sábado, 25 de octubre de 2014

Árboles


Hay árboles de formas curiosas, en sitios inverosímiles; preciosos, altos, anchos, delgados... algunos hasta dan miedo. Bajo su sombra nos cobijamos los calurosos días de verano, construimos casitas en sus copas o trepamos por ellos como monos en nuestra niñez. Algunos frutales, otros con flores, hojas perennes... siempre bellos.


Espectáculos de la naturaleza que se aferran a la tierra como nosotros a la vida.


Los hay solitarios, únicos, en paraísos tropicales, bosques...



Siempre me han llamado la atención.




Hay muchas rutas que cruzan bosques "encantados", senderos que llevan a visitar árboles singulares y seguramente, cerca de vosotros también los haya. No hay excusa para llevar a los niños a ver ese curioso árbol o hacer una excursión a una arboleda cercana. Aprovechar el otoño para contemplar las hojas, la primavera en su esplendor, o el verano para sentaros a su sombra y en invierno... ya se nos ocurrirá algo.





Cuando era pequeña siempre le preguntaba a mi padre por el nombre de este o aquel; y él, carpintero desde bien joven y buen conocedor, me explicaba cosas sobre sus características y si la madera era perfecta para esto o para lo otro. Recuerdo que pensaba que nadie sabía más de árboles que mi padre y ahora son mis hijas las que lo dicen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario