miércoles, 14 de octubre de 2015

CASTILLO DE ARQUES (Francia), un emblema del Languedoc.


Llama la atención la torre con planta cuadrangular, emblema de algunos folletos de la zona.



Vistas desde lo alto de la Torre

Zona de enfrentamientos y conflictos con señores de tierras colindantes, es el Jefe del ejército cruzado Simón de Montfort, quién dota a su teniente, Pierre de Voisins, en 1231, con uno de los dominios más importantes del Languedoc conquistado.
Aunque este dejó, sin duda un mal recuerdo en sus gentes, al ordenar quemar viva a una mujer de 60 años acusada de brujería.

En el interior encontrarás algunas ropas expuestas.

Distintas puertas

Distintas ventanas
En 1280 el sucesor de Pierre, Gilles I de Voisins, ordenó la construcción de la torre en el exterior de la población.
Desde el pueblo de Arques, en dirección a Couiza.
El linaje desapareció al casarse la única heredera con Jean de Joyeuse y empezó el declive de Arques en pro del castillo de Couiza que empezaron a construir en 1540, fijando allí su residencia.
Una incursión española quemó el pueblo de Arques y los protestantes asediaron el castillo, aunque fracasaron con la Torre.

Catapulta
El castillo fue vendido como bien nacional bajo la Revolución y declarado monumento histórico en 1887. La torre del homenaje es propiedad municipal desde 1910.


 Cuando entréis, vigilar que no salga ningún murciélago de la chimenea, en alguna planta podéis ver restos de sus defecaciones, por decirlo suavemente jaja. La peque desde entonces, cada vez que entra a un castillo, pregunta si hay murciélagos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario