viernes, 16 de mayo de 2014

NACIMIENTO DEL RÍO PITARQUE (TERUEL)


A pesar de recorrer media provincia turolense, coger el camino más largo y añadir la incertidumbre de saber si estábamos perdidos o no, he de admitir que valió la pena la excursión... y mucho.
Maravillas que te hacen plantearte lo minúsculos que somos ante tan grandiosa belleza natural.







Panel informativo

Esta vez íbamos bastante preparados (bueno, mi amiga iba bastante preparada... que fue la que se encargo de los pedazo de bocatas).
Que de pueblecitos preciosos para ir parando a cada puente, a cada riachuelo, águilas, vacas, granjas, murallas, ruinas ufffff... ¡qué belleza!. Pero, claro, si ya íbamos medio perdidos y le digo a mi marido que pare...podría ser que parase... ¡¡¡pero para dejarme en el camino!!!
Los moviles se quedaron sin cobertura. Nuestros amigos llevaban GPS, pero no debe ser muy fiable...o no debe saber el camino más corto...











Otro panel informativo con curiosidades




Al llegar al pueblo nos llamó la atención que hubieran coches ya en la carretera. Pero nosotros, más chulos que nadie, seguimos. Al llegar a la plaza del pueblo (nada más entrar), nos dimos cuenta de que mucho sitio para aparcar no había...vuelta para atrás.
Aparcamos, preparamos todo y arreando.

Nuestro camino empezaba a la derecha
 Muy bien señalizado,eso sí. El camino es estrecho y continuamente te cruzas con gente. Cuando ya llevábamos un rato andando nos entró el hambre:
- Debe de haber algún sitio tipo merendero,¿no?
-Seguimos un poco más,venga.

 Al final encontramos una explanada y sentados en las piedras, repartiéndonos la comida, la bebida...y mirando los buitres con los prismáticos (siempre en el coche); conseguimos hacer un picnic medio improvisado.
Continuamos el camino y nos encontramos la ermita donde justo detrás estaba...si, si... ¡¡¡la zona de picnic!!! con sus mesitas, sus bancos de madera, oyendo el río,... ¡IMPACIENTES!




Interior de la ermita


Echamos de menos que hubiera una pequeña cafetería, porque nos hubiéramos hecho un cafecito más agusto...(broma de amigas) Lo que no había era ni una sola papelera...aunque es difícil que pasara alguien a recogerla, supongo.


Maravillas que te vas encontrando por el camino





El camino no es difícil para niños de estas edades (abstenerse carros), aunque en época de muchas lluvias debe de ser bastante difícil si no llevas un buen calzado, pantalón,... y sobretodo impermeable. (Zapatillas y pantalones mojados hasta las rodillas)


Pasarelas en algún tramo
Te vas encontrando cataratas, has de pasar sobre el agua (cuidado con los resbalones) toda una aventura para nuestros intrépidos peques...
También hay una pequeña cueva dónde jugaban (algún adulto también...) a ser prehistóricos. ¡Incluso se le ocurrió a "alguien" (no fui yo) plasmar su mano llena de barro en la pared y hacer dibujitos!


Musgo

Tomando nota

Mancharse es tan divertido...


Información sobre las rocas de travertino 


Buscando un sapo enorme


El sapo escondiéndose




Idílico

Llegamos a la garganta dónde nacía el río. Si hay poca agua podéis pasar con mucho cuidado al otro lado del río por unas piedras que lo cruzan detrás de la chimenea (no había suficiente agua para que cayera por dentro de la roca que la forma). Pero no intentéis ir más allá y menos con niños, ya que hay que ser un buen escalador, supongo. (No llegamos a ir, porque nuestros pequeños curiosos quieren ir detrás a descubrirlo todo)



Aunque parezca increíble no caímos nadie

A la izquierda la "chimenea"


El agua es cristalina
No voy a comentar mucho de esto porque no hay más que ver las fotografías...











Oir correr el agua transmite paz


La vuelta fue más tranquila, sin prisas...








Cargando con la bolsa de basura hasta encontrar el contenedor al salir del pueblo.


Iglesia Mayor



2 comentarios:

  1. Muchas opciones de carreteras para llegar no hay y todas nos pueden parecer largas o que te has perdido. Es lo que tiene el interior que esta mu pá dentro….jejje.
    El tema de las papeleras es el de siempre, si las hay, se llenan, y acaba todo por los suelos, el viento o los animales que hurgan, así que mejor que cada uno se lleve lo que ha traído que normalmente vuelve vacio y pesa mucho menos. En algún sitio vimos una vez un cartel que decía algo así “El campo no necesita nada de lo que a ti te sobra”.
    Lástima que no pillasteis agua por la chimenea, aun así el lugar vale mucho la pena. Bonita excursión nos ha gustado leerla y ver otros puntos de vista…jejej ;) Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón. Por lo menos si sales al campo o realizas algún tipo de ruta has de ser consciente con el tema de la basura, tampoco cuesta nada meterla en una bolsa y tirarla después en un contenedor. Hay lugares que se podrían convertir en lugar de multitudes y no todos respetan la naturaleza, algo que hay que intento inculcar a mis hijas desde bien pequeñas.
      Aprovecho para darte la enhorabuena por tu blog, del que soy asidua lectora. Muchas gracias por pasarte y comentar. ¡Nos leemos! ;-)

      Eliminar