martes, 24 de octubre de 2017

BIOPARC VALENCIA


En Valencia hay un trozo de África. Sí, de verdad, en la ciudad.


Habíamos ido siendo más pequeñas, pero no nos importa volver las veces que hagan falta. ¿A qué niñ@ no le gustan los animales?
Este zoo tiene unos hábitats muy amplios para los animales, no hay muchos de cada especie, pero así tienen más sitio.


Si empiezas el recorrido hacia la derecha te encontrarás entre lémures en Madagascar. Mira bien, porque saltan por los árboles y corren por el suelo en semilibertad. A nosotras es la zona que más nos gusta. Nos llevamos las tablets para fotografiarlo todo. Algunos parece que les encanta posar para la foto. Son muy graciosos, sobre todo tomando el sol. ¡Cómo les gusta!



En Madagascar hay especies únicas. Hace 160 millones de años que se separó del continente africano, cuando únicamente existían los antecesores de los anfibios y reptiles actuales. Los mamíferos y las aves llegaron mucho más tarde a la isla.


La gruta gigante que hay más adelante es preciosa. Es la recreación de "la Cueva de Kitum", única en el mundo. Puedes ver distintas clases de peces y a los hipopótamos bajo el agua (en casi todas las fotos salía su hermoso trasero pegado al cristal).


Anfibios, tortugas, serpientes y hasta los temibles cocodrilos del Nilo.  Está muy bien recreado.

Anfiteatro donde hacen las exhibiciones de aves y mamíferos.

La visita se nos complicó por el aire y no pudimos ver la exhibición de aves y mamíferos. Sacaron un puercoespín muy grande para que lo viéramos de cerca. ¡Menudas púas!


Las jirafas son majestuosas y las observamos desde todos los ángulos posibles. De repente, vimos aparecer las cebras por allí. ¡A mi hermana le encantan!
Si vas en verano, has de tener en cuenta que algunos animales se van a refrescar a la sombra y, como nos pasó la vez anterior, puede que los veas de lejos o ni los veas . El elefante, esta vez lo pudimos ver mejor, los leones, gorilas y alguno más son de los que no perdonan la siesta.


Esperamos a la charla educativa que dan sobre gorilas y vimos cómo les daban de comer. ¿Sabías que no debes mirarlos a los ojos ni darte golpes en el pecho? Para ellos es un desafío.
El gorila-jefe estaba echado contra el cristal. Tiene carita de pena, pero, de repente, se levantó muy enfadado tirando cosas del suelo. No me gustaría tener que verme con él sin cristal, la verdad.
Sin embargo, la mamá con su bebé es una imagen muy tierna. Habían monos más pequeños, de otra raza, los pobres ni se acercaban cuando tiraban la comida si estaba el jefe, porque no les deja. ¡Vaya genio!


Comimos en la zona Ndoki, junto al parque de columpios. Hacen hamburguesas, alitas, bocadillos  y a los niños nos regalan un juguete si coges el menú (8,90€). Hay otro restaurante en el centro del zoo que es buffet (8,90€ infantil/ 15,20€ adulto o platos sueltos desde 5,60€) desde donde ves la sabana africana mientras comes.


El parque es cómodo de ver, no se hace pesado. Una mañana es suficiente para verlo. No dejéis de visitar su web AQUÍ, siempre hay ofertas y novedades. No olvides consultar el horario, porque depende de las horas de sol de cada momento del año.
Los precios son 23,80€ adulto y 18€ infantil (de 4 a 12 años).

Suricata posando para la foto

¿Y qué tal acabar la tarde en el Parque de Cabecera, junto al zoo? Es una gran zona verde donde el antiguo cauce del río Turia se une a este.



NOTA: Este post no está patrocinado ni hemos recibido compensación alguna. No tenemos ningún tipo de conexión con la empresa. Mi opinión es independiente. Basamos nuestro blog en experiencias propias y reales. Si hay criticas, son constructivas y respetuosas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario