miércoles, 17 de enero de 2018

Visita guiada a la única salina de manantial de la Península desde la epoca romana. La sal prehistórica.


Después de pasar la mañana descubriendo el Nacimiento del río Urederra y bañarnos en sus aguas en la zona de La Central del pueblo de Zudaire, fuimos a visitar la salinera de Salinas de Oro. Es la única salina de manantial natural de la Península cuya extracción ha continuado desde tiempos romanos y la primera sal ecológica del mercado.
Llamamos por teléfono esa misma mañana a Salinas Gironés, empresa familiar que lleva tres generaciones produciendo sal artesanalmente, y concertamos la visita para las 6 de la tarde.
Salinas de Oro se encuentra a 22 kms de Estella y 29 kms. de Pamplona por la NA-700. A 500 metros pasando el pueblo las verás.

Carretera a Salinas de Oro. Un paisaje precioso.

Estas salinas se formaron hace 220 millones de años cuando existía el mar de Tethys que cubría media Península.Tras movimientos tectónicos se formó un diapiro, una bolsa de sales que asciende del subsuelo a 3000 metros de profundidad.  La sal sale a la superficie en forma de manantiales salinos naturales.

Uno de los pozos. Mediante la decantación y la evaporación se eliminan las arcillas que dan ese tono rojizo.





El hombre que nos hizo de guía fue muy amable y dispuesto a contestar a cualquier pregunta que le realizamos. Nos contó anécdotas como la del médico que hizo un estudio a las mujeres del pueblo y comprobó que ninguna tenía problemas de tiroides exceptuando a tres que no eran del pueblo. Todo ello gracias al beneficio de estas sales con alto contenido en oligoelementos minerales.
- El yodo es bueno para ello, nos comentó.
Nos explicó el proceso artesanal de la sal y cómo se producen los distintos tipos de sal en función de los vientos y la meteorología.

La salina se encuentra entre montañas y se ve así desde la carretera.

Antes los vecinos tenían parcelas de sal que trabajaban además de la ganadería y agricultura. Eran las mujeres las que iban a venderla a los mercados y a otros pueblos.
Existen tres pozos de los que mana agua a este río que desemboca en el pantano de Alloz al que también desemboca otro río de agua dulce que le varía en salinidad según baje más agua de uno o de otro. No hay peces ni vegetación. El pantano lo podéis ver a lo lejos desde la carretera, aunque ya no nos dio tiempo de visitarlo. En este pantano se practican deportes acuáticos y está adaptado para los bañistas.
Este año llevaba muy poca agua. El pozo que da origen al río no se utiliza para sacar la sal porque recoge agua dulce de otros arroyos.

El río llevaba muy poca agua

Seguimos caminando, mientras nos contaba curiosidades y nos enseñaba rocas  volcánicas en una construcción. Las utilizaban para las esquinas porque eran más fáciles de trabajar.


Nos acercamos hasta un pozo en el que les propuso a los niños mojarse las manos para después comprobar lo blancas que se les quedaron. Alguno iba chupándoselas y era como comerte un paquete de pipas entero.

Distintas clases de sales, el almacén y una gran piedra de sal que nos enseñó.

Nos enteramos de las clases de sal que existen: sal marina (desde el Delta del Ebro hasta Huelva) que precisa de un proceso de descristalización , sal fina (cloruro sódico al 99% se elabora en su totalidad en las fábricas), la sal yodada fina (a la que hay que añadir yodo para cubrir sus carencias) y la sal de manantial que al pasar por la zona de subsuelo aporta potasio, hierro, magnesio, calcio y yodo y se extrae de forma artesana. El proceso pasa por la decantación de un depósito a otro para eliminar las arcillas. El agua se evapora y queda la sal. Con el rastrillo se va igualando en las piscinas. La sal que queda flotando en forma de láminas se la llama flor y son ricas en magnesio. Cuando sopla el viento del norte fuerte esta se hunde y se mezcla con la del fondo. El viento del sur es lo mejor para recogerla. En 3 o 4 días se evapora.

La meteorología es esencial.

A los niños les ofreció llenarles alguna botella de agua para decantarla en casa y comprobar como se evapora. ¡Iban más contentos con su botellita...!
Los niños lo pasaron genial y aprendimos mucho.
Es  la primera sal navarra que ha obtenido el certificado de calidad BIO otorgado por el CPAEN (Consejo de la Producción Agraria Ecológica de Navarra), con vigencia para toda Europa.
En el almacén comprobamos la gran variedad de sales que se venden. Nos trajimos para casa algunas sales para repartir a la familia: sal mineral, Flor de sal, sal líquida, en escamas, al vino y con diferentes hierbas aromáticas para dar gusto a carnes, pasta,...
 Os recomiendo esta visita en Navarra. A todos nos pareció de gran interés.

Precio: Niños 2 €, adultos 3€
Salinas de Oro se encuentra en una zona rural en la que hay mucha ganadería y agricultura. Al fondo el pantano de Alloz.

NOTA: Este post no está patrocinado ni hemos recibido compensación alguna. No tenemos ningún tipo de conexión con la empresa. Mi opinión es independiente. Basamos nuestro blog en experiencias propias y reales.

10 comentarios:

  1. Nos apuntamos esta visita para cuando vayamos por Navarra porque ya hemos estado anteriormente en otras salinas ( Fuerteventura, en Ibiza, etc) y nos sigue pareciendo increíble cómo el ser humano ha sido capaz de desarrollar estos procedimientos artesanales para producir la sal... Nos resulta súper curioso.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Pues esta no os la podéis perder. Ya me contaréis.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Qué artículo tan original! Desconocía que una visita a unas salinas pudiera dar tanto de sí. Y todos los tipos de sal que existen.
    Yo no conozco ninguna salina, aunque sí he visto desde el coche las que hay en Alicante, y me da sensación de que son bastante diferentes.
    Un saludo,
    Cristina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Cristina. Estas salinas son diferentes a las marinas. A nosotros nos sorprendió gratamente conocerlas.

      Eliminar
  4. Hola!

    No conocíamos estas salinas y, tanto ellas como la zona, tienen muy buena pinta.
    Estuvimos en las salinas de Maras en Perú y nos encantaron, y estas parecen aún más antiguas, no?
    Tenemos ya ganas de recorrer Navarra, así que incluiremos la salinas en la ruta.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las de Perú no las conocemos. En cuanto la visitas te das cuenta de la gran importancia de este lugar. Os alegraréis de visitarla y sino ya me lo diréis. ;-)

      Eliminar
  5. No conocía estas salinas, me parece una visita muy interesante y los paisajes son muy bonitos!!
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue una visita de lo más interesante, nos enteramos de un montón de cosas que desconocíamos. El paisaje que rodea el camino hasta que llegas es otro punto a su favor.

      Eliminar
  6. Mi abuela es de esa zona, y siempre me ha hablado de las salinas, pero nunca he llegado a visitarlo. Creo que sería un buen momento para hacerlo :) ¡Un saludo, Malena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces es casi una obligación conocer la tierra de tus antepasados. ;-)
      Saludos.

      Eliminar