sábado, 15 de febrero de 2014

Covadonga

Visitamos el Santuario de la Virgen de Covadonga con intención de subir a los lagos después, pero con estos cambios de tiempo en un mismo día que hay en el norte... no sabe uno dónde puede acabar.
Nuestra visita no fue muy larga. La niebla le daba un toque mágico al entorno.




Paramos en el Santuario de Covadonga. Dispuestos a coger uno de los autobuses a los lagos, se puso a llover tanto que, tuvimos que refugiarnos un rato en uno de los bares. Un camarero, muy amable, nos dijo que con este tiempo no valía la pena subir, ya que no veríamos nada por la neblina. ¡¡¡¡OOOOOOOHHHHHHH con la ilusión que las peques tenían....!!!!
He estado varias veces y sabía que les encantaría, porque es pura naturaleza. Pero era una tontería subir cuando allí la niebla empezaba a tapar los picos de las montañas.

Ibamos un poco disfrazadas con ropa de verano, chubasquero, paragüas... pero no importa. Nos entusiasmó llegar hasta la fuente que hay justo debajo de la Santina, junto a la cascada.
Subimos las escaleras para visitar la cueva donde también se encuentra la tumba del Rey Don Pelayo, que allá por el año 718 inició en este mismo lugar la reconquista y expulsión de los árabes (que duró 7 siglos) evitando que entraran a europa.
Pasamos por un largo túnel-gruta, y de repente al salir de allí el sol también salió. Pero ya no era momento de subir a los lagos. Otra vez tendrá que ser, porque pensamos volver.


Os recomiendo bajar a pie un trozo por la senda que hay frente a la cascada de la Cueva, hay cascadas, el río, puentes de madera, fuentes, mucha vegetación...
Covadonga es distinta, es de cuarzo rosa. Tiene muchísima historia. ¿Sabiaís que incluso la imagen fue secuestrada por los franceses? Hay un museo, bares, restaurantes, hotel, tiendas de recuerdos... Os dejo un enlace donde resume muy bien su historia y todo lo que podéis encontrar allí: Santuario de Covadonga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario