martes, 22 de septiembre de 2015

El bosc de les fades, un mágico lugar en Barcelona.

 

Un lugar mágico junto al Museo de Cera de Barcelona, en Las Ramblas.


Podrás merendar, tomar un café, cenar sándwiches, bocadillos entre hadas, elfos, magos si te atreves a adentrarte en el bosque.


 El lugar esta magníficamente montado. La decoración es genial, aunque no tanto el servicio. Que no tengan casi personal lo puedo entender, voy yo a la barra y no pasa nada. Pero un bocadillo con una hoja de lechuga (entera) y un poco de atún no es un vegetal. El pan de antes de ayer es para dejarte los dientes y el sándwich de fiambre con dos cortaditas de chorizo... menos mal que los precios no eran desorbitados.


¡Qué pena! Además nos advirtieron que, como van muchos turistas, no perdamos nuestras pertenencias de vista mientras nos distraemos viendo el local, pues los ladrones campan a sus anchas. Cuidado con las cosas que dejas sobre la mesa: móviles, cámaras...











Seguramente volvamos, porque a pesar de eso, el local es mágico y los niños se quedan alucinados con cada detalle.


Se comunica con una tienda muy curiosa de souvenirs.



NOTA: Este post no está patrocinado ni hemos recibido compensación alguna. No tenemos ningún tipo de conexión con la empresa. Mi opinión es independiente. Basamos nuestro blog en experiencias propias y reales. Si hay criticas, son constructivas y respetuosas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario