martes, 31 de octubre de 2017

Zugarramurdi: El pueblo de las brujas

La palabra "Akelarre" viene del prado que hay junto a la cueva, lugar en el que el macho cabrío tomaba forma humana.

Zugarramurdi y su espectacular cueva es un imprescindible en Navarra. Pamplona está a 80 kilómetros y la carretera discurre por un paisaje sorprendente y de gran belleza. En la zona pirinaica y a muy poca distancia de la frontera con Francia, esta zona comparte idioma y cultura con algunos pueblos franceses como Sara y Ainhoa. Hay un sendero que une Sara, Zugarramurdi y Urdax, señalizados con un pequeño caballo azul y que compiten en belleza con sus cuevas.

La Cueva de Zugarramurdi es un lugar mágico.

Nosotros centramos la visita en la famosa "Cueva de las Brujas", también descubierta cinematográficamente por Álex de la Iglesia como lugar de rodaje de la película ganadora de 8 Goyas "Las brujas de Zugarramurdi" en el año 2014.

Desde las galerías más altas las vistas son impresionantes.

La cueva está atravesada por la Regata del Infierno, un riachuelo que transcurre actualmente con poco caudal, pero que dio lugar a este complejo kárstico lleno de galerías y recovecos. La parte principal es como un túnel de 120 metros de largo y 10 ó 12 metros de ancho.


















La naturaleza que rodea la cueva es espectacular. Puentes de madera, vegetación, prados y senderos de extraordinaria belleza. El prado junto a la cueva recibía el nombre de "Akelarre" ("Prado del Cabrón"). Aquí contaban que se reunían las brujas y pastaba un macho cabrío que cuando se reunía con las brujas se transformaba en persona  y era el mismísimo diablo.

El recorrido está indicado y puedes pasear bordeando la Cueva, el paisaje merece la pena.

Vistas del prado desde el interior de una de las galerías.

En este entorno se encontraron restos arqueológicos del periodo Magdaleniense y cerámica prehistórica. Las cuevas fueron utilizadas por los contrabandistas para esconder mercancías y como refugio aprovechando su cercanía a la frontera.
La historia de mitos y leyendas atrae mucho turismo, por lo que os recomiendo llegar pronto. El aparcamiento frente a la cueva no es suficiente para las visitas al lugar. Podéis dejarlo en el pueblo e ir paseando. Nosotros llegamos a la hora de apertura (10:30 en temporada alta) y encontramos cerca, pero son caminos de paso y salir puede resultar complicado.

Otra zona de las cuevas.

La historia de este pueblo está unida al mayor proceso inquisitorio que se ha conocido en la historia. Una auténtica caza de brujas fruto del desconocimiento, la incomprensión y el poder. Tres premisas que nos hacen reflexionar y que actualmente perduran, por desgracia, a otro nivel, en otros ámbitos,... pero a lo largo de la historia han existido y existen las "cazas de brujas".

Bajada a la cueva.

En Navarra existen documentos excepcionalmente conservados que constituyen un testimonio históricamente único.
Los hechos que vamos a relatar pasaron hace más de 400 años, entre 1609 y 1614.
Toda la historia comenzó cuando una joven muy fantasiosa empezó a contar sus sueños en los que decía haber visto a gente del pueblo participar en Akelarres. El inquisidor Alvarado visitó la zona, y creyó haber encontrado una secta de brujos.

La belleza alrededor de la cueva hace que te detengas a cada paso.
 

En aquellos tiempos vivían bajo el temor a los poderes sobrenaturales que algunos se atribuían, conocimientos de medicinas naturales, supersticiones, tradiciones ancestrales, rigor religioso y un sinfín de factores que explican el auge en el entorno durante este período. El modo de vida de la gente de aquellas épocas con costumbres diferentes que además hablaban una lengua extraña hicieron que la incomprensión transformara aquellos rituales, fiestas, cánticos, creencias paganas en conjuros, akelarres y magia negra.
Los vecinos se denunciaban unos a otros e incluso contaban historias inverosímiles como partos de sapos, violaciones por parte del diablo, crear pociones e incluso de tormentas en el mar. Todos vivían con miedo a ser señalados.

Desde la parte norte de la cueva.

Hasta 300 personas fueron apresadas por la Inquisición que visitó cerca de sesenta poblaciones navarras. 53 de ellos fueron trasladados a Logroño para ser juzgados.  Allí se celebró el Auto de fe el 7 de Noviembre de 1610. Mediante torturas algunos confesaron y fueron absueltos. 11 fueron quemados en la hoguera el día siguiente. Los 5 que murieron en la cárcel, en los dos años que duró el proceso, fueron quemados en efigie. Los otros 6 en vida.
Después de esto se desató la histeria colectiva. El escéptico inquisidor Alonso de Salazar quiso frenar el revuelo y después de ocho meses volvió a Logroño con 1802 confesiones y 5.000 nombres.
Zugarramurdi quedaría vinculado a la brujería para la posteridad.

El riachuelo que dio lugar a la formación de esta cueva hace millones de años continúa atravesando la cavidad.


Horario: T. Alta: 10:30-20:00 (18 y 27 de agosto cerrado por fiestas locales)
               T. Media: 11:00-19:30 (Lunes cerrado)
               T. Baja (octubre-junio): 11:00-17:30. (Cerrado 1h30 al mediodía, Lunes y la primera                                                                    quincena de enero). El mes de enero sólo abre los fines de semana.                                                           Puentes, festivos y Semana Santa horario más amplio (11:00-19:30/10:30-20:00).
Precio: 4 € adultos y 2 € niños (descuento de 1€ si la coges conjuntamente con la entrada al Museo).

Libros, documentos, escenografías, pantallas táctiles... todo para conocer cómo y qué se vivió en Zugarramurdi.

El Museo de las Brujas fue inaugurado en julio del 2007 y está a unos 200 metros de la cueva. Aquí está también la Oficina de Turismo.




El edificio era un antiguo hospital. Consta de varias plantas en el que se recrean algunas dependencias para conocer la vida cotidiana de sus gentes, cómo fue todo el proceso inquisitorio, nombres de acusados y declaraciones. Un viaje a las costumbres y rituales, la mitología, las leyendas y la historia de las brujas. Todo ello a través de paneles, audiovisuales, pantallas táctiles y escenografías. Por último, en la planta baja, ponen un audiovisual muy reflexivo y revelador. No recuerdo cada cuánto tiempo lo ponen. Nada más entrar consultar el horario.
























Horario: T. Alta: 11:00-19:30 (Lunes cerrado)
                T. Media: 11:00-19:00 (Lunes y Martes cerrado)
                T. Baja: 11:00-18:30 (Lunes, Martes cerrado, primera quincena de enero) Durante el mes                                   de enero sólo abrirá los fines de semana. Puentes, festivos y Semana Santa horario                                     más amplio (11:00-19:00/11:00-19:30).
Precio: 4,50 € adultos y 2€ niños (descuento de 1€ si la coges conjuntamente con la entrada a la                       cueva).



Todo un viaje en el tiempo al mundo de las brujas y al periodo de la Inquisición.


NOTA: Este post no está patrocinado ni hemos recibido compensación alguna. No tenemos ningún tipo de conexión con la empresa. Mi opinión es independiente. Basamos nuestro blog en experiencias propias y reales. Si hay criticas, son constructivas y respetuosas. 



4 comentarios:

  1. Es un sitio que estoy deseando visitar, me parece un lugar mágico. Sin embargo, no conocía toda su historia, me ha parecido muy interesante, aunque triste a la vez. ¡Gracias por contárnosla!

    ResponderEliminar
  2. Es un lugar mágico rodeado de naturaleza. La historia nos parece increíble en la actualidad, sin embargo continúan habiendo persecuciones a los que son diferentes. El documental que ponen en el Museo da mucho que pensar.
    Cuando vayas, no me pienso perder tu post. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Es un lugar mágico, interesante, estremecedor y en un paraje muy bello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Nosotros vinimos encantados y lo consideramos indispensable en un viaje a Navarra.
      Gracias por tu comentario, Isabel.

      Eliminar