jueves, 20 de febrero de 2014

Santander


Santander nos gustó mucho.
¡Qué parque de columpios más impresionante había en la Península de la Magdalena!. No había visto nunca uno igual: castillos, barcos, colchonetas, redes, columpios, toboganes... ¡¡no sabíamos dónde ir!!
Estuvimos un buen rato, sin prisas.





Monumento a Félix Rodríguez de la Fuente
 Pero es que además hay focas, pingüinos,... también tres calaveras, una sirenita, un submarino que pensamos que era una nave espacial...


Vistas a la playa del Camello, el Palacio, al que subimos con el trenecito y... estaban rodando una serie para la tele (Gran Hotel) con gente vestida de época.





Fuimos a comer mariscada al puerto. ¡¡Nos pusimos las botas!!
Por la tarde subimos en Puerto Chico a un barco, de esos que llaman "golondrina", con vistas al fondo del mar. Mi hermana se durmió con el va- y -ven de las olas y se perdió la mitad del trayecto.
Había unas vistas de todo Santander espectaculares. Recomiendo esta excursión aunque no vayan niños.



También visitamos el Museo Marítimo del Cantábrico con su esqueleto de ballena gigante.
Pasamos un día genial.


No hay comentarios:

Publicar un comentario