vegetación es más densa. Pronto vemos entre el verde intenso de las hojas de los árboles el azul más bonito que he visto jamás. Urederra en vasco significa agua hermosa. El azul turquesa de sus aguas cristalinas es incomparable. Agua, piedra y vegetación en una perfecta unión. Parece que te vaya a salir un duende o una pequeña hada detrás de algún árbol.


Encontraremos a la izquierda una escalera que baja a un mirador desde donde veremos la primera de las cascadas. El lugar es de los más fotografiados y no es demasiado grande, con lo que se llena de gente enseguida. Continuamos bordeando el río. Los niños lo pasan muy bien descubriendo pequeñas cuevas, setas y disfrutando de la naturaleza.

Escalera de acceso a la primera cascada

Después de la escalera encontramos esta bajada al mirador.


La primera es la Cascada del Jabalí

Les encanta descubrir rincones que dan rienda suelta a su imaginación.

En el remanso de agua que encontramos al pasar un último vallado de madera del camino podemos observar grandes carpas. Aquí parece que el camino ya no sigue y suele haber confusión, ya que parece una ruta circular, pero puedes seguir más hacia delante. El camino no está tan claro y tiene muchas piedras.




Las aguas cristalinas con su tono tan peculiar que hacen del lugar algo mágico.

Nosotros fuimos de los que nos volvimos creyendo que si seguíamos hacíamos una segunda ruta más extensa. ¡Qué rabia! Si esto nos pareció precioso, la cascada que nos perdimos era la más espectacular, además de pasar por un par de puentes de madera... Nos va a tocar volver para completarla. Eso seguro.



El lugar donde la ruta se hace circular y nos confundimos. Salimos por el vallado que se ve y tiramos un poco más hacia una explanada, pero ya no vimos camino ni gente y nos volvimos por donde indica la salida. ¡Nos perdimos lo mejor!


Camino de vuelta que ya no transcurre junto al río.

Volvimos por el camino de la izquierda para no hacer  el mismo que además empezaba a llenarse de gente, por lo que os recomiendo llegar temprano, abren a las 9h. Nosotros llegamos a las 10 y había bastante aparcamiento. Es bueno que lleven el control, ya que se estaba masificando demasiado.
Al salir paramos en la zona de picnic para comer. Desde aquí disfrutamos de unas vistas espectaculares  de esta zona de la Améscoa Baja. Incluso pudimos ver buitres, mirlos y otras aves.


Existen otras vistas muy interesantes del circo formado por el Nacedero (el final de esta ruta) desde el aparcamiento de Surgaina situado en el kilometro 22 de la NA-718 desde donde parten otros senderos y hay un Centro de Interpretación o visitar otros pueblos del Valle de Améscoa. Puede ser una buena opción para completar el día. Nosotros, con los niños, barajamos otras opciones.
Nuestro plan era ir a bañarnos en la piscina natural de "La Central" en Zudaire, que está a poco más de 2 kilometro de Baquedano. El agua del Nacedero alimenta allí una central hidroeléctrica junto a la cuál han habilitado, a orillas del Urederra, una tranquila playa fluvial con zona de césped y socorrista (11 a 14h y de 15 a  18h en laborables y de 11 a 19h en fines de semana). No dispone de mesas. El agua está bastante fría, pero es un buen sitio para descansar mientras juegan.


A pesar de lo fría que estaba no pudieron resistirse a tomar el baño.
La Central Hidroeléctrica

Encontrarlo nos costó un poco. En la misma carretera, bajando de Baquedano a Estella, encuentras a mano derecha un hostal restaurante. Detrás hay un parking. Os aconsejo dejar ahí el coche y coger el paseo arbolado a la derecha de los columpios. Está a unos diez minutos andando. Recto encuentras una casa que divide el camino en dos. Cogiendo el de la derecha vas saliendo del pueblo, no tiene perdida. Pasarás por un bonito lavadero con fuente, sigue hasta ver un banco para descansar donde el camino vuelve a dividirse en dos. Nosotros bajamos por la derecha (más rápido) y pasamos por delante de la Central Hidroeléctrica. Se puede bajar en coche, pero hay tramos de tierra y no es demasiado ancho. Yo no lo recomiendo.

Lavadero bajando a la playa fluvial "La Central"

Panorámica de la zona de baño del río Urederra a su paso por Zudaire.

Teníamos planeado rematar el día visitando alguna de las queserías, pero no se podía ver el proceso de elaboración en este tiempo, según nos indicaron por teléfono. Cuando parecía que la cosa se torcía sin remedio buscamos un plan B: Concertamos una visita en las Salinas Gironés, pero esto merece otro post.

3 comentarios:

  1. Malena Grager Interesante descripción de la Ruta de las Cascadas de Baquedano en el Nacedero del Urederra , que puede ser muy útil para los visitantes.

    He observado que no citas las otras dos cascadas importantes del urederra. La Cascada del Tubo y la Cascada del Elefante, que en el verano, no se distinguen muy bien.

    Una Web que tiene mucha información del Nacedero del Urederra es : --> www.nacederourederra.es

    Otra Playa Fluvial que no has incluido en el Post es, la Playa del Puente de Piedra de Artavia.

    Esta playa está muy bien equipada con zona de sombra.

    Si alguno quiere venir a Navarra y conocer el Urederra y necesita alojarse en una casa rural, nosotros los alojaríamos con mucho gusto en nuestra Casa Rural Urbasa Urederra.
    www.casaruralurbasa.com

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por tu comentario. La playa de Artavía la teníamos anotada para ir, al igual que el pantano de Alloz y otras zonas de baño que debido a la climatología se nos torcieron un poco los planes. Nos faltó tiempo en Navarra.
    Vuestra casa rural la miramos, pero estaba ocupada en los días que disponíamos. No descartamos volver en otra ocasión.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar