miércoles, 15 de marzo de 2017

DESCUBRE ALLARIZ CON NIÑOS


Allariz es uno de esos pueblos que debes visitar en tu paso por Galicia. Pertenece a la provincia de Orense, cerca de la comunidad de Castilla-León y Portugal.


Premiado en 1994 con el Europeo de Urbanístico por la remodelación y rehabilitación de su casco antiguo, también Conjunto Histórico Artístico desde 1971.


Residencia de reyes medievales, entre ellos Alfonso X El Sabio, cuya mujer, la reina Violante, fundó el Real Monasterio de Santa Clara en 1268. Fue el rey Sancho IV quien nombró a Allariz "Llave del Reino de Galicia". 


Vale la pena salirte de la autovía y estirar las piernas dando un paseo junto al río Arnoia o paseando por sus calles empedradas.


Los niños encontrarán muchas actividades si vas durante el verano: desde alquilar una barca en el paseo de la Alameda a visitar una antigua fábrica de curtidos, donde también puedes comprar artesanía. Otra opción sería darse un buen baño en la piscina climatizada o en las mismas aguas del río. Corretear por un parque lleno de flores en una orilla del río o cruzar un puente para columpiarte en la otra orilla, en el Parque del Portobello. Los sauces y la vegetación le dan un toque oriental a esta zona.


Allariz es conocido en toda Galicia por sus paisajes. De hecho, se celebra el Festival Internacional de Jardines anualmente en la orilla del río, con 40.000 metros cuadrados de las mejores propuestas, ideas, diseños e innovación en jardines.


También es popular por sus outlets. Hasta 19 tiendas de renombrados diseñadores repartidas por su casco histórico.

Artesanía en la antigua fábrica de curtidos de Nogueiras, que también alberga un restaurantey un  museo que forma parte del Parque etnográfico del río Arnoia
La principal ocupación de la villa fue el lino y después el cuero hasta los años 60. La fábrica de curtidos de la familia Nogueiras ha destinado una zona al Museo del cuero. Desde el siglo XIX hasta el año 1959 estuvo produciendo y llegó a tener una decena de trabajadores en plantilla. La necesidad de grandes cantidades de agua para el proceso de curtido explica su cercanía al río.
El pueblo también posee un Museo Gallego del Juguete que no visitamos por falta de tiempo.


No nos podíamos ir sin ver su famoso puente medieval de Vilanova al final de la Alameda, en la zona conocida como El Arnado. Muchas familias pasaban aquí un tranquilo día refrescándose junto al río.


¡Qué pena estar sólo de paso...!

No hay comentarios:

Publicar un comentario